Flan de Té Verde Matcha

Como sabéis, en una alimentación consciente o macrobiótica, tenemos que poner consciencia en lo que ingerimos, su calidad, o cómo lo preparamos, entre otras cosas. Pero eso no significa que no podamos permitirnos caprichos dulces! Es más, es necesario introducir este sabor también en nuestras comidas para mantener un equilibrio y no empezar a tener carencias y ansiedad por comer un determinado alimento.

A mi a veces me gusta preparar un buen postre para acompañar una comida especial o algo para tomar como merienda. Y este flan de hoy se convierte en una receta ideal por lo sencillo, rápido y delicioso que queda. Eso si, será apto sólo para los amantes del té, ya que el té matcha es de un fuerte sabor.

Este tipo de té proviene de Japón y en él podemos encontrar numerosos beneficios. Para empezar, con este té ingerimos las hojas enteras del té, ya que se encuentra en polvo, y no en hojas como acostumbramos a ver y las que desechamos después de haber preparado la infusión. Por esto, la bebida que surge es 10 veces más potente que un té verde normal. Es rico en antioxidantes y betacarotenos, precursores de la vitamina A y que nos protegen del cáncer, enfermedades del corazón, favorecen la circulación sanguínea y aumenta el número de linfocitos para ayudar a nuestro sistema inmunitario, además de luchar contra el envejecimiento.

Eso sí, aseguraos de que es té matcha orgánico de calidad.

Otra cosa que llama la atención de este té es su intenso color verde. Todas las recetas que preparéis con este ingrediente adquieren un fuerte color que queda muy original y diferente.

Ahora, vamos con la receta!

Té matcha Orgánico

Ingredientes:

  • 500 ml de leche de arroz, avena o almendra
  • 2 cucharadas de postre de té match
  • 2 cuharadas de postre de Agar Agar rápido (yo utilizo el de Pronagar, que en un minuto está listo).
  • Melaza de arroz al gusto (recordad que el té matcha tiene un sabor muy intenso, por lo que a la gente que le guste más el dulce que añada más melaza!).
  • Crema de chocolate o algarroba: podéis comprarla o prepararla vosotros mismos. Más abajo os indico como la preparo yo.

Elaboración:

ahora veréis que difícil!!

1. Disolvemos el agar agar en un poco de la leche y el té matcha en la leche restante (que este fría o a temperatura ambiente).

2. Añadir la melaza en la mezcla de leche y té y probar para encontrar nuestro punto de dulzor.

3. Añadimos la mezcla de agar agar, removemos para que se mezcle bien.

4. Lo ponemos en un cazo y al fuego, para que cuaje. Lo tendremos un minuto desde que empiece a hervir ya que este agar agar no necesita más (por eso es rápido!), pero removiéndo constantemente para que quede bien repartido.

5. Repartimos en moldes individuales o en un bol, como queramos, aunque si es de cristal siempre queda más vistoso por lo que decía del color verde intenso que tiene.

6. Dejamos enfriar un rato y luego lo terminamos de enfriar en el frigorifico (unas 2 horas estaría bien).

7. Una vez cuajado, añadimos por encima la crema de chocolate o algarroba, o incluso un poco más de melaza de arroz. Y a disfrutar!

Para la crema de algarroba:

un vaso de leche de arroz, una cucharada sopera de algarroba (así sale fuertecito) y una cucharada sopera de kuzu. Diluímos el kuzu en un poco de leche (siempre en frío) y mezclamos la algarroba con el resto de leche (como si fuera cacao). Ponemos a calentar el "chocolate" a fuego medio, añadimos el kuzu y vamos removiendo constantemente hasta que espese. Esta receta se puede utilizar para múltiples recetas: para cubrir bizcochos, galletas...