Guía sobre SIBO: sÍntomas, causas y opciones de tratamiento natural

Igual que me ocurrió a mi, pienso que muchas de vosotras estáis luchando por comprender qué diablos está sucediendo en vuestro sistema digestivo, ya que a veces puede ser difícil establecer un diagnóstico adecuado o dar con la clave de lo que realmente nos pasa.

Además, el diagnóstico de Síndrome de Intestino Irritable (SII), hoy en día se utiliza a modo de cajón desastre, donde van a parar pacientes con cualquier patología o conjunto de síntomas a los que no se puede dar un diagnóstico preciso.

Como sabrás (y si no lo sabes, puedes leer más sobre mi historia aquí), a mi me diagnosticaron de SII hace más de 15 años, y desde entonces he estado siempre batallando por encontrar solución a mis múltiples problemas digestivos, hormonales… He estudiado mucho y me he especializado en este tema, primero porque quería encontrarme bien de nuevo, y segundo, porque quería poder ayudar a otras mujeres que se encontraran en mi misma situación.

Cuando descubrí y probé la dieta FODMAP, se abrió una puerta de esperanza para mí: por primera vez en muchos años estaba sintiéndome cada vez mejor, y podía entender cómo muchos de los alimentos que hasta entonces comía, y que eran muy saludables, a mi no me estaban haciendo ningún bien. Y esto fue maravilloso durante unos meses... Pero hubo un momento en el que me estanqué. No conseguía eliminar del todo mis síntomas, y estaba volviendo a aparecer la inflamación abdominal, los gases, el estreñimiento, y todas esas molestias que tan bien conocía. Además de que cada vez me sentía más cansada, sin falta de energía, y con dolores en mis articulaciones y músculos…

Entonces supe que había algo más que estaba pasando por alto, y continué investigando… Hasta que di con otra posible causa… podría ser SIBO.

SIBO, SII, INTESTINO IRRITABLE, COACH, COACHING

¿Qué es SIBO?

SIBO (sobrecreciemiento bacteriano en el intestino delgado) hace referencia a un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado, que no quiere decir que sean “malas” bacterias que hay que eliminar, sino que se encuentran en un lugar inadecuado para ellas. Esa presencia de bacterias hace que se puedan presentar una serie de síntomas difíciles y frustrantes, que pueden ir desde leves hasta realmente intensos. Incluso es posible que lleves años viviendo con ellos y no lo sepas.

Los síntomas de SIBO pueden ser similares a los síntomas de SII (intestino irritable), y de la misma forma, el SIBO puede aparecer de manera diferente en cada persona.

Algunos de los síntomas más comunes de SIBO suelen ser:

  • Diarrea (cuando el SIBO es producido por hidrógeno)

  • Pérdida de peso involuntaria

  • Estreñimiento (cuando el SIBO es producido por metano)

  • Gas, hinchazón y molestias intestinales.

  • Sensibilidad abdominal

  • Dolores articulares

  • Cansancio y falta de energía (incluso fatiga crónica)

Cuando el SIBO se pone muy mal, puede llevar a una mala absorción de nutrientes y deficiencias nutricionales. Esto se debe a que el sobrecrecimiento bacteriano está dañando las delicadas células de la pared intestinal, desordenando todo el proceso digestivo.

Si bien todavía se están realizando investigaciones sobre SIBO para ayudar a conocer exactamente lo que está sucediendo, se piensa que el crecimiento excesivo de bacterias afecta la forma en que se digieren los alimentos y se absorben los nutrientes.

¿Qué causa el SIBO?

Hay algunos factores de riesgo que se cree que aumentan la probabilidad de SIBO, pero no son ciertamente los únicos. Estos incluyen:

  • Síndrome de intestino irritable SII

  • SII post infeccioso

  • Hipoclorhidira (baja producción de ácido estomacal)

  • Abuso de antibióticos.

  • Enfermedad celíaca

  • Enfermedad de Crohn

  • Diabetes

  • Disfunción del sistema orgánico, como cirrosis hepática, pancreatitis crónica o insuficiencia renal

  • Síndrome de inmunodeficiencia (enfermedades autoinmunes)

Puedes profundizar más en estudios como este si deseas más información sobre los otros factores de riesgo relacionados con SIBO.

Al igual que otros trastornos digestivos (incluido el SII), gran parte de lo que ocurre con el SIBO es todavía un misterio.

Algunos estudios han demostrado que cosas como el ácido estomacal bajo, una disminución de las enzimas pancreáticas o una disminución de los ácidos biliares (los ácidos biliares normalmente se emulsionan en el intestino y no permiten el crecimiento de bacterias) pueden contribuir a este crecimiento excesivo. Incluso cosas como el estrés pueden disminuir la motilidad del intestino, lo que permite que las bacterias también se acumulen en el intestino.

Más recientemente, el simposio SIBO 2014, patrocinado por el Colegio Nacional de Medicina Natural en Portland, Oregón, arrojó varias causas y factores de riesgo para SIBO. Puedes leer una excelente reseña de sus hallazgos aquí .

Conocemos lo suficiente sobre SIBO para saber que todavía hay mucho más que aprender. Pero supongo que a ti lo que más te estará interesando es…

¿Cómo puedes saber si SIBO es lo que te está causando todas tus molestias y dolores, y cómo diablos puedes hacer que desaparezca?

¿Cómo se diagnostica SIBO?

Lo primero es lo primero, el diagnóstico. En este momento, el mejor, pero no perfecto, método de diagnóstico de SIBO es a través de una prueba de aliento con lactulosa, que mide la cantidad de metano e hidrógeno en la respiración. Importante que te asegures de que en esta prueba te van a medir los dos gases y que tenga una duración de 180 minutos para que pueda recorrer todo el intestino delgado.

Aunque esta prueba es lo más actualizado que tenemos hoy en día para diagnosticar SIBO, puede funcionar para algunas personas, pero desafortunadamente no para todo el mundo. Los falsos negativos son posibles con una prueba de aliento. Y además, como el SIBO todavía no se comprende bien, puedes encontrar un problema adicional con simplemente encontrar un médico que tenga conocimiento sobre el diagnóstico y el tratamiento.

Para muchas personas, es igualmente útil verificar cosas como los niveles de vitaminas (B12 tiende a estar baja con SIBO), comparar listas de síntomas y tratar de averiguar si sus síntomas son de SIBO o de SII.

Y hablando de esto… ¿Cómo puedo saber exactamente si es SIBO o SII?

Esta es una gran pregunta, y muy razonable, dado lo similares que pueden ser respecto a sintomatología. El mejor consejo que puedo darte ante esto es que la gran mayoría de los síntomas de SII y SII postinfecciosos mejorarán significativamente después de cumplir estrictamente con la fase de eliminación de la dieta FODMAP.

Si hay al menos alguna mejora en la dieta FODMAP, es muy probable que el SII sea un factor. Pero si no hay ningún cambio en absoluto, o los cambios son leves pero no hay mejoría total, o si las cosas empeoran, podría ser SIBO.

Tratamiento para SIBO

No existe un tratamiento único para SIBO. Dependiendo del tipo de síntomas y su gravedad, se pueden usar algunos antibióticos diferentes. Además, las antibióticos naturales (también llamados herbáceos), son una muy interesante opción.

Lo más importante de esta parte es que te pongas en manos de un especialista en el tema, que pueda aconsejarte lo mejor para tu caso concreto.

A modo informativo, porque ya sabes que no debes tomar antibióticos por tu cuenta ni puedes conseguirlos sin receta médico en España, los más utilizados para el tratamiento con SIBO son:

  • Rifaximina : probablemente la más popular, se recomienda para la mayoría de los casos de SIBO

  • Neomicina : se usa a menudo junto con la rifaximina, especialmente para SIBO de Metabo, con estreñimiento como el síntoma principal

  • Metronidazol - Otra alternativa a la neomicina

Antibióticos herbáceos para SIBO.

Un estudio de 2014 mostró que los tratamientos a base de hierbas son al menos tan efectivos como la rifaximina. Además de eso, los investigadores concluyeron que las hierbas pueden ser una opción eficaz para las personas que no responden al tratamiento con rifaximina.

Es importante tener en cuenta que el tratamiento a base de hierbas no es necesariamente superior a las opciones farmacéuticas. El mejor tratamiento para TI dependerá de tu única situación.

Y llegados a este punto, seguro que te estás preguntando…

¿Hay una dieta SIBO?

La respuesta es si y no. No existe una dieta única que funcione perfectamente para cada persona. Nuevamente, debido a que es muy difícil de precisar y puede ser causado por el crecimiento excesivo de bacterias de algunas cepas diferentes, la experta en SIBO, la Dra. Allison Siebecker, propone varias opciones dietéticas diferentes en su sitio web, entre ellas:

  • Dieta modificada FODMAP

  • Dieta Bifásica SIBO

  • Dieta específica en carbohidratos (SCD)

  • Dieta del síndrome intestinal y psicológico (GAPS)

Con cualquiera de estas dietas, el objetivo es cortar la fuente de alimento para ese exceso de bacterias en el intestino delgado (en definitiva, matarlas de hambre). En la mayoría de los casos, la dieta puede usarse en combinación con antibióticos o tratamientos con antibióticos a base de hierbas.

Debido a que hay varios estudios exitosos sobre la dieta FODMAP, y como es relativamente fácil de seguir, este podría ser el mejor lugar para comenzar. Lo ideal sería que los pacientes con SIBO redujeran los alimentos con alto contenido de azúcar y carbohidratos (que a las bacterias les gusta masticar) durante un período de tiempo, y luego los agreguen lentamente cuando los síntomas se estabilicen.

RECUERDA: Busca siempre ayuda profesional para hacer cualquier cambio en tu alimentación.

Otros recursos sobre SIBO

Espero que este artículo te haya dado una comprensión más clara de qué es el SIBO y si debes o no plantearlo como una posible causa de tus síntomas digestivos. A pesar de que la comunidad médica no está completamente actualizada a esta patología y no saben mucho sobre SIBO en nuestro país, cada vez aparecen más personas que están investigando sobre el tema y siendo pioneros en tratarlo.

Si por tu parte, eres un alma inquieta por tener más conocimientos sobre tus problemas digestivos, aquí te dejo una lista de recursos para que puedas seguir aprendiendo y sentirte esperanzada en encontrar una posible solución a tus problemas digestivos. Eso sí, están en inglés, ya que los pioneros en las investigaciones y los trabajos más actualizados sobre el tema, se llevan a cabo en EEUU (pero no hay nada que no puedas solucionar con el traductor de google).


¿Estás utilizando la dieta FODMAP para tratar SIBO o te gustaría llevarla a cabo?

Entonces puedes beneficiarte un montón de mi programa online Barriga en Calma o de mi programa de Coaching personalizado. Haz clic para saber más o enviame un email a info@lovinglavidasana.com y te contestaré a todas tus dudas.