Mi post más personal: a 3 días de cumplir mi embarazo.

Será que se acerca el final de año...

Serán mis hormonas que me tienen hipersensible y conectada a mis sentimientos...

Serán mis emociones a flor de piel...

O será que me quedan a penas 3 días para salir de cuentas...

Pero me apetecía mucho compartir esta experiencia personal contigo. Por eso, voy a intentar abrirte mi corazón en este post, intentar resumir lo que para mí ha llegado para revolver mi vida y dar un giro de 180º. Algo que hacía tiempo pensaba que jamás iba a ocurrir (aunque en cierto modo, nunca tiré la toalla del todo...). 

De 38 semanas

De 38 semanas

No sé si seré capaz de explicar con palabras toda esta oleada de emociones, pero seguro que tú sabrás entenderme, ponerte un poquito en mi lugar, y sobre todo, encontrar ese mensaje que quiero reflejar:

Cuando perseguimos nuestros sueños, nos enfocamos, nos cuidamos, nos amamos, y damos forma a nuestras intenciones, al final, de una manera o de otra, encontramos aquello que tanto deseamos. 

Todo empezó hace mucho tiempo... Si ya has leído el Sobre Mi de la página, sabrás que arrastraba un largo historial de problemas de salud, conflictos internos, falta de confianza y autocuidados... Y claro está, todo mi sistema hormonal también estaba muy dañado. Tenía problemas de tiroides, que tarde mucho tiempo en poder controlar, y mi menstruación se retiró durante un periodo de casi 5 años... Te puedes imaginar cómo me sentía en muchas ocasiones. 

Para mí, encontrar apoyo en mis seres queridos fue fundamental, aunque también me encontré con decepciones de personas que quería...

Con el tiempo comprendí que, no podemos vivir esperando recibir de los demás, y que es mucho mejor dar sin esperar nada a cambio.

Esa fue una de las cosas que empezaron a cambiar en mí y que me hicieron comenzar a ver la vida de otra forma. Y nunca tendré palabras para agradecer a toda esta gente que estuvieran a mi lado:

  • Mi pareja, que siempre ha estado ahí, pasara lo que pasara y viniera lo que viniera, sujetándome, siendo mi gran apoyo (aunque él muchas veces piense que la fuerte soy yo...).
  • Mi madre, que siempre ha creído en mí, ¡por muy locas que parecieran mis ideas! y a la que creo que he contagiado algo de esa locura también.
  • Mi familia, por supuesto, que nunca dejó de confiar en mí y, les gustara más o menos, respetaron todas mis decisiones.
  • Mis verdaderos amigos, y personas muy especiales que han ido apareciendo en mi vida durante estos años, que me aportaron mucho más de lo que quizás ellas se imaginen.
  • Y también, toda esta comunidad de personas que he ido encontrando desde que me metí a fondo en todo el tema de la salud y la nutrición, desde que inicié mi primer blog hasta ahora, de la que tú también formas parte. Personas con una visión del mundo como un lugar maravilloso y lleno de amor, dónde poder compartir sin necesidad de competir, que tienen ganas de cambiarse a sí mismas para cambiar su entorno más cercano, y que aportan su granito de arena a esta revolución saludable que ha comenzado. Por eso, agradezco siempre todos vuestros mensajes, vuestros comentarios, sugerencias, opiniones... Porque creo que somos una maravillosa comunidad que está consiguiendo un efecto llamada para lograr un mundo mejor. 

Creo que ¡podría seguir agradeciendo eternamente! Porque es otra de las cosas que me ayudo a levantarme cada día con ilusión y con ganas de seguir trabajando por mis propósitos

Embarazo consciente

Pero quería contarte como, finalmente, un día, el milagro llegó. Contra todo pronóstico, ya que mis análisis decían que mi reserva ovárica era prácticamente nula y que tendría que ir a donación de óvulos para poder quedarme embarazada algún día. Pero llegó... Después de muchos años pensando que nunca podría experimentar esa maravillosa virtud que la naturaleza nos ha regalado a las mujeres, la de poder crear y dar vida. De repente, ahí estaba. 

Desde el momento que vi aquel positivo en el test de embarazo, pude sentir la vida dentro de mí. Incluso si lo pienso, creo que antes también podía sentirlo, pero mi mente "racional" que me decía que era imposible, era más fuerte que los mensajes de mi cuerpo y no me dejaba verlo. ¡Qué importante es sentir y escuchar lo que el cuerpo nos tiene que decir!. Esa sensación no se olvida en la vida. Creo que ese momento, junto con la primera vez que escuchamos su corazón, han sido dos de los momentos más especiales de todo el embarazo.

Pero ¡qué digo! ¡Han habido muchos más momentos especiales también!. Pero es cierto que hay cosas que se quedan grabadas en tu memoria y que nunca podrás olvidar. Supongo que será lo que ocurra en el momento de poder tener aquí a nuestro pequeño. Y aunque afronto la llegada del parto con una mezcla de emociones y sentimientos a cual más contradictorio, sé que será un momento súper especial, que nunca podré olvidar. Creo que es el mayor acto de amor que puede hacerse, y será especial poder hacerlo juntos: mamá y bebé en conexión, trabajando unidos con la misma energía, con papá al lado transmitiéndonos toda su fuerza, apoyo y amor.

También, soy muy consciente de estar abierta a la experiencia, y de aceptar lo que venga. Está claro que todas las mujeres soñamos con un parto ideal, con cómo nos gustaría que fuera, además de que fuera rápido y no nos doliera, ¡claro!. Pero el otro día me quedé con una frase que decía una madre en un vídeo que vimos en el Círculo Maternal al que he estado acudiendo. Tampoco tendría palabras para agradecerle a Alicia de Espacio Luna Roja todo lo que nos ha enseñado y regalado, las vivencias que hemos compartido, y la oportunidad de haber creado un círculo de mamás maravilloso. Esta madre, venía a decir algo así como que no hay que enfrentarse a ese dolor, sino transformarlo en sensación, en conectar con tu cuerpo y con tu bebé, aceptar lo que viene y dejarte llevar, porque somos un milagro de la naturaleza, de Dios o del Universo, llámalo como quieras, pero está en nuestro instinto más puro y en nuestra propia naturaleza. 

Y bueno, ¡no sé que pasará!. Pero mi mayor certeza es que será inolvidable. Como me dijo una vez una persona muy especial:

"el momento de tener a tu niño en brazos es sentir como Dios te toma de la mano y te dice: Aquí está tu mayor regalo de vida"

Espero poder contarte muy pronto esta experiencia. Aunque ahora afronto el nuevo año de una manera diferente. Mis prioridades durante estos primeros meses van a cambiar y además, estaremos viviendo un periodo de adaptación que pienso que necesita de toda mi conexión y atención

Pasaré a saludarte, eso seguro, pero no con la misma intensidad que en estos últimos meses. Aunque no quiero adelantar nada, sólo decirte que, si me ves un poco desaparecida, o echas de menos mis cosas por las redes, ya sabes que es porque estaré trabajando en otro proyecto de mi vida, que para mí, ¡va a ser muy grande!

Te deseo una feliz salida de año y una maravillosa entrada en el 2017. Y también, que sigas luchando por tus sueños, que sigas trabajando por lo que crees, y no te dejes vencer pensando que algo es imposible. Quizás, sólo tengas que cambiar de perspectiva y seguir adelante.

Muchas gracias por estar ahí.

¡Un fuerte abrazo con todo mi corazón!

Detox Mental para un 2017 increíble

¡Hola lover!

¿Qué tal van las fiestas navideñas?. Seguro que después de la Nochebuena y la Navidad, ya tienes tu mente puesta en todos esos propósitos que quieres cumplir para el nuevo año que entra. Eso está muy bien pero,

  • ¿has pensado primero en cómo te encuentras en este momento de tu vida para marcarte nuevos objetivos y propósitos?.
  • ¿Has hecho un balance de todo lo ocurrido en el año 2016?
  • Y lo que para mí es fundamental, ¿has realizado ese balance centrándote en todos esos logros que SI has conseguido durante este año?

Y es que estoy convencida de que en estas fechas, donde en muchas ocasiones nos pasamos con la comida y las celebraciones, somos más conscientes de darle un respiro a nuestro cuerpo físico, para que podamos sentirnos más ligeros, tener mejores digestiones, etc... Pero, ¿qué ocurre con otros aspectos de nuestra vida dónde quizás también deberíamos pararnos a hacer una "limpieza" también?.

En mi "Guía definitiva para saber todo de un detox" (puedes descargarla gratuitamente al final del post del enlace) te hablo de que existen diversos tipos de detox que podemos realizar: el físico, el mental o espiritual, el emocional, de nuestro hogar, y de las nuevas tecnologías. Así que hoy, vamos a hablar sobre cómo aplicamos otros tipos de detox a nuestras vidas.

Para ello, hemos querido escribir un post compartido mi querida María Langenheim, de Flow Slow Yoga, y yo. Ella, es instructora de yoga, y ha realizado hace poco mi Programa Detox de Otoño - Invierno. A raíz de su experiencia, se le ocurrió la fantástica idea de poder compartir contigo cómo llevó a cabo ese detox, y que puedas conocer un poquito mejor lo que nosotras hacemos para depurar mentalmente en estas fechas, y comenzar el año cargadas de buena energía, positivismo y agradecimiento.

 

¿Te gustaría saberlo? ¡Pues aquí te dejamos nuestra propuesta!


María:

Hola, soy María, de Flow Soul Yoga, psicóloga y profesora de yoga. Como dice Carmen, acabo de hacer el plan Detox de Otoño-Invierno, nunca había hecho uno y pensaba que no lo lograría, pero me ha resultado genial.

Y me ha parecido un herramienta maravillosa para, de vez en cuando, eliminar ciertas cosas de nuestra vida que no nos hacen mucho bien.

¿Y en que consiste esto del Detox?

Pues en hacer una dieta específica en la que dejas de consumir ciertos alimentos que no son muy saludables y que no sientan muy bien, y consumes otros que sí lo son, para eliminar toxinas y hacer una limpieza de tu organismo.

La verdad es que hacer un Detox sienta muy bien, se aprende mucho de una misma

El caso es que, durante toda esta semana, he hablado mucho con Carmen,

Y pensamos que al igual que está genial hacer limpieza física, esatría muy bien hacer una limpieza más profunda y a otros niveles. 

Ya que cada año, nos ponemos una serie de buenos propósitos y hacemos un listado de todas aquellas cosas que queremos comenzar o mejorar durante el año nuevo que comienza. 

Hemos pensado que sería muy interesante hacer antes balance del 2016. 

Para tener claro qué cosas nuevas queremos comenzar, cuales queremos eliminar o reducir, y cuales queremos mantener porque nos sientan bien.

Propósitos Año nuevo

Vamos a hacer un Detox Mental

Y es que muchas veces no nos damos cuenta de que vamos arrastrando cosas que lo único que hacen es atarnos. O nos ciegan y no nos dejan ver muchas cosas buenas. O nos confunden y nos hacen sentir perdidas. O nos paralizan

Y hemos decidido que vamos a liberarnos de ellas. Vamos a hacer una limpieza total. 

Al igual que hay cosas que hay que eliminar o reducir al máximo, porque nos sientan mal, hay otras en cambio que hay que potenciar mucho más, cosas que nos hacen sentir bien, que nos hacen crecer y a las cuales no les damos importancia muchas veces. Aprendizajes,logros, cuidados… 

Y sé que no va ser fácil, igual que no lo ha sido para mí aguantar siete días sin comer pan, o estar en una comida de Navidad y no picotear hasta reventar.

Por supuesto que no será del todo fácil, pero comencemos con hacer dos listados, uno de las cosas que quieres eliminar porque sabes que no te hacen ningún bien y otro con las cosas que si te sientan genial y quiere mantener.

MI Balance de 2016

Te voy a contar cuales son las cosas de las que quiero deshacerme… Está claro que como en una dieta detox, seguramente algo se me quedará atascado, pero tal vez vaya encontrando la manera de ir soltándolas poco a poco hasta eliminarlas.

Quiero deshacerme de:

◊ La inseguridad:  Porque por lo general siempre he seguido un poco la corriente, o bastante, pero de pronto decidir que la guía eres tu misma, produce muchas dudas, y la mayoría de las veces son dudas sobre mi misma. Y surgen pensamientos poco constructivos como: El “yo no puedo”, “no soy capaz”, “no lo haré tan bien como tal”…..

Pues todo eso se va a acabar. Porque sí puedo, sí soy capaz y lo haré como a mí me salga o quiera. Y estará bien.

◊ Exigencia: Ya lo escribí en un post anterior, tanta exigencia no me deja disfrutar de lo realmente importante y eso no puede ser. Voy a esforzarme, sí, pero no tengo nada que exigirme, porque no debo nada.

◊ Miedo: Al fracaso… No se por qué tenemos interiorizado este miedo. Con lo importante que es fracasar para poder aprender y poder crecer. Es súper necesario… Pues yo tengo mucho miedo a fracasar, y eso me paraliza a la hora de hacer cosas. Pues también se va a acabar. Y fracasaré lo que haga falta y no pasará nada :)

◊ Rigidez: Tanta inseguridad, miedo y exigencia me hacen ser muy rígida a veces, tratando de tenerlo todo bajo control… no no, ahora toca fluir. Tal y cómo lo hago en la esterilla, o más.

Quiero mantener y cultivar:

Porque además me han ocurrido muchas cosas maravillosas. 

ο Conexión: Conmigo misma sobre todo. Este año he comenzado a hacerlo porque me he dado cuenta de que vivía desconectada de mi misma y me ha sentado genial. Porque cuando conecto de verdad conmigo misma la conexión con los demás y mi entorno es muchísimo mejor.

ο Escucha: Comenzar a escucharme de verdad ha hecho que todo comenzara a fluir.

ο Intuición: Este año he descubierto algo dentro de mí, algo que se llama intuición. He decidido que voy a ponerla al mando, aunque me cuesta, porque la razón se siente un poco despechada y lo pone difícil, pero la intuición sabe realmente lo que me conviene. :)

ο Disfrute: Aprender a disfrutar de cada momento, ese ha sido uno de mis grandes aprendizajes, dejar de posponer el disfrute, disfrutar de cada instante, con amigos, con familia o sola y hacer que sea mi forma de vida. Esa es mi meta.

Y mi propósito pata el 2017 ser feliz y hacer feliz a la gente que tengo cerca y no tan cerca.   

Así que este es mi plan para esta semana, soltar y dejar muuuuucho espacio para poder dejar espacio a las cosas que quiero mantener y además llenarlo de nuevos propósitos, proyectos, experiencias, desafíos, placeres, personas, sensaciones….

Y a ti, ¿Te apetece hacer balance?

Te propongo un pequeño ritual

◊ Busca un momento tranquilo, en el que estés sola y tengas tiempo para pensar tranquilamente.

◊ Coge papel y bolígrafo. 

◊ Haz dos listas diferenciadas.

◊ En una escribe todo aquello que ya no quieres, escribe todas las cosas de las que quieres deshacerte.

◊ En la otra escribe todo lo que sí quieres potenciar o conservar.

◊ La primera quémala visualiza como dentro de ti todas esas cosas van desapareciendo y dejando un espacio maravilloso.

◊ La segunda entiérrala en una maceta y planta algo. Coloca el papel abajo, cúbrelo de tierra y un poco más arriba coloca una planta que te guste. Cuídala y mímala siempre.

Puede ser un buen ritual de noche vieja.

 

CARMEN

MI LISTA DE LOGROS Y AGRADECIMIENTOS

En mi caso, antes de realizar ninguna lista de propósitos de Año Nuevo, lo que me gusta es acabar el año haciendo otro tipo de lista... Una que me permita hacer un examen mental de todos aquellos logros, sueños, deseos, metas y objetivos que he conseguido alcanzar. Quizás puede parecerte una tontería, pero si te paras a pensarlo, tiene mucho sentido.

Imagina que no acabas el año pensando en todas esas cosas que no has conseguido, y que quieres volver a marcarte como propósitos para el nuevo año que entra, aún sabiendo que lo más probable es que muchas de ellas vuelvan a quedarse en el cajón de las cosas por hacer - sueños por cumplir. En lugar de eso, te centras en echar la vista atrás y comenzar a escribir todas esas cosas que has ido logrando, por pequeñas que te parezcan, y de las que estás profundamente agradecida: he conseguido dedicarme más tiempo a mí misma, a cultivar mis relaciones, ver más a mis amigas, sacar adelante ese proyecto que tanta ilusión me hacía, seguir una rutina de hacer ejercicio o salir a caminar todos los días... Cualquier cosa que para ti sea positiva, ¡es válida!.

Anota todos esos logros, y después, da gracias por cada uno de ellos: a las personas que te ayudaron a conseguirlo, que te acompañaron en el proceso, que te apoyaron, o que simplemente te dedicaron una sonrisa o un abrazo que te hizo continuar hacia adelante. Y por supuesto, agradécete a ti misma. Porque tu has sido la protagonista de todo esto.

Te darás cuenta de que, todas esas cosas que realmente quieres hacer, las haces sin esfuerzo. Y que tampoco vale la pena auto-exigirnos tanto como lo hacemos, marcarnos metas que luego vemos pasar y que no podemos alcanzar, lo que nos lleva a desmoralizarnos y a sentir que hemos fracasado.

MIS DESEOS PARA EL 2017.

Y en este caso, en lugar de hacer una lista de propósitos, ¡voy a hacer una lista de deseos! Esas cosas que serían maravillosas que fueran ocurriendo a lo largo del año, que me gustaría potenciar y que me gustaría conseguir. Pero sin tener que marcarla como un objetivo, que me esté presionando y persiguiendo como un fantasma porque no consigo realizarlo. Sólo cosas que me hacen sentir bien, feliz, alineada con lo que soy y con mis intenciones

Para este año 2017 que comienza, DESEO:

Mis deseos para 2017
  • Vivir en armonía con mi propósito de vida, poniendo intención en cada cosa que hago.
  • Disfrutar y vivir la maternidad con todo lo que conlleva. Viendo el gran regalo que la vida me ofrece y abriendo mi corazón a cada vivencia y experiencia. 
  • Escuchar a mi cuerpo, sus necesidades, y actuar en base a ellas.
  • Poder llegar a más gente, para ayudarles en su proceso de búsqueda y de cambio hacia una vida más feliz y plena. 
  • Disfrutar de mis amistades y mi familia, buscando ratos para estar con ellos y agradecer por tenerlos en mi vida. 
  • Cultivar mi yo interior, continuando con la meditación, mis clases de yoga, las lecturas de libros... Todo aquello que me acerca a vivir en armonía con mi esencia más pura y que me conecta con el amor y la felicidad. 
  • No olvidar mis valores. "Sé el cambio que quieres ver en el mundo" (Gandhi).
  • Trabajar la creatividad con esas actividades que para mí son placenteras y en las que el tiempo parece detenerse. 
  • Y ¡viajar!. Aunque sea cerquita, porque es una vía de escape, una conexión profunda conmigo misma, un aprendizaje, un llenarme de experiencias, de compartir con gentes de otros lugares... 

Y voy a dejar ir:

  • Mi falta de confianza, que en muchas ocasiones me bloquea y no me deja ver que, cuando actúas desde el corazón, todo es posible.
  • El perfeccionismo que me lleva a exigirme demasiado.
  • Los miedos a enfrentarme a nueva vida, una nueva situación, porque soy todo lo que mi bebé necesita. 

¿escribimos una Carta a los reyes?

Pues si, porque ahora lo que voy a proponerte es que cojas esta lista, la metas en un sobre, y la eches en alguno de esos buzones que hay por tu ciudad para los Reyes Magos de Oriente.

Puedes quedarte una copia si quieres, para tener esos deseos presentes y dirigir tus acciones a que puedan ir haciéndose realidad. Pero está genial recuperar esa ilusión de cuando eras pequeño y pedir que tus deseos más profundos se hagan realidad.

Dónde ponemos nuestra intención, vamos creando el camino para que sucedan esas cosas extraordinarias.

Y ¿qué mejor época que la Navidad para volver a creer en la magia? 


Sobre ti

Para terminar, nos encantaría que nos contaras:

  • Qué te gustaría que se quedara en el 2016 para nunca más volver.
  • Por qué cosas das gracias de este año que acaba.
  • Alguna otra cosa que te gustaría mejorar, mantener o potenciar en el 2017. 

 

 

Cómo amarte a ti mismo

Hoy en día, es muy típico que pensemos que necesitamos un cambio en nuestra vida o en nuestra forma de ser. En nuestro camino hacia el crecimiento y desarrollo personal, nos damos cuenta que no sólo debemos cambiar las cosas que hacemos, sino también a nosotros mismos.

En determinados momentos, deseamos ese cambio movidos por un interés de crecimiento, transformación, mejora y apertura a nuevas posibilidades. Pero, en otros momentos, la cosa es muy diferente, ya que buscamos ese cambio porque nos sentimos insatisfechos con nosotros mismos y queremos ser mejores o lo que los demás necesitan que seamos. De esta forma, nos vemos sumergidos en cambios constantes, que no están alineados con lo que verdaderamente somos, y que no acaban con esa insatisfacción que sentimos. 

Amarte a ti mismo

Este sentimiento es muy frecuente en casi todas las personas, sobre todo en la adolescencia, donde tratamos de encajar en un mundo donde todavía no  tenemos muy claro el papel que hemos venido a jugar, o entre grupos de amigos y amigas dónde a veces tampoco nos sentimos como verdaderamente somos, o incluso con nuestras familias, que no nos entienden. En mi caso, pasé varios años intentando encajar y satisfacer a los demás, a la vez que un sentimiento de rebeldía aparecía por todos los poros de mi piel. Era como si constantemente tuviera que estar destrozándome a mí misma para intentar sustituirme por alguien mejor. Y lo peor de todo esto, es que somos seres de costumbres e interiorizamos muy rápidamente comportamientos que a veces no son los más adecuados. A mi me hizo falta mucho tiempo, ayuda y trabajo para darme cuenta de esto.   

¿No te has sentido en ocasiones como si las palabras que decías no salían realmente de ti? O, ¿no te has sorprendido diciendo algo que ni siquiera sentías sólo por el hecho de gustar a los demás?. O, ¿te has visto riñendote a ti mismo por haber dicho algo estúpido o sin sentido para tu entorno?. Yo podría decirte que, incluso hoy en día, todavía me encuentro a veces en estas circunstancias, porque aprender, aprendemos muy rápido, pero desaprender es un proceso más largo. Sobre todo, si has vivido muchos años actuando de este manera. Igualmente, para mí, lo más importante fue ser consciente de todo esto, y cambiar la perspectiva:

Si iba a cambiar, iba a ser por y para mi, para convertirme en una mejor versión de mi misma, no de lo que los demás esperaban que fuera. Esto me hace sentir muy orgullosa del camino que tomé hace unos años y que me lleva hasta donde me encuentro hoy. 

Es cierto que las personas solemos hablar mejor de las experiencias que hemos vivido una vez que ya han pasado, y poder decir "yo antes era así, pero he cambiado" o "ya no soy la persona que era" es muy satisfactorio. Pero yo todavía no me encuentro en ese punto del camino. Y hablaros desde mi corazón, es también una de las mejores terapias que hay y que hacen que me conecte conmigo misma. Cuando pongo en palabras lo que siento, lo materializo de manera más clara, y si además puedo lograr ayudar a alguien que se identifique con este mismo proceso, pues todavía mucho mejor. 

Llegados a este punto, creo que todo el mundo quiere conocerse y amarse tal y como es. Creo que es un proceso más que hemos de vivir en nuestra vida, otro aprendizaje más. Por supuesto, esto debe comenzar en nosotros: 

Verdaderamente, no podemos esperar que la gente nos ame o poder amar nosotros, si no hemos aprendido a querernos y amarnos a nosotros mismos, tal y como somos. 

 Y esto, nos puede costar verlo, si:

  • Constantemente estoy pidiendo disculpas por cómo soy o por algo que he hecho. Nos vemos siempre con la necesidad de dar explicaciones a lo que pensamos. 
  • Te castigas a ti mismo cuando cometes el más mínimo error. 
  • Te sientes mal y abrumado cuando piensas en los defectos que tienes.
  • Te aferras a personas que si suelen ver lo mejor de ti porque en esos momentos te encuentras bien, pero luego te resulta difícil mantener esos sentimientos positivos cuando ya no están contigo. 
  • Si cuando tienes en cuenta tus intereses o necesidades te sorprendes llamándote egoísta. 
  • Repetidamente haces cosas o tomas decisiones que revelan que no te respetas a ti mismo. 
  • No ves tus necesidades como una prioridad. 
  • Cuando hablas de tus sueños, lo haces de una manera que da a entender que no tienes derecho a conseguirlos. 

En estos tiempos que vivimos, siempre estamos pensando en nuevas formas y maneras de ser mejores; es también una demanda más de nuestra sociedad actual que nos obliga a estar permanente formados, actualizados y mejorados. Pero si esto lo movemos hacia nuestra verdadera esencia, podremos descubrir que también tenemos muchas ideas y maneras de encontrarnos a nosotros mismos y de aceptarnos como somos, con nuestras limitaciones y nuestras oportunidades. 

Ámate a ti mismo

"TÚ MISMO, ASÍ COMO CUALQUIER OTRA COSA EN EL UNIVERSO, MERECES TODO TU AMOR Y TU AFECTO"

Buddha

Por mi parte, quiero dejarte algunos de los consejos que me han servido y me siguen siendo muy útiles en mi camino.

  1. Entiende que tú no eres tus errores. Nuestras acciones pasadas forman parte de nosotros, pero no tenemos por qué traerlas a nuestro presente y menos, proyectarlas en nuestro futuro. No necesitamos cargar en nuestras mochilas esos errores de ayer o esas etiquetas que nos pusieron, como si de verdad nos definieran. Lo hecho, hecho está, En el ahora, puedes tomar la decisión consciente de hacer las cosas de manera diferente a como las hiciste en el pasado. Puedes decidir juzgarte en base a tus momentos más débiles o a los más fuertes, es tu elección. Si decides quedarte con los fuertes, te sentirás más orgulloso de esos momentos y será un momento ideal para que puedas sentirte bien con lo que haces, recordandote que si puedes amar lo que eres. 
  2. Acepta que no tienes nada que demostrar a nadie. Es cierto que el ser humano necesita de la validación de los demás como ser social que es y para sentirse conectado con las personas, y, en ocasiones, solemos pensar que cuando nos sentimos solos es porque no hemos demostrado lo bueno que somos o que podemos llegar a ser. Pero la verdad es que no debemos mostrar si somos buenos en algo, ni ocultar aquellas cosas que pensamos que no son favorables. Lo que realmente debemos aprender es a perdonarnos y aceptarnos a nosotros mismos, así como confiar que de esta manera, otras personas también lo harán. Ser auténtico también significa mostrarnos vulnerables, no perfectos en todo, dejar que las personas puedan ver todas nuestras diferentes facetas, confiando en que no nos juzgarán y, si lo hacen, es más un problema de ellos, no tuyo. Párate un momento a pensarlo, ¿no es mejor ser auténtico con los demás y saber quién nos acepta tal y como somos, que tener que fingir y mantener la ilusión de ser algo que no soy en realidad?
  3. Conocer lo negativo también es valioso. ¿Acaso no todo el mundo comete errores?. Pero de esto también podemos sacar algo positivo: poder ayudar a otras personas con nuestras experiencias y tener más empatía. Es precisamente porque nos equivocamos y cometemos errores, que podemos ver esas situaciones en otras personas y empatizar con ellas, poniéndonos en su lugar y entendiendo por qué se comportan de determinada manera. Podemos salir de nosotros mismos y ayudarles en lo que están necesitando. 
  4. Saber lo que de verdad importa. No dejar que un comentario o una apreciación nos marque para el resto de nuestra vida. Esto ocurre mucho en nuestra infancia o nuestra adolescencia, cuando una persona nos dice que no servimos para algo, o que no somos válidos. ¡Qué importante son los mensajes que transmitimos a los demás!. Pero no está todo perdido. Siempre podemos aprender a apreciar a aquellos comentarios que de verdad nos hacen sentir bien y nos ayudan a crecer como personas, y para el resto de comentarios que sólo pueden dañarnos o hacer que vayamos por caminos equivocados, aceptarlos, y no dejar que vayan más allá. Crearnos una personalidad fuerte sabiendo lo que somos, lo que sentimos y lo que necesitamos en cada momento. 
  5. Entender que los sentimientos y acciones positivas tienen un efecto multiplicador en nuestro mundo. Cuando aceptamos que somos dignos de amor y que nuestros sueños pueden cumplirse, el siguiente paso será el de dirigir nuestras acciones a crear lo que deseamos, no lo que pensamos que debemos hacer, sino lo que de verdad sentimos y verdaderamente queremos hacer. Agarrar nuestros miedos y enfrentarlos, saliendo a la calle y entendiendo que el miedo no tiene por qué paralizarnos, si no que puede ayudarnos como catalizador para tomar acción de verdad. Incluso si el primer paso que vas a dar es un pasito pequeño, reconócete el mérito y celébralo como una gran victoria. No te centres en el resultado final, observa todo el proceso y el camino que estás recorriendo, cómo vas cambiando poco a poco, dándote permiso para no ser perfecto, y haciendo cada cosa desde el amor hacia ti, hacia los demás, y hacia nuestro mundo. Reconoce tus debilidades, pero también tus fortalezas, y deja de preocuparte por el pasado que ya no está o el futuro que todavía no ha llegado: Vive y disfruta el presente y haz que suceda.

Y hasta aquí el post de hoy. He querido abrirte un poco de mi experiencia personal de crecimiento y desarrollo, porque hoy en día estoy feliz con lo que soy y con el camino que sigo recorriendo. Tengo claro que para caminarlo con menos obstáculos, llevar mi mochila llena de amor por mi misma y por los demás es el mejor combustible que puedo necesitar. Con mis imperfecciones, mis limitaciones y mis experiencias, que he ido dejando atrás, ¡he podido llenar esta mochila con tantas otras cosas que me estaba perdiendo por el camino!. Sólo espero que esta lectura pueda ayudarte a ver que no estás solo, que todos tenemos nuestras luces y sombras, pero que es parte de nuestro desarrollo personal. 

Me despido deseandote una maravillosa semana, y mucha luz y amor para tu camino. 

Con cariño, 

Carmen Muñoz.