Bizcocho de algarroba, sin azúcar

¡Hola lover!

Últimamente he retomado esto de hornear en casa mis propios dulces y estoy súper contenta por ello.

bizcocho de algarroba sin azúcar

 

Quiero tener opciones saludables para tomar, ya que, por un lado, al continuar con la lactancia, mi cuerpo sigue pidiéndome bastante atención a los nutrientes que tomo (en mi caso, me pide bastantes carbohidratos), y por otro, quiero que Gonzalo pueda disfrutar de dulces saludables, sin tener que acostumbrarse al sabor excesivamente dulce de los productos que podemos comprar en una tienda. En este caso, da igual si son ecológicos o no, tenemos que leer muy bien las etiquetas y saber qué estamos ofreciendo a nuestros pequeños. 

Por eso, el bizcocho que te traigo hoy, ¡es ideal! Está endulzado de manera natural (con dátiles) y además, la algarroba le aporta otro punto de dulzor y una importante fuente de proteínas vegetales. Es un excelente sustituto del cacao, que ya sabemos que para los niños puede no ser siempre la mejor opción ya que es excitante. Yo lo utilizo mucho para sustituirlo, como por ejemplo, añadiendo una cucharada a una bebida vegetal, o para hacer postres tipo natillas... 

Esta receta es muy fácil de preparar, sólo tendrás que tener de antemano preparada la pasta de dátil, que te explico cómo hacerla en este post. O también, puedes prepararla antes de hornear el bizcocho, y guardar la restante para otras preparaciones, para untarla en tostadas... ¡Está tan rica que te gustará con todo!

Vamos con la receta

ingredientes:

bizcocho de algarroba sin azúcar
  • 1 taza de sirope o pasta de dátil 
  • 200 gramos de harina de espelta o de avena sin gluten (en este caso, quizás tengas que añadir un poco más de líquido al final)
  • 50 grs de harina de algarroba
  • 250 ml de leche vegetal (yo uso avena)
  • 2 cucharaditas de levadura química en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 3 huevos ecológicos
  • 120 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Opcional: nueces picadas o una cucharadita de canela molida

elaboración:

  1. Precalienta el horno a 180º y prepara un molde de plumcake untándolo bien con aceite de coco o forrándolo con papel vegetal.
  2. Mezclamos los ingredientes secos en un bol (si vas a poner canela, añádela aquí). Reservamos.
  3. En otro bol agregamos los huevos, el aceite, la leche de avena y la pasta de dátil, y batimos bien.
  4. Añadiremos la mezcla inicial de ingredientes secos a esta última, incorporándola poco a poco mientras seguimos batiendo. Tiene que quedar una textura de masa para bizcocho. Si no es así, añade poco a poco más de leche vegetal. Si añades nueces, es el momento de hacerlo. 
  5. Vuelca la mezcla sobre el molde y lleva al horno durante unos 20 o 25 minutos. Para saber si está cocido, pincha con un cuchillo o palillo y cuando salga seco, estará listo. 
  6. Deja enfriar unos 15 minutos, y desmolda. Deja enfriar completamente sobre una rejilla y ya lo puedes disfrutar.

*Está delicioso acompañado de crema de cacahuete o tahini casero y frutas a trozos.

bizcocho de algarroba sin azúcar

Si te animas a preparar la receta, ¡cuéntame qué te ha parecido! Y si me enseñas tu foto por redes sociales, estaré encantada de compartirla. ¡Gracias!

 

Sirope de dátil

¡Hola lover!

La receta de hoy es súper sencilla pero no por ello, menos interesante. Es un básico en cualquier cocina saludable que se precie y, sobre todo, si tienes niños pequeños en casa. 

sirope de dátil

Es una manera fabulosa de endulzar tus preparaciones: bizcochos, muffins, magdalenas, natillas, galletas... o incluso para poner en tus tostadas, tortitas, gofres... De verdad que, cuando lo pruebes, ¡lo vas a amar de verdad!

Como os digo en la receta, a mi me gusta prepararla con la variedad de dátiles medjool: son súper jugosos y dulces, y nos aportan una cremosidad al sirope que es fabulosa. Pero podéis hacerlos igualmente con cualquier otra variedad, en la receta os indico cómo. 

Además, te enseño un pequeño truquito para tener un sirope especial que seguro que te encanta...

¡Vamos con la receta!

ingredientes:

  • 1 taza de dátiles sin hueso. Los mejores para esta receta son los medjool porque son súper dulces y cremosos, pero si no los encuentras, puedes utilizar cualquier tipo de dátil, siempre que los dejes en remojo en agua caliente durante unos 20 o 3o minutos. 
  • 1 taza de agua de calidad
  • Opcional: especias como canela, vainilla, jengibre...

elaboración:

1. Si escoges dátiles normales, ponlos a remojo unos 20 minutos antes en agua caliente. Puedes utilizar esta misma agua para la preparación, ya que habrá cogido dulzor de los dátiles.

2. Pon los dátiles y el agua en un procesador de alimentos o batidora potente, y bate hasta conseguir una textura cremosa, tipo sirope. 

3. Conserva en un tarro de cristal hermético en la nevera. Dura unos 7 u 8 días, aunque no creo que aguante tanto en tu nevera ;)

4. Si quieres darle un toque diferente, prueba a añadir en el momento de batir algunas de tus especias favoritas. Yo lo preparo con cardamomo molido, canela y jengibre rallado y está espectacular sobre unas tostadas de pan de masa madre. 

¿Me cuentas qué te ha parecido la receta? Y si te decides a prepararla, me encantará que compartas tu foto en redes sociales y me etiquetes para poder verla y compartirla con la comunidad. ¡Gracias! 

HUMMUS DE REMOLACHA

¡Hola lover!

Si me sigues por las redes sociales, sabrás que soy muy fan de tener cosas preparadas en la nevera. Si cuando cocinas determinados alimentos haces más cantidad (como legumbres, cereales...) o aprovechas que enciendes el horno para preparar varias cosas a la vez, ocurre esto: que te montas una deliciosa comida o cena al más puro estilo healthy fast food.

Seguro que ya has oído hablar de esta técnica que se conoce como Batchcooking o Meal Prep, pero por si es la primera vez que la oyes, te dejo una muestra de cómo la pongo en practica. 

En este caso, he preparado un bol con:

Batchcooking hummus remolacha
  • canónigos con levadura nutricional y semillas de cáñamo
  • 1/2 aguacate con chile
  • boniatos y coliflor horneados con especias (los tenía previamente horneados y guardados en la nevera en un recipiente de vidrio)
  • chips de boniato morado y naranja (también los hice aprovechando el horno)
  • bastoncitos de zanahoria para mojar y
  • hummus de remolacha con tostas sin gluten (suelo preparar gran cantidad y así puedo ir haciendo elaboraciones durante toda la semana, como esta maravillosa pizza sin gluten)

Así que además de contarte algo sobre este método de planificación que me encanta, aprovecho y te dejo la receta del hummus para que la pruebes, ¡estoy segura que te va a encantar! 👏🏼😋 Y a los peques de la casa también, les llama mucho la atención su color, es una fuente importante de proteínas vegetales y grasas saludables y les gusta mucho en el pan o mojado en crackers.  

Ingredientes:

  • 400 grs de garbanzos cocidos
  • 30 grs de zumo de limón (aproximadamente uno entero)
  • 25 grs de agua
  • 30 grs de tahini tostado
  • 45 grs de aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 o 2 dientes de ajo, sin la simiente de dentro para que siente mejor
  • 1 trozo de remolacha cruda del tamaño de tu dedo gordo
  • una pizca de curry en polvo (opcional) 

Elaboración:

  1. Pon todos los ingredientes en una batidora potente o procesador de alimentos. Tritura bien hasta conseguir una textura cremosa y sin grumos. 
  2. Puedes servir con un chorlito de aceite de oliva por encima y sésamo negro 😋


Cuéntame si te animas a probarla y enséñame una foto por redes sociales etiquetándome o con el hashtag #lovinglavidasana 

Tahini casero

¡Hola lover!

Hoy paso por aquí para dejarte una receta facilísima pero que te vendrá de maravilla para preparar tus propias cremas de semillas o frutos secos en casa. En 5 minutos, con 2 ingredientes y por poco más de 2€, te enseño a preparar un buen tarro de tahini tostado. 

tahini casero

Esta misma receta puedes utilizarla para preparar otras cremas, como la de almendras o avellanas, con ingredientes naturales y sin ningún tipo de añadido.

Verás que bien te viene poder prepararlas tú misma y, a los peques de la casa, les encantarán.

¡Vamos con la receta!

Ingredientes:

  • 400 gr de sésamo, tostado o lo puedes tostar tu
  • 40 gr de aceite de sésamo o de oliva virgen extra (yo utilizo de oliva 😉). Esto es opcional, puedes seguir triturando poco a poco la crema hasta que por ella misma vaya soltando cada vez más el aceite. De esta forma, el proceso es un poco más largo pero también merece la pena que lo pruebes.

Elaboración:

1. Pon el sésamo en un procesador potente, y tritura unos 30 segundos a maxima velocidad. 
2. Baja la pasta hacia abajo con una espátula y tritura de nuevo otros 30 segundos aproximadamente. 
3. Añade el aceite, y tritura de nuevo, bajando la pasta de los laterales cada vez que tritures. 
Si quieres una consistencia más líquida sigue triturando de 20 a 30 segundos y bajando la pasta hacia abajo cada vez que pares, hasta conseguir la textura deseada. 
Cuanto más se caliente al triturar, más líquido quedará. 

Conserva en un tarro de cristal tapado herméticamente y utilízalo para salsas, dips, hummus, patés vegetales, para hacer este pan bajo en carbohidratos y sin gluten que os enseñaba hace unos días o para poner en tus batidos verdes una buena dosis de grasa saludable. 

Si te animas a prepararlo, ¡etiquétame que pueda verlo! 👏🏼 o déjame tú comentario aquí abajo para decirme si te ha gustado 

COOKIES DE CHOCOLATE

¡Hola Lover!

Hoy paso a dejarte una receta que en pocas palabras, es BRUTAL. De verdad, si te gustan las cookies de chocolate, éstas van a formar parte de tus próximos horneados. 

Son fáciles de hacer, sin gluten y sin lácteos. Tampoco he utilizado azúcar refinado para hacerlas, por lo que pueden ser una opción más saludable y nutritiva. Si utilizas el azúcar de coco, estarás reduciendo considerablemente la carga glucémica de estas galletas, por lo que no sobrecargarás a tu torrente sanguíneo de un pico de azúcar. 

Además, son ideales para hacerlas y disfrutarlas después con los peques de la casa. Les van a encantar, ¡ya me lo dirás!

No me enrollo más, y aquí te dejo con la receta. Las cantidades son para unas 12 cookies bien grandes y gorditas, pero puedes hacerlas más pequeñas si lo deseas. Lo único es que tendrás que reducir algo el tiempo de horneado para que no se quemen o queden demasiado duras. 

¡Cuéntame si las has hecho y os han gustado!

Cookies de chocolate sin gluten sin lácteos sin azúcar refinado

Ingredientes (para 12 cookies grandes):

  • 2/3 taza / 80 gr de harina de trigo sarraceno
  • 1/2 taza / 50 gr de copos de avena
  • 1/3 taza / 70 gr de harina de coco
  • 1/3 taza coco rallado
  • 1 cuchara s de semillas de sésamo
  • 1/2 cucharadita de levadura química o bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de vainilla en polvo
  • Una pizca de sal
  • 1/2 taza de manteca de coco o aceite de coco (que esté líquido)
  • 1 huevo XL
  • 1 taza / 120 gr de azúcar de coco (o panela)
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 70 gr de chocolate negro troceado (mínimo 70% de cacao)
cookies de chocolate sin gluten sin lácteos sin refinados

Elaboración:

  1. Precalienta el horno a 200ºC. Y prepara una bandeja con papel de hornear.
  2. Derrite la manteca o aceite de coco a fuego suave y deja enfriar un poco.
  3. Mezcla todos los ingredientes secos en un bol.
  4. Pon en otro bol el huevo y el azúcar de coco, y bate para mezclar bien. Añade la manteca o aceite derretido y el sirope de arce y mezcla bien de nuevo.
  5. Añade a este bol la Mezcla de los ingredientes secos, poco a poco, y ves removiendo con una espátula o cuchara. Se formará una pasta bastante densa.
  6. Añade el chocolate trozeado e integral o bien en la mezcla.
  7. Humedécete las manos un poco, y ves tomando trozos de masa para hacer bolitas del tamaño de una pelota de golf. Ves aplastándolos ligeramente y colocándolos en la bandeja dejando espacio entre las galletas, ya que crecen.
  8. Hornea durante unos 15 - 20 minutos, hasta que estén bien doradas, saca del horno y déjalas reposar en la bandeja. Si haces cookies más pequeñas, quizás tengas que reducir el tiempo de horneado.
  9. Puedes guardarlas en un bote de cristal o en un tarro hermético.