Bizcocho de algarroba, sin azúcar

¡Hola lover!

Últimamente he retomado esto de hornear en casa mis propios dulces y estoy súper contenta por ello.

bizcocho de algarroba sin azúcar

 

Quiero tener opciones saludables para tomar, ya que, por un lado, al continuar con la lactancia, mi cuerpo sigue pidiéndome bastante atención a los nutrientes que tomo (en mi caso, me pide bastantes carbohidratos), y por otro, quiero que Gonzalo pueda disfrutar de dulces saludables, sin tener que acostumbrarse al sabor excesivamente dulce de los productos que podemos comprar en una tienda. En este caso, da igual si son ecológicos o no, tenemos que leer muy bien las etiquetas y saber qué estamos ofreciendo a nuestros pequeños. 

Por eso, el bizcocho que te traigo hoy, ¡es ideal! Está endulzado de manera natural (con dátiles) y además, la algarroba le aporta otro punto de dulzor y una importante fuente de proteínas vegetales. Es un excelente sustituto del cacao, que ya sabemos que para los niños puede no ser siempre la mejor opción ya que es excitante. Yo lo utilizo mucho para sustituirlo, como por ejemplo, añadiendo una cucharada a una bebida vegetal, o para hacer postres tipo natillas... 

Esta receta es muy fácil de preparar, sólo tendrás que tener de antemano preparada la pasta de dátil, que te explico cómo hacerla en este post. O también, puedes prepararla antes de hornear el bizcocho, y guardar la restante para otras preparaciones, para untarla en tostadas... ¡Está tan rica que te gustará con todo!

Vamos con la receta

ingredientes:

bizcocho de algarroba sin azúcar
  • 1 taza de sirope o pasta de dátil 
  • 200 gramos de harina de espelta o de avena sin gluten (en este caso, quizás tengas que añadir un poco más de líquido al final)
  • 50 grs de harina de algarroba
  • 250 ml de leche vegetal (yo uso avena)
  • 2 cucharaditas de levadura química en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 3 huevos ecológicos
  • 120 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Opcional: nueces picadas o una cucharadita de canela molida

elaboración:

  1. Precalienta el horno a 180º y prepara un molde de plumcake untándolo bien con aceite de coco o forrándolo con papel vegetal.
  2. Mezclamos los ingredientes secos en un bol (si vas a poner canela, añádela aquí). Reservamos.
  3. En otro bol agregamos los huevos, el aceite, la leche de avena y la pasta de dátil, y batimos bien.
  4. Añadiremos la mezcla inicial de ingredientes secos a esta última, incorporándola poco a poco mientras seguimos batiendo. Tiene que quedar una textura de masa para bizcocho. Si no es así, añade poco a poco más de leche vegetal. Si añades nueces, es el momento de hacerlo. 
  5. Vuelca la mezcla sobre el molde y lleva al horno durante unos 20 o 25 minutos. Para saber si está cocido, pincha con un cuchillo o palillo y cuando salga seco, estará listo. 
  6. Deja enfriar unos 15 minutos, y desmolda. Deja enfriar completamente sobre una rejilla y ya lo puedes disfrutar.

*Está delicioso acompañado de crema de cacahuete o tahini casero y frutas a trozos.

bizcocho de algarroba sin azúcar

Si te animas a preparar la receta, ¡cuéntame qué te ha parecido! Y si me enseñas tu foto por redes sociales, estaré encantada de compartirla. ¡Gracias!