Mi experiencia con la lactancia materna

En el post de hoy no te traigo ninguna receta, ni consejo de salud. Más bien vengo a contarte mi experiencia personal, mi vivencia con la lactancia materna. 

Me he decidido a escribir este post tan personal porque creo que puede ayudar a otras mamás o futuras mamás sobre la lactancia, aunque cada experiencia es única y muy personal. 

Quiero contarte mi experiencia, pero también transmitirte la importancia que tiene que sigas lo que tu cuerpo te indica en cada momento. Que conectes contigo misma y escuches lo que necesitas en este momento tan especial, que puede ser muy placentero pero algo duro al mismo tiempo. Decidas lo que decidas, que sea algo hecho desde el corazón.

Vamos a empezar con un poco de información práctica sobre la lactancia materna.

Hoy en día, la recomendación de la OMS es que la lactancia materna sea exclusiva (es decir, sin ningún otro tipo de alimento que no sea la leche materna) y que se realice de esta forma hasta los 6 meses. Después, se complementará la lactancia con otros alimentos pero recordando que la leche materna continuará siendo el alimento principal y el resto, sólo alimentación complementaria. La lactancia puede continuar hasta que madre o hijo quieran, pudiendo continuar hasta los 24 meses mientras complementemos con otros alimentos. 

En este momento, debo decir que aunque voy a hablar de lactancia materna, muchos de los temas de los que aquí hable, también se pueden hacer extensivos a aquellas madres que, por las circunstancias que sean, no pueden o deciden no dar el pecho. Quizás aquí encuentres ayuda o algún consejo que pueda serte útil también. Hoy en día, tenemos las leches de fórmula que son un alimento completo y adecuado para un correcto desarrollo; mi consejo es que os informéis y busquéis aquellas que contengan más alimentos nutritivos. 

Y ahora, paso a contarte mi experiencia.

Dar el pecho por primera vez: conecta contigo misma y confía en tu potencial.

lactancia materna exclusiva

Desde el momento en qué comencé a conectar con mi instinto de ser madre y mi maternidad, me empecé a plantear el tema de la lactancia. Al principio, fue algo que me preocupaba, ya que no sabía si iba a ser capaz de hacerlo: mi madre no pudo darnos el pecho y en mi familia habían pocos ejemplos de mujeres que hubieran amamantado a sus hijos (mis abuelas tampoco dieron lactancia, ni mi tía..).

Pero empecé a leer e investigar sobre el tema y me dí cuenta de que no tenía nada que ver. Además, el apoyo y la formación que recibí en el Círculo Maternal al que estuve acudiendo a cargo de Alicia Conca de Espacio Luna Roja, fue fundamental para adquirir la confianza que necesitaba para cuando llegara el momento y también, para aceptar lo que ocurriera sin ningún tipo de problema, de trauma o de sufrimiento.

Al final, tenía muy claro que quería dar el pecho, que iba a hacer todo lo que estuviera en mi mano, pero que si llegado el momento ocurría algo que se escapaba a mi alcance, no quería sufrir ni convertir algo que debe ser maravilloso en un infierno para mí y para mi pequeño. Creo firmemente que lo ideal es que en el momento de amamantar a tu bebé, lo más importante es la conexión que surge entre los dos, el contacto físico, las miradas, ese momento de intimidad y vínculo tan especial que se produce y que, en mi caso, era una verdadera expresión de cariño y amor incondicional.

He de decir que estos sentimientos aparecieron poco a poco. Había oído a muchas amigas y conocidas decir que, en el momento de parir a tu hijo, aparece ese amor y ese vínculo. En mi caso, ha sido un proceso de unos meses el reconocer y asimilar todo lo que he sentido y, para esto, poder dar el pecho a Gonzalo ha sido importantísimo para lograrlo. 

lactancia materna

¿Cómo empezó todo?

Llegó el esperado día, rompí aguas acabando de comer y me preparé para recibir a mi pequeño. Mi parto fue algo especial, supongo que como para todas las mamás que me leéis. Me sentí acompañada, escuchada y respetada en todo momento, lo que agradezco enormemente. Todo fue bien, aunque tuvieron que separarme de mi niño un tiempo ya que había que aspirar los pulmones porque no terminaba de respirar bien. Aún así, esos minutos que tuve para tenerlo sobre mi pecho, fueron suficientes para calmarnos y poder separarnos esos 15 minutos después. 

Afortunadamente, esto no supuso ningún problema, y en cuanto Gonzalo volvió sobre mi pecho, se acunó en mí y comenzó a buscar. Consiguió engancharse y mamar en la misma sala de paritorio, fue un momento.... ¡maravilloso!

A partir de aquí, tuve muchísima suerte. Enseguida empezó a salir el calostro, esa primera leche que es súper nutritiva, tanto en composición como en el aspecto emocional. Y parecía que el pequeño tomaba bien. 

Pero al día siguiente, me notaba molestias en los pezones, los tenía súper sensibles, y cada vez que iba a engancharse, ¡veía las estrellas! Aguanté así todo el día, hasta que por la tarde recibí la visita de mi prima Rocío (a la que siempre tengo tantas cosas que agradecer) y me enseñó cómo ponerme al peque en el pecho y ayudarlo a que succionara de manera correcta. ¡No puedes imaginarte qué diferencia y alivio sentí!

Era tan simple y sencillo conseguir que no doliera, que seguí practicándolo cada vez que Gonzalo mamaba y el dolor tan intenso fue desapareciendo (la sensibilidad todavía duro unos días más, pero es normal y se puede llevar sin problema). Esto hizo que aumentara mi confianza en que sí podía amamantar a mi pequeño, y así continuamos en casa. 

Con esto, quiero decirte que en muchas ocasiones no pedimos ayuda, y es fundamental que en este caso nos orienten y nos guíen. Hoy en día, casi todas las enfermeras de neonatos están dispuestas a ayudarte con la lactancia, y también hay asesoras, amigas o familiares que pueden ayudarte. No te quedes sufriendo, y habla, pide ayuda si lo necesitas. Y si llegado el momento, no puedes continuar, toma la decisión que consideres adecuada y dedícate a disfrutar de tu pequeño y de cada momento que paséis juntos, piel con piel.

El día a día con la lactancia

Ya hemos hablado de la recomendación de la OMS sobre la lactancia. Y al hecho de que sea exclusiva y hasta los 6 meses, creo importante añadir que sea a demanda. Esto quiere decir que hemos de ofrecer a menudo el pecho a nuestro hijo y aprender a interpretar las señales que nos manda para saber que quiere mamar: llevarse las manitas a la boca, llorar o sollozar, mostrarse molesto, buscar el pecho...

Al principio puede ser duro, porque a veces nos piden de manera muy seguida, y maman durante un tiempo prolongado (media hora o más) hasta que se quedan dormidos. Es normal, piensa en el esfuerzo que están haciendo para alimentarse adecuadamente. Y piensa, que todo esto es necesario para que poco a poco vaya aprendiendo cómo regular su hambre, pero que además, la leche es un alimento emocional también. Y en los primeros meses, tu bebé te necesita, te necesita mucho. Eres su sustento, su protección, todo lo que conoce, porque ha estado 9 meses dentro de tí, y sigue necesitando tenerte muy cerca. 

lactancia materna

Mi consejo es que tengas paciencia y disfrutes cada instante, que luego todo pasa muy rápido y enseguida vendrán otros cambios. 

Con el tema de amamantar fuera de casa, puede ser un problema para tí o no. Para muchas madres, es un momento de relajación y conexión con su bebé, por lo que les gusta estar en intimidad o en lugares tranquilos. En otros casos, esto no es necesario. Sea tu caso el que sea, busca aquellos lugares, sitios o recursos que te hagan sentirte cómoda. En mi caso, no he tenido problema en amamantar a mi pequeño en cualquier sitio, pero es cierto que el no necesitaba silencio ni un lugar tranquilo, por ejemplo. Si ese es tu caso, puedes buscar lugares tranquilos, salas de lactancia, o usar una gasita para ponerle a modo de cortina que lo ayude a aislarse de los demás y centrarse en tí. 

Lo que si era fundamental para mí era estar presente en ese momento, mirando a mi pequeño y estando concentrada en el y en darle todo mi amor a través de mi leche.

Y bueno, lo que puede resultar más complicado a la hora de amamantar fuera de casa, es la ropa que llevas puesta. Parece algo sin importancia, pero es mucho más cómodo si lo tienes en cuenta. Las camisetas especiales para lactancia, los escotes en V, las camisas con botones... pueden ayudarte a que sea más fácil. 

La incorporación al trabajo

Después de 5 meses y medio de maravillosa lactancia materna y de estar con mi pequeño, llegó el momento de incorporarme a mi trabajo de profesora. 

No ha sido fácil, sobre todo pasar separada de él durante 7 horas cada día y tener que trabajar a 75 kms de casa cada día. Pero el tema de la lactancia lo seguimos llevando muy bien. 

Compré un sacaleches que me funciona de maravilla (gracias María por el consejo). Concretamente, el eléctrico de Medela, ya que me convenció la forma en la que extrae la leche simulando el movimiento de succión del bebé, en dos tiempos. 

Así que aprovecho los huecos para sacar la leche que al día siguiente le darán sus abuelitos en un biberón. De nuevo, he tenido suerte de que se ha acostumbrado rápido al biberón y hace bien las tomas. 

Eso sí, al volver a casa, los dos nos buscamos rápidamente y nos sentamos a compartir ese momento tan maravilloso de nutrirnos de alimento, pero también de amor, cariño, ilusión y alegría. 

Además, hemos comenzado ya con la alimentación complementaria, aplicando el método BLW, por lo que después de esa toma, nos sentamos todos juntos en familia a compartir la comida. Y así vamos funcionando hasta ahora. 

Y hasta aquí llego. Más adelante os contaré si continuo con lactancia prolongada y cómo quiero manejar el tema del destete. 

Espero que te haya gustado y sido útil este post, y también, que me cuentes tu experiencia con la lactancia, saber si sigues con el pecho o no, hasta cuándo has amamantado, tu experiencia....

Y por supuesto, que si tienes cualquier duda, me preguntes sin problema y ver si podemos ayudarnos entre todas. 

¡Un abrazo!

Zumo verde de remolacha y manzana

¡Hola lover!

Ya comienza para mi la temporada de zumos verdes otra vez, y es que la primavera es una época fantástica para volver a integrarlos en nuestra rutina.

En este post te cuento todo sobre los beneficios de tomar zumos verdes y por qué deberías integrarlos en tu rutina diaria.

Disfruta de las propiedades depurativas de este zumo detox y aprovecha las propiedades de la remolacha para desintoxicar el hígado. Además, estarás protegida contra la anemia por su gran aporte en hierro y también aportarás a tu organismo vitaminas C y B, potasio y carotenos. Y con la pulpa sobrante de este zumo podrás preparar estas deliciosas Muffins con opción sin gluten y sin lácteos!

Zumo verde detox

El apio, ayuda a detener el crecimiento de células tumorales, así como la prevención de los radicales libres de las células perjudiciales. Baja la presión arterial y reduce el colesterol malo. Sus antioxidantes nos ayudan en casos de resfriado, gripe y neumonía y también es útil en casos de inflamación y dolor, así como para mejorar la función renal al eliminar los cálculos renales y biliares. Además, es diurético y por si no puedes recordar todas estas virtudes también ayuda con la pérdida de memoria y calma el sistema nervioso. ¿Te parecen pocas ventajas? Pues aún hay más: el apio es un laxante natural, te ayuda a mejorar la digestión gracias a que equilibra el PH del cuerpo y regula la acidez y también te ayuda a perder peso ya que reduce los antojos por el azúcar.

Por su parte, la manzana contiene pectina (que actúa de antiinflamatorio del aparato digestivo), te ayudará a regular el colesterol y la diabetes, y te surtirá de aminoácidos, azúcares y fibras. Incluso ayuda a prevenir los resfriados y gripes de temporada.

Por último, el jengibre es como un antiinflamatorio y analgésico natural, nos ayuda en las infecciones de garganta y también es muy eficaz en los casos de náuseas y vómitos en los primeros meses del. Ayuda, además, a prevenir los mareos en los viajes y las enfermedades cardiovasculares.

Y ahora, te dejo esta receta que, aunque no lo parezca por su color, es un zumo verde.

¡Disfrútalo!

Ingredientes:

  • 1 remolacha

  • 1 manzana

  • 2 ramas de apio con sus hojas

  • 1 trocito de jengibre como la uña de tu dedo gordo

 

Elaboración:

 

  1. Lavar y trocear todos los ingredientes.

  2. Pasar por el extractor re zumos, a poder ser cold press, para preservar todas las propiedades de los ingredientes.

  3. Servir y disfrutar!

 

P.D: no tires la pulpa de la manzana y la remolacha. Apártalas antes de licuar el resto de ingredientes y prepara esta deliciosa receta "Pink Muffins" que te va a sorprender.

 

 

CÓMO ALIMENTARTE PARA TENER UN EMBARAZO SALUDABLE – LA GUÍA DEFINITVA.

Por fin ha llegado ese momento que tanto habías estado esperando con muchísima ilusión: ¡estás embarazada!.

Y, de repente... ¡te asaltan miles de dudas respecto a tu alimentación!: podré comer de esto; si lo hago, hará daño al bebé; qué alimentos pueden ayudar en su desarrollo; qué tipo de dieta podría hacer...

Si te has quedado embarazada, quieres tener un embarazo saludable para tí y para tu bebé, y no sabes muy bien qué alimentación deberías llevar, este post te interesa y ¡mucho! 

embarazo y alimentación saludable

LA ALIMENTACIÓN, CLAVE PARA MANTENER NUESTRA SALUD Y LA DE NUESTRO BEBÉ.

 

Seguro que si estás embarazada ya has oído eso de que “tienes que comer por dos”. Pues lamento decirte que NO ES ASÍ. En realidad, sólo debemos de aumentar unas 300 Kcal por día y escuchando siempre lo que nos pide el cuerpo.

Porque a muchas mujeres les ocurre que, en algunos momentos del embarazo, les apetece comer de un determinado alimento. Por ejemplo, para mi el primer trimestre fue muy duro, con nauseas y mucho malestar... Y lo peor es que lo que más me apetecía comer ¡era carne!. Y digo lo peor porque, si me sigues, sabrás que no la consumo desde hace más de 4 años. Por eso te digo, que es muy importante escuchar muy bien a nuestro cuerpo, entender las necesidades que tiene que cubrir, y saber escoger los alimentos adecuados a lo que no está pidiendo. Por ejemplo, si nos pide dulce, es muy probable que no estemos consumiendo suficiente cantidad de hidratos de calidad (como cereales integrales o verduras de raíz y dulces como calabaza, boniatos...), que estemos abusando del azúcar y los productos refinados, o incluso que estemos comiendo alimentos del otro extremo, como productos muy salados (patatas chips, comida precocinada...) o abusando de productos animales. 

Lo que si es importante es que nos aseguremos de consumir 7 nutrientes que se consideran esenciales y fundamentales para el correcto desarrollo de nuestro bebé.

LAS PROTEÍNAS, MATERIA PRIMA PARA TUS CÉLULAS Y LAS DE TU BEBÉ.

Debes consumirlas durante todo el embarazo, pero serán más cruciales durante el segundo y tercer trimestre. Puedes elegir entre:

  • Las de origen vegetal, que son una opción excelente, ya que nos aportan además fibra, menos grasas saturadas y colesterol. Legumbres como lentejas, garbanzos, alubias... (aquí tienes una recopilación de recetas con legumbres) y también tempeh, tofu, seitán (si puedes consumir gluten).

  • Si decides comer proteína animal (carne, pescado, huevo...), considera comprar opciones más saludables como productos ecológicos, carnes no procesadas... y asegúrate de cocinarlas muy bien para poder eliminar bacterias que pueden ser perjudiciales en el embarazo, como la toxoplasmosis (http://www.mibebeyyo.com/enfermedades/enfermedades-en-el-embarazo/toxoplasmosis-embarazo-263) o la listeria (http://www.bebesymas.com/embarazo/la-listeriosis-en-el-embarazo). Además, evita abusar de la carne (lo ideal sería una o dos veces a la semana) y consumir más pescado o huevos. 

  • ¿Sabes dónde encontramos proteínas también? ¡En las hojas verdes! Por eso, tomar un batido verde en el desayuno, a media mañana o para la merienda es una opción ideal. Además, estaremos tomando otros muchos nutrientes necesarios, como folatos, vitaminas.... Aquí puedes ver una RECETA DE BATIDO VERDE  y aquí tienes otra.

  • Por último, los frutos secos y semillas son otra forma maravillosa de conseguir proteínas y grasas saludables para nuestro organismo. 

LA VITAMINA DE LA QUE TODO EL MUNDO HABLA EN EL EMBARAZO PERO NO CONOCEMOS MUY BIEN: ÁCIDO FÓLICO Vs FOLATOS.

Seguro que si estás embarazada ya has oído lo importante que es este nutriente para ayudar a prevenir defectos en el tubo neuronal, la columna vertebral y el desarrollo cerebral de tu bebé. La vitamina B9 o Folato, es fundamental durante todo nuestro embarazo. Pero es importante que veamos la diferencia entre la forma natural de esta vitamina (el folato) y la artificial (ácido fólico).

embarazo y alimentación saludable

Siempre podemos obtener este nutriente de forma natural, a través de ciertos alimentos, cómo son:

  • el aguacate
  • la levadura nutricional
  • el brócoli
  • los espárragos
  • los plátanos
  • todas las hojas verdes
  • legumbres
  • cereales
  • la yema de los huevos. 

Cuando lo tomamos como ácido fólico, se están refiriendo a la forma sintética que podemos encontrar en suplementos y vitaminas prenatales.

Para mí, la mejor opción siempre será la de recibir el nutriente directamente de nuestro alimento, pero debes asegurarte de incluirlos cada día en tu dieta. 

EL CALCIO: LÁCTEOS ¿SI O NO?.

Este siempre es un tema controvertido. La leche y los derivados lácteos tienen un efecto acidificante dentro del organismo, por lo que nuestro cuerpo, para compensarla, saca calcio de nuestros huesos para neutralizar esa acidez en la sangre. 

Pero como para todo, si estáis pensando en tomarlos, elegir siempre opciones ecológicas, y mejor si son de cabra o de oveja, no de vaca. Súper importante además que estén pasteurizados, para evitar posibles contagios de bacterias que puedan ser dañinas para el bebé.

Si optas por no tomar lácteos, asegúrate de tener una adecuado aporte de vegetales verdes, como coles, kale, lechugas, espinacas, acelgas, o el brócoli. También tomar algas (que además te vendrán genial para aporte de hierro, yodo y el tiroides) y semillas, como las de sésamo o de alpiste.

EL SOL COMO NUESTRO ALIADO

La vitamina D es esencial para absorber correctamente el calcio, y lo mejor para conseguirla, es ¡exponernos al sol! Así que no tienes excusa para ponerte las zapatillas y salir a pasear durante unos 15 o 20 minutos al sol para recargarte bien. Además, aprovechas para moverte un poco, hacer ejercicio cardiovascular y mejorar tu circulación. 

embarazo y vitamina D

Asegúrate de que lo recibes bien en cara, brazos y piernas, e intenta hacerlo siempre sin protector solar. En verano, hazlo en las primeras horas de la mañana y si la piel de tu cara es muy sensible, expón sólo brazos y piernas usando una gorra o sombrero. En invierno, puedes aprovechar las horas de sol que sientan estupendamente para entrar en calor.

Igualmente, si tus niveles de vitamina D son muy bajos, puedes tomar un suplemento durante el embarazo.

EMBARAZADAS MÁS FUERTES QUE POPEYE

Y es que en el embarazo, casi debemos doblar la ingesta de hierro, para prevenir la anemia y también para llegar fuertes al parto. Si quieres conseguirlo de manera vegetal, lo encuentras en:

  • Las pipas de girasol.
  • Alga espirulina y clorella.
  • La hierba de trigo (no contiene gluten).
  • Legumbres como lentejas y garbanzos.
  • El perejil.
  • El polen de abeja.
  • Los dátiles.
  • Y por supuesto, ¡las espinacas!. Puedes ponerlas en tus batidos verdes, aunque es conveniente que vayas rotando las hojas verdes que utilizas cada día.

No olvides acompañar estos alimentos de vitamina C para favorecer su absorción, añadiendo por ejemplo, a unas lentejas pimiento rojo o algunas hojas verdes, zumo de limón o naranja...

EL PAPEL DE LOS ÁCIDOS GRASOS OMEGA 3

El Omega 3, ácido graso esencial también conocido como DHA, es muy importante en el embarazo para el desarrollo del sistema nervioso. Aunque una de sus principales fuentes es el pescado azul (caballa, atún, salmón...) también hay que considerar que muchos de estos alimentos pueden contener metales pesados como el mercurio. Por eso, encontrar otras fuentes más “limpias” de conseguirlo es otra opción que podemos combinar.

  • Frutos secos.
  • Semillas, como las de chía o lino.
  • El aguacate.
  • Las algas.
  • Cápsulas provenientes de algas (no de aceite de pescado). 

LA VITAMINA B12

Al igual que los folatos o Vitamina B9, es fundamental en el embarazo para prevenir defectos en el tubo neural del feto. En dietas veganas poco equilibradas podemos encontrar carencias de esta vitamina, por lo que sería interesante encontrar un suplemento de calidad para garantizar el aporte necesario.

Aunque hoy en día, en dietas no vegetarianas, también encontramos personas con carencias de esta vitamina, por lo que sería recomendable analizar cómo está en nuestro organismo y suplementar también si hace falta, aunque llevemos una dieta en la que sí nos alimentemos de productos animales. 


embarazo consciente

Y hasta aquí te dejo esta guía para que tengas información y puedas decidir qué alimentación será más saludable y equilibrada para tu embarazo. Va a ser una etapa maravillosa, así que ¡asegúrate de disfrutarla al máximo!.

Por mi parte, sólo pedirte que si te ha sido útil este artículo, me ayudes a compartirlo para que pueda llegar a más gente. Ya sabes, “tener información nos hace más libres”.

Te deseo un maravilloso embarazo consciente y lleno de alegrías. 

Mi post más personal: a 3 días de cumplir mi embarazo.

Será que se acerca el final de año...

Serán mis hormonas que me tienen hipersensible y conectada a mis sentimientos...

Serán mis emociones a flor de piel...

O será que me quedan a penas 3 días para salir de cuentas...

Pero me apetecía mucho compartir esta experiencia personal contigo. Por eso, voy a intentar abrirte mi corazón en este post, intentar resumir lo que para mí ha llegado para revolver mi vida y dar un giro de 180º. Algo que hacía tiempo pensaba que jamás iba a ocurrir (aunque en cierto modo, nunca tiré la toalla del todo...). 

De 38 semanas

De 38 semanas

No sé si seré capaz de explicar con palabras toda esta oleada de emociones, pero seguro que tú sabrás entenderme, ponerte un poquito en mi lugar, y sobre todo, encontrar ese mensaje que quiero reflejar:

Cuando perseguimos nuestros sueños, nos enfocamos, nos cuidamos, nos amamos, y damos forma a nuestras intenciones, al final, de una manera o de otra, encontramos aquello que tanto deseamos. 

Todo empezó hace mucho tiempo... Si ya has leído el Sobre Mi de la página, sabrás que arrastraba un largo historial de problemas de salud, conflictos internos, falta de confianza y autocuidados... Y claro está, todo mi sistema hormonal también estaba muy dañado. Tenía problemas de tiroides, que tarde mucho tiempo en poder controlar, y mi menstruación se retiró durante un periodo de casi 5 años... Te puedes imaginar cómo me sentía en muchas ocasiones. 

Para mí, encontrar apoyo en mis seres queridos fue fundamental, aunque también me encontré con decepciones de personas que quería...

Con el tiempo comprendí que, no podemos vivir esperando recibir de los demás, y que es mucho mejor dar sin esperar nada a cambio.

Esa fue una de las cosas que empezaron a cambiar en mí y que me hicieron comenzar a ver la vida de otra forma. Y nunca tendré palabras para agradecer a toda esta gente que estuvieran a mi lado:

  • Mi pareja, que siempre ha estado ahí, pasara lo que pasara y viniera lo que viniera, sujetándome, siendo mi gran apoyo (aunque él muchas veces piense que la fuerte soy yo...).
  • Mi madre, que siempre ha creído en mí, ¡por muy locas que parecieran mis ideas! y a la que creo que he contagiado algo de esa locura también.
  • Mi familia, por supuesto, que nunca dejó de confiar en mí y, les gustara más o menos, respetaron todas mis decisiones.
  • Mis verdaderos amigos, y personas muy especiales que han ido apareciendo en mi vida durante estos años, que me aportaron mucho más de lo que quizás ellas se imaginen.
  • Y también, toda esta comunidad de personas que he ido encontrando desde que me metí a fondo en todo el tema de la salud y la nutrición, desde que inicié mi primer blog hasta ahora, de la que tú también formas parte. Personas con una visión del mundo como un lugar maravilloso y lleno de amor, dónde poder compartir sin necesidad de competir, que tienen ganas de cambiarse a sí mismas para cambiar su entorno más cercano, y que aportan su granito de arena a esta revolución saludable que ha comenzado. Por eso, agradezco siempre todos vuestros mensajes, vuestros comentarios, sugerencias, opiniones... Porque creo que somos una maravillosa comunidad que está consiguiendo un efecto llamada para lograr un mundo mejor. 

Creo que ¡podría seguir agradeciendo eternamente! Porque es otra de las cosas que me ayudo a levantarme cada día con ilusión y con ganas de seguir trabajando por mis propósitos

Embarazo consciente

Pero quería contarte como, finalmente, un día, el milagro llegó. Contra todo pronóstico, ya que mis análisis decían que mi reserva ovárica era prácticamente nula y que tendría que ir a donación de óvulos para poder quedarme embarazada algún día. Pero llegó... Después de muchos años pensando que nunca podría experimentar esa maravillosa virtud que la naturaleza nos ha regalado a las mujeres, la de poder crear y dar vida. De repente, ahí estaba. 

Desde el momento que vi aquel positivo en el test de embarazo, pude sentir la vida dentro de mí. Incluso si lo pienso, creo que antes también podía sentirlo, pero mi mente "racional" que me decía que era imposible, era más fuerte que los mensajes de mi cuerpo y no me dejaba verlo. ¡Qué importante es sentir y escuchar lo que el cuerpo nos tiene que decir!. Esa sensación no se olvida en la vida. Creo que ese momento, junto con la primera vez que escuchamos su corazón, han sido dos de los momentos más especiales de todo el embarazo.

Pero ¡qué digo! ¡Han habido muchos más momentos especiales también!. Pero es cierto que hay cosas que se quedan grabadas en tu memoria y que nunca podrás olvidar. Supongo que será lo que ocurra en el momento de poder tener aquí a nuestro pequeño. Y aunque afronto la llegada del parto con una mezcla de emociones y sentimientos a cual más contradictorio, sé que será un momento súper especial, que nunca podré olvidar. Creo que es el mayor acto de amor que puede hacerse, y será especial poder hacerlo juntos: mamá y bebé en conexión, trabajando unidos con la misma energía, con papá al lado transmitiéndonos toda su fuerza, apoyo y amor.

También, soy muy consciente de estar abierta a la experiencia, y de aceptar lo que venga. Está claro que todas las mujeres soñamos con un parto ideal, con cómo nos gustaría que fuera, además de que fuera rápido y no nos doliera, ¡claro!. Pero el otro día me quedé con una frase que decía una madre en un vídeo que vimos en el Círculo Maternal al que he estado acudiendo. Tampoco tendría palabras para agradecerle a Alicia de Espacio Luna Roja todo lo que nos ha enseñado y regalado, las vivencias que hemos compartido, y la oportunidad de haber creado un círculo de mamás maravilloso. Esta madre, venía a decir algo así como que no hay que enfrentarse a ese dolor, sino transformarlo en sensación, en conectar con tu cuerpo y con tu bebé, aceptar lo que viene y dejarte llevar, porque somos un milagro de la naturaleza, de Dios o del Universo, llámalo como quieras, pero está en nuestro instinto más puro y en nuestra propia naturaleza. 

Y bueno, ¡no sé que pasará!. Pero mi mayor certeza es que será inolvidable. Como me dijo una vez una persona muy especial:

"el momento de tener a tu niño en brazos es sentir como Dios te toma de la mano y te dice: Aquí está tu mayor regalo de vida"

Espero poder contarte muy pronto esta experiencia. Aunque ahora afronto el nuevo año de una manera diferente. Mis prioridades durante estos primeros meses van a cambiar y además, estaremos viviendo un periodo de adaptación que pienso que necesita de toda mi conexión y atención

Pasaré a saludarte, eso seguro, pero no con la misma intensidad que en estos últimos meses. Aunque no quiero adelantar nada, sólo decirte que, si me ves un poco desaparecida, o echas de menos mis cosas por las redes, ya sabes que es porque estaré trabajando en otro proyecto de mi vida, que para mí, ¡va a ser muy grande!

Te deseo una feliz salida de año y una maravillosa entrada en el 2017. Y también, que sigas luchando por tus sueños, que sigas trabajando por lo que crees, y no te dejes vencer pensando que algo es imposible. Quizás, sólo tengas que cambiar de perspectiva y seguir adelante.

Muchas gracias por estar ahí.

¡Un fuerte abrazo con todo mi corazón!

Pan de especias vegano

¡Hola lovers!

Hoy paso por aquí para dejaros esta rica receta que compartí en las redes sociales hace una semana y que al parecer os gustó bastante.

Pan de especias vegano

Es un pan de especias, no un bizcocho, y lo comento porque a veces nos choca eso de que: ¡un pan nos sepa dulce!. Pero está riquísimo para tomar en el desayuno o la merienda, así sin más, o acompañado de un poco de mermelada casera, o de tu crema favorita de frutos secos o, por qué no, de una rica crema casera de chocolate. 

Además, para esta época del año, el otoño, es ideal, porque ya nos apetecen cosas que den más calor al cuerpo, y las especias que lleva la receta nos ayudan con esto. Podéis modificarlas y variarlas a vuestro gusto, como siempre os digo, ¡es cuestión de experimentar!.

Y lo mejor, es que es un pan muy rico y saludable, porque todos los ingredientes que lleva son naturales y no refinados. Además, tenéis la opción sin gluten y vegana. 

No me enrollo más, aquí te dejo con la receta. ¡Espero que te guste! Y si te apetece, puedes dejarme un comentario para qué me digas qué te parece, si cambiarías algo de la receta, o cualquier duda o pregunta que tengas. Y para hacerme más feliz, puedes compartirla en redes sociales, como facebook, instagram, twitter o pinterest. ¡Muchas gracias por tu ayuda y por leerme!

Un embarazo saludable :) Sígueme por Instagram

Un embarazo saludable :) Sígueme por Instagram

Ingredientes (para un molde de plumpcake)

  • 120 gr de azúcar de coco o melaza de arroz (podéis añadir más si os gusta más dulce, para mí, así es suficiente).
  • 130 gr de bebida vegetal (utilicé soja que quería gastar).
  • 50 gr de miel orgánica sin refinar.
  • Opción vegana: Un plátano grande, machacado, o dos cucharadas soperas de lino molido con agua, para que sustituya al huevo. / Si comes huevo, entonces pon 2 unidades. 
  • 300 gr de harina semi-integral de espelta / Opción sin gluten: 300 gr de mezcla de harinas sin gluten, yo suelo utilizar harina de arroz, maicena o almidón de patata, y trigo sarraceno + 1 cucharada sopera de psyllum en polvo.
  • 1 sobre de levadura química.
  • Especias: 1 cucharadita de anís molido en mortero, 1/4 cucharadita de clavo en polvo, 2 cucharaditas de canela molida, 1 y 1/2 cucharadita de jengibre en polvo, 1/4 cucharadita de pimienta molida, las semillas de dos vainas de cardamomo molidas en mortero.

Preparación (10' minutos para la mezcla y unos 35 - 40' de cocción en el horno).

  1. Precalienta el horno a 170º.
  2. Muele las especias en un mortero o batidora potente, y mézclalas con las que ya tenías molidas. Reserva.
  3. Pon en un bol el azúcar o melaza, la bebida vegetal un poco caliente y la miel, y mezcla bien para que se deshaga todo. Deja enfriar.
  4. Mezcla las harinas, con la levadura química y las especias. Reserva,
  5. Bate en un bol los huevos o tu mezcla vegana con la bebida vegetal endulzada, hasta que quede una mezcla espumosa. Ve añadiendo poco a poco la mezcla de harina y especias mientras sigues batiendo. Queda con una textura parecida a la masa de un bizcocho, pero un poquito más espesa (no demasiado).
  6. Forra un molde de plumcake grande con papel de hornear o píntalo bien con aceite de oliva o de coco para que no cueste luego desmoldar. Añade la masa.
  7. Hornea durante unos 35 o 40 minutos a 170º. Vigila que no se queme por arriba y pínchalo en el centro para comprobar que esté cocido por dentro (el palo debe salir limpio).
  8. Una vez esté listo, desmóldalo con cuidado y déjalo enfriar en una rejilla.