Roscón de Reyes. Sin gluten, apto para FODMAP

Bueno… Ya sé que he esperado hasta casi el último momento para compartir esta receta. Pero es que quería poder darte mi último regalo de estas navidades de una manera fabulosa y sencilla de preparar.

Así que, ¡aquí tienes la receta de Roscón de Reyes sin gluten y baja en FODMAP de este año 2019!

roscón de reyes sin gluten bajo en FODMAP

Como te digo, es una receta sencilla y buenísima, eso sí, requiere de paciencia y tiempo para prepararla. Pero, con un poquito de organización para tener presentes los tiempos de reposo y fermentación de la masa, no perder los nervios mientras se amasa (ya que necesita tiempo y mimo) y un buen decorado final, vas a tener una súper receta de roscón de reyes sin gluten y apto para FODMAP, ¡que te va a saber a gloria!

Con las cantidades que te doy, sale un roscón grandecito. En mi caso, como soy yo sola la que come en casa, he optado por hacer uno más mediano con la forma típica de toda la vida; y luego unos mini-roscones, que me vendrán genial para llevar fuera de casa e incluso congelar para poder disfrutar de este rico dulce algún día más después de las navidades.

Por último, para la decoración final puedes utilizar la opción que más te guste. Aquí siempre llega la eterna discusión. “fruta confitada si Vs. Fruta confitada no”. A mi, particularmente, nunca me ha gustado la fruta escarchada… Pero es que además, lleva tal cantidad de azúcar refinada que no me la planteo como opción. Así que este año decidí hacer la mía propia, con naranja. Simplemente, puse una medida de melaza de arroz con 1/2 medida de agua en un cazo a calentar, añadí la naranja cortada a medias lunas, y dejé cocinar durante unos 40 minutos, hasta que quedaron bien impregnadas del almíbar. Las saqué y deje enfriar sobre una rejilla, y al frigorífico en un taper con el almibar que había quedado.

Con estas naranjas, copos de coco (puedes poner almendra laminada, yo no la utilizo por mi alergia) y un glaseado de manteca de coco, mi roscón ha quedado súper bonito, ¿no crees?

roscón de reyes sin gluten FODMAP

Y ahora si, vamos con la receta, que espero que os animéis a hacerla y que os guste mucho.

INGREDIENTES:

Para la masa del roscón:

  • 120 grs de azúcar de coco (si la toleras bien en FODMAP) o panela

  • Ralladura de una naranja y de un limón

  • 2 huevos

  • 2 cs de agua de azahar

  • 130 grs de leche ecológica sin lactosa

  • 30 grs de levadura fresca

  • 70 grs de mantequilla bio sin lactosa, punto pomada

  • 480 grs de harina sin gluten (yo he utilizado la de mercadona, pero también podéis utilizar una combinación de otras harinas sin gluten que os gusten, y añadir 10 grs de psyllum y 10 grs de goma xantana)

  • Una pizca de sal

Para el decorado:

  • Chips de coco o almendras laminadas o molidas…

  • Fruta confitada casera (como os indico más arriba en el post)

  • 4 cs de manteca de coco, derretida

ELABORACIÓN:

ROSCÓN DE REYES SIN GLUTEN FODMAP
  1. En primer lugar, a mi me gusta pulverizar el azúcar de coco junto a las pieles de la naranja y el limón. Así quedan bien ralladas. Lo hago en la thermomix durante unos 20 segundos, velocidad máxima, pero puedes hacerlo en cualquier procesadora potente, o simplemente rallar las pieles de los cítricos a mano y mezcla con el azúcar o panela.

  2. Ahora, disolvemos la levadura fresca en la leche templada (cuidado que no esté demasiado caliente porque si no mataremos a los “bichitos”).

  3. Juntamos el azúcar con la ralladura de los cítricos y los huevos, y mezclamos bien.

  4. Añadimos la leche con la levadura y las dos cs de agua de azahar.Batimos bien hasta que se integre todo bien.

  5. Mezclamos la harina con una pizca de sal y añadimos a la mezcla.

  6. Por último, incorporamos la mantequilla en pomada y procedemos a amasar. Yo he amasado en thermomix, durante unos 15 minutos en función amasar. También puedes hacerlo en una amasadora normal o con unas varillas con la batidora, o incluso a mano. Como os decía, sólo hay que ser paciente con la mezcla porque al principio es muy pegajosa y cuesta manejarla. El punto de amasado será cuando la mezcla se despegue bien de las paredes del recipiente.

  7. Una vez esté lista, colocamos en un bol pincelado de aceite y dejamos reposar durante unas 2 o 3 horas (hasta que doble su volumen) en un lugar muy cálido de la casa. A mi me gusta meterla en el horno apagado, dentro de una bolsa de las de transportar congelados. Pero también puedes ponerla cerca de un radiador cubierta con un par de paños.

  8. Para hacer el roscón sin gluten y apto para FODMAP, yo he dividido la masa en dos. Una parte para hacer un roscón mediano, y la otra para hacer los mini roscones.

  9. Para manejar la masa es importante tener las manos aceitadas. Cogemos una mitad de la masa y damos la forma de roscón normal, con su agujero en el centro. No tiene que quedar redondo perfecto. Lo colocamos en una bandeja sobre papel de hornear y metemos en este momento, con mucho cuidado, el haba y el rey, envueltos el film apto para cocinar. Para que el agujero del centro se mantenga, podéis pincelar un vaso o bol pequeño de aceite, y colocarlo en medio. Así, si crece demasiado no se cerrará el agujero. Tapamos con un paño y dejamos levar hasta que doble su volumen (yo de nuevo lo meto en el horno, cubierto con un paño de algodón).

  10. Para los mini roscones procedemos igual. Dividimos la masa en 4 o 6 porciones, dependiendo del tamaño que queráis, y colocamos sobre papel de horno en la bandeja y dejamos levar.

  11. Una vez hayan doblado su volumen, precalentamos el horno a 170º.

  12. Pintamos los roscones con un poco huevo batido y ya pasamos a decorarlo como queramos. En mi caso, con la naranja y el coco. El glaseado de manteca de coco lo dejamos para después.

  13. Cuando el horno tenga la temperatura adecuada, metemos los roscones y horneamos durante aproximadamente unos 20 minutos, o hasta que veamos que el roscón está dorado.

  14. Mientras se hornean, preparamos el glaseado poniendo a calentar al baño maría la manteca de coco, hasta que quede líquida.

  15. Una vez dorados los roscones, sacamos del horno. Volcamos el glaseado por encima y dejamos enfriar durante un par de horas, sin tocarlo. También puedes pintarlo con el almíbar que te ha sobrado de confitar las naranjas, para que quede más brillante.

Y hasta aquí, mi versión del roscón. En mi casa nunca lo comemos relleno, porque nos gusta acompañarlo de un buen chocolate calentito. Pero si a ti te gusta, puedes hacerlo como más te agrade. Sólo recuerda utilizar ingredientes aptos para la dieta FODMAP y que te ayuden a tener tu barriga en calma.

Deseo de corazón que te guste y que me cuentes cómo te ha quedado.