Curry otoñal con arroz integral

Hola a todos y todas!

Primero de todo, disculparme por estar tanto tiempo sin publicar... Han sido unos meses de muchos cambios, desconexión, profundización y autoconocimiento, pero ahora puedo decir que vuelvo con las pilas cargadas para ofreceros lo mejor de mi que os pueda dar! :)

Parque de Shinjuku, Foto de Irukina en flickr

Y como no, este regreso, sólo podía ocurrir en el inicio del Otoño... Esta estación del año que tanto deseo que llegue, porque me llena de calma, tranquilidad, y me ayuda a ese recogimiento que poco a poco mi cuerpo va pidiéndome después de los meses de desenfreno veraniegos, jejeje. Y es que como buena "Tierra" que soy, el momento del cambio hacia el otoño o lo que en este teoría se conoce como verano tardío, me proporciona estabilidad, me llena de ganas de empezar a gestar proyectos nuevos y seguir en ese proceso de autoconocimiento. Esa conexión con la tierra y con mi energía femenina es vital para mi.

Pero es que además, en lo que a alimentación se refiere, es la época en la que más disfruto de los alimentos que da la tierra y que nutren a mi estómago, mi bazo y mi páncreas. Ese sabor dulce que nos dan las verduras como las calabazas, las cebollas, las chirivías... y que me encanta incorporar en las recetas que hago.

Y sin enrollarme más, que ya hablaremos más sobre los alimentos en cada una de las transformaciones, hoy os dejo con una receta que me encanta, y que dedico a mi hermano Adriano y su gran pasión por las especias!

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1/4 de calabaza redonda o totanera, que sea grande.
  • Un bulbo de hinojo.
  • Una cebolla grande.
  • Un calabacín.
  • Aceite de coco.
  • Sal marina.
  • Curry al gusto: yo utilizo una mezcla que lleva cúrcuma, cilantro en polvo, comino, jengibre, nuez moscada, clavo, ajo en polvo.
  • Crema de arroz para cocinar, o de coco, para ser más original.
  • Arroz integral hervido.

Elaboración (25 - 30 minutos)

1. Troceamos las verduras en trozos no muy pequeños. Ponemos a calentar un recipiente y añadimos un poco de aceite de sésamo para saltear las verduras: primero los trozos de cebolla con una pizca de sal marina para que vayan soltando el agua. Cuando pierdan un poco de intensidad añadimos el hinojo, cocinamos unos minutos a fuego suave y con tapa. Después, añadimos la calabaza y por último el calabacín, rehogamos unos minutos más.

2. Una vez las verduras se han rehogado un poco, añadimos el curry, mezclamos bien, y enseguida echamos el agua mineral sin que llegue a cubrir del todo, otro poco de sal marina, tapamos, y cocinamos durante aproximadamente unos 20 minutos, hasta que veamos que el agua se ha consumido prácticamente.

3. Para terminar, añadimos la crema de arroz o coco, salamos un pelín para que adquiera sabor, y cocinamos un par de minutos más, sin tapa, hasta que vaya espesando y quede meloso.

4. Por último, servimos acompañado de arroz integral, que para mí es la combinación perfecta!

A disfrutar!

P.D.: el olor que queda en la cocina después de esta receta es de lo que más me agrada! :)

Risotto vegano de shitakes

La entrada de hoy es un pequeño guiño a este país que tanto me gusta. Reconozco que el risotto es un plato delicado y al mismo tiempo muy sabroso, aunque verdaderamente el exceso de queso o mantequilla con el que se suele realizar ya hacía que me tirara para atrás. Después, cuando retiré completamente los lácteos de mi dieta (que buena elección!) automáticamente dejé de pensar en este tipo de arroz y esa textura melosa que lo hace tan especial.

Así quecomo me gusta adaptar recetas, encontré la manera de realizar este arroz sin lácteos de ningún tipo, pero con un sabor especial que le da la seta shitake.

Espero que os guste!

Ingredientes: (para 4 raciones)

- 350 g de arroz integral de grano corto

- leche de avena

- Kuzu, o en su defecto maicena de cultivo biológico. También podéis utilizar una crema de arroz, avena o mijo para cocinar.

- Setas shitakes al gusto (yo suelo poner dos o tres por persona)

- Champiñones, unos pocos nada más.

- Una cebolla bien picada.

- Sal marina sin refinar.

- Aceite de sésamo.

- Pimienta negra recién molida.

- Anacardos remojados unas horas y picados (opcional).

Preparación:

1. Picamos la cebolla y salteamos en una cacerola con una pizca de aceite de sésamo. Cuando esté dorada, añadimos en trocitos las setas shitake y unos pocos champiñones. No hay que hacerlos mucho tiempo, un salteado rápido.

2. Cuando están listas las setas, añadimos el arroz integral y tres medidas más de agua. Salamos al gusto y dejamos cocer durante aproximadamente 30 minutos, hasta que se esté quedando sin caldo.

3. Mientras tanto, diluimos en un vaso pequeño de leche de avena, una cucharada sopera de kuzu o maicena, y cuando veamos que el arroz se ha quedado prácticamente sin líquido, añadimos esta mezcla. Añadimos una pizca de pimienta negra recién molida y si añadís los anacardos para dar un toque más a sabor de queso. Rectificamos de sal.

4. Terminamos de cocinar removiendo poco a poco, hasta que se haya absorbido la crema y el arroz quede meloso.

5. Decoramos con alguna seta entera, y un poco perejil.

Crema de arroz, un desayuno muy energético, digestivo y bajo en FODMAP

Puede ser que te resulte algo extraño desayunar una crema de cereales sin gluten y una sopa, pero os aseguro que es un desayuno ideal para mantener los niveles de energía estables y que nos sintamos saciadas y con fuerza durante la mañana.

Si además, tienes problemas de digestión o SII, o llevas una dieta FODMAP, aquí tienes otra fantástica opción de desayuno (siempre que no presentes problemas de mala absorción de carbohidratos).

Las cremas de cereales puedes hacerlas con otros ingredientes sin gluten diferentes del arroz, como mijo, trigo sarraceno o quinoa. Y también, tomarlas en versión dulce, como la receta que te dejo hoy; o en versión salada, añadiendo unas gotitas de tamari o sal marina, unos pocos frutos secos (según tolerancia), unas hojas de rúcula, semillas...  Tienes muchísimas opciones, lo mejor es que experimentes cuál es la que más te gusta y mejor le sienta a tu digestión. 

Aunque de manera general, estas cremas suelen ser muy digestivas, debido al proceso largo de cocción. También, puedes poner unas horas antes el arroz en remojo para hacerlo aún más fácil de asimilar para tu barriga.

Sopa de miso y crema de arroz dulce

SOPA DE MISO BÁSICA                        

Ingredientes:

1 litro y 1/2 de agua mineral, un nabo daikon pequeño, una zanahoria o dos, la parte verde de una cebolleta, un puñado de judías verdes, 1 cp de alga wakame, miso no pasteurizado, unos dados de tofu firme (no suave)

Elaboración:

1. Se hace un caldo con todos los ingredientes, excepto el miso y el tofu. Yo suelo cocerlo durante 20 o 30 minutos. Añado los dados de tofu al final de la cocción.

2. Una vez hecho, se pone una cucharadita de miso en una taza o bol y se añade el caldo caliente, poco a poco, para ir deshaciendo el miso. Se deje que actúe durante un par de minutos y ya se puede tomar.

3. A mi me gusta añadirle al final un poco de cebollino verde picado, y un poquito de especias picantes japonesas (sichimi), y así tengo una sopa de miso completa y deliciosa.

4. El caldo lo puedes guardar en la nevera para ir sacando tazas, sólo habrá que calentarlo y después añadirle el miso. Recuerda que el miso nunca se debe hervir.  También, para preparar el caldo base para comer unos deliciosos ramen o fídeos soba japoneses. 

Miso de arroz integral - Mitoku

CREMA DE ARROZ DULCE

Ingredientes:

  • media taza de arroz dulce (mochi) y media taza de arroz integral, o en su defecto,una taza entera de arroz integral.

  • cinco tazas de agua mineral

  • una pizca de sal

  • 3/4 taza o 200 ml de leche de arroz

  • ralladura de limón

  • canela

  • 1 cs/13 grs de pasas, o 3 cp/10 grs de bayas de goji…

Elaboración:

1. Primero, preparamos el cereal. Lo ponemos a hervir con el agua y un poco de sal, y una vez hierva bien, bajamos el fuego y cocinamos durante un par de horas o hasta que se consuma el líquido.

2. Una vez cocido, se puede triturar, aunque yo personalmente prefiero no hacerlo, ya que me gusta encontrar parte del grano en mi crema y masticar. Reservamos. Podemos guardar la parte que sobre para otro día, e ir sacándola para los desayunos.

3. Con el arroz listo, y para preparar esta crema, lo pondremos en un cazo, junto con la leche de arroz (que le aportará ya dulzor), y la ralladura de limón. Lo ponemos a calentar para que poco a poco vaya espesando un poco más. 

4. Una vez hecho, ponemos en un plato o bol, esparcimos las pasas y espolvoreamos canela por encima. 

También pueden añadirse otros ingredientes, como sésamo, frutos secos, etc. ¡Todo es cuestión de gustos!

Crema de arroz dulce