COOKIES DE CHOCOLATE

¡Hola Lover!

Hoy paso a dejarte una receta que en pocas palabras, es BRUTAL. De verdad, si te gustan las cookies de chocolate, éstas van a formar parte de tus próximos horneados. 

Son fáciles de hacer, sin gluten y sin lácteos. Tampoco he utilizado azúcar refinado para hacerlas, por lo que pueden ser una opción más saludable y nutritiva. Si utilizas el azúcar de coco, estarás reduciendo considerablemente la carga glucémica de estas galletas, por lo que no sobrecargarás a tu torrente sanguíneo de un pico de azúcar. 

Además, son ideales para hacerlas y disfrutarlas después con los peques de la casa. Les van a encantar, ¡ya me lo dirás!

No me enrollo más, y aquí te dejo con la receta. Las cantidades son para unas 12 cookies bien grandes y gorditas, pero puedes hacerlas más pequeñas si lo deseas. Lo único es que tendrás que reducir algo el tiempo de horneado para que no se quemen o queden demasiado duras. 

¡Cuéntame si las has hecho y os han gustado!

Cookies de chocolate sin gluten sin lácteos sin azúcar refinado

Ingredientes (para 12 cookies grandes):

  • 2/3 taza / 80 gr de harina de trigo sarraceno
  • 1/2 taza / 50 gr de copos de avena
  • 1/3 taza / 70 gr de harina de coco
  • 1/3 taza coco rallado
  • 1 cuchara s de semillas de sésamo
  • 1/2 cucharadita de levadura química o bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de vainilla en polvo
  • Una pizca de sal
  • 1/2 taza de manteca de coco o aceite de coco (que esté líquido)
  • 1 huevo XL
  • 1 taza / 120 gr de azúcar de coco (o panela)
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 70 gr de chocolate negro troceado (mínimo 70% de cacao)
cookies de chocolate sin gluten sin lácteos sin refinados

Elaboración:

  1. Precalienta el horno a 200ºC. Y prepara una bandeja con papel de hornear.
  2. Derrite la manteca o aceite de coco a fuego suave y deja enfriar un poco.
  3. Mezcla todos los ingredientes secos en un bol.
  4. Pon en otro bol el huevo y el azúcar de coco, y bate para mezclar bien. Añade la manteca o aceite derretido y el sirope de arce y mezcla bien de nuevo.
  5. Añade a este bol la Mezcla de los ingredientes secos, poco a poco, y ves removiendo con una espátula o cuchara. Se formará una pasta bastante densa.
  6. Añade el chocolate trozeado e integral o bien en la mezcla.
  7. Humedécete las manos un poco, y ves tomando trozos de masa para hacer bolitas del tamaño de una pelota de golf. Ves aplastándolos ligeramente y colocándolos en la bandeja dejando espacio entre las galletas, ya que crecen.
  8. Hornea durante unos 15 - 20 minutos, hasta que estén bien doradas, saca del horno y déjalas reposar en la bandeja. Si haces cookies más pequeñas, quizás tengas que reducir el tiempo de horneado.
  9. Puedes guardarlas en un bote de cristal o en un tarro hermético.

Galletas de Espelta con especias

Hola a todo el mundo! ¿qué tal van estas fiestas?. Yo personalmente disfrutando mucho, de amigos, familia, cocina... pero con poco tiempo para compartir por aquí varias cosas que he ido preparando para acompañar estas fechas con algún dulce sin azúcar, lácteos ni huevos.

Así que hoy os quiero dejar una receta muy sencilla, que a mi me encanta preparar en Navidad porque su sabor ayuda a calentar internamente debido a las especias que llevan. Son galletas de jengibre y canela, que es la mezcla que más me gusta a mi, pero también se pueden añadir otras que os gusten. Lomejor, es que podéis prepararlas en familia, con niños pequeños si hay en casa, y cortarlas con diversas formas o decorarlas si sois manitas! Al final, conseguiréis un dulce sano, equilibrado, y que podéis tomar en desayunos, meriendas, sobremesas... Pero con moderación ¿eh?, que con esta receta os salen un montón de galletas!

Ingredientes:

  • 100 ml de aceite de oliva.
  • 100 ml de leche de arroz, o de almendra, o cualquier otra.
  • 1 huevo de gallina feliz o su sustituto vegano (1 cs de lino molido mezclado con 2 cs de agua).
  • 100 gr de melaza de arroz.
  • 400 o 450 gr de harina integral de espelta/ SIN GLUTEN: mezclar harina de arroz, trigo sarraceno y maicena.
  • 1 cucharadita de impulsor o bicarbonato.
  • Un pellizco de sal.
  • Dos cucharaditas de canela molida y otras dos de jengibre en polvo ( pero también podéis añadir clavo, nuez moscada, pimienta, vainilla... dependerá de si podéis permitiros tomar más especias o no).
  • Jengibre confitado* (opcional)

Preparación:

1. Mezclamos por un lado los ingredientes secos: la harina (poner primero 400 gr y reservar algo más por si tenéis que ir añadiendo después al amasar), el impulsor, la sal y las especias; por el otro, los líquidos: aceite, leche vegetal, el huevo y la melaza. Batimos estos últimos bien hasta que quede todo bien mezclado y, a continuación, vamos incorporando los ingredientes secos poco a poco. Mientras vamos amasando (yo primero me ayudo con una cuchara, y continúo luego con las manos). La masa que debe quedar es muy manejable y se obtiene con bastante facilidad. Si lo veis necesario, incorporar algo más de harina para que quede una masa perfecta. Y si la mezcla es sin gluten, ir añadiendo poco a poco hasta que consigáis una mezcla que se pueda estirar sin romperse.

2. Una vez lista, la dejáis reposar unos 10 minutos en un sitio fresco. Al pasar el tiempo, la estiramos con un rodillo en una superficie enharinada para que no se pegue y ya pasamos a cortarla con diversos moldes (yo esta vez he utilizado un montón que tenía por estrenar!). Vamos colocando las figuras en las bandejas del horno, sobre papel vegetal, y horneamos a 180º en modo aire, durante aproximadamente unos 10 minutos, dependiendo del tamaño de las galletas.

3. Cuando estén bien cocidas, dejarlas enfriar en una superficie y guardarlas después en una lata o caja de galletas. Aguantan bastante tiempo!

* Si queréis incorporar jengibre confitado, lo picáis en trocitos pequeños y lo incorporáis a la masa para que se mezcle bien. Recordar que es mejor que utilicéis uno de calidad, ya que la mayoría llevan azúcar. La verdad es que aporta un sabor delicioso a estas galletas.

Si os ha parecido buena la receta, animaos a probarla, darle un me gusta en las redes sociales y compartirla para que la disfrute más gente!! Feliz Navidad!!

Mantecados veganos de aceite de oliva (made in Yecla)

Buenos y fríos días!

En este puente de Diciembre en Yecla (una ciudad del norte de la provincia de Murcia y que mucha gente no sabe muy bien donde ubicar.. jeje), celebramos nuestras fiestas patronales. Y como bien sabéis, toda fiesta popular, de folclore, o llámala cómo quieras, siempre va unida a esa rica gastronomía característica de una zona. Anteriormente, os presente un dulce típico del mes de febrero, que ya decían las abuelas que curaba el dolor de garganta, por lo que si es sabiduría popular y ancestral, tendréis que probar... Era el Pan Bendito de San Blas por si os animáis o queréis curaros esos males invernales.

Bueno, pues volviendo a esa gastronomía típica de fiestas y tradiciones, hoy os dejo una sencilla de receta de mantecados de aceite de oliva. Sí, sí... Cómo lo leéis! Sin esa manteca animal que tan perjudicial es y que además los convierte en una deliciosa opción 100 % vegana para aquellos/as que no consumen derivados de los animales. Tampoco llevan ni lácteos, ni azúcar refinada.

Aunque es una opción muy saludable por llevar aceite de oliva de calidad, recordar que no debéis daros el gran atracón! Que luego os ponéis malos de tanto comer y para eso no hay pan bendito que lo cure...!

Espero que os animéis a probarlos ya que para las próximas fiestas navideñas que se acercan también son una deliciosa opción.

Ingredientes (para aproximadamente 35 unidades)

  • 250 ml de Aceite de oliva virgen extra de primera prensión en frío.
  • Corteza y ralladura de naranja y limón.
  • Melaza de arroz.
  • 2 cucharadas de postre de canela (opcional).
  • Sésamo, almendra, piñones... para decorar.
  • Harina la que admita. Podéis utilizar diversas, incluso mezclar algunas, yo por ejemplo esta vez he puesto una parte de harina de trigo manitoba (que es una harina de fuerza) y de espelta integral.

Preparación (20 - 25 minutos)

1. Primero de todo, ponemos el aceite de oliva a calentar con un trozo de corteza de naranja y otro de corteza de limón, a fuego muy suave para que lo haga poco a poco y no se llegue a quemar. Cuando veamos que va perdiendo su densidad natural y empieza a estar más líquido, apartamos del fuego y dejamos enfriar.

2. Cuando ya esté a temperatura buena, retiramos las cortezas, añadimos la melaza al gusto (yo pondría aproximadamente unos 125 ml y salen bien dulces para mi) y la mezclamos bien con el aceite hasta que quede todo bien ligado. Incorporamos las ralladuras de naranja y limón, y si queréis la canela también (para mí les da un toque especial, aunque yo siempre pongo sólo en la mitad de la masa para tener más variedad).

3. Ahora es el momento de incorporar la harina poco a poco, mientras vamos amasando, ya que tendréis que ir poniendo la que admita la masa. Es una masa que queda algo arenosa, pero no pegajosa, por lo que se puede trabajar bien. Una vez esté lista (controlar que no quede muy aceitosa), vais cogiendo pegotes y le vais dando forma con vuestras manos, apretándolos para que queden más compactos. Los colocáis en una bandeja de horno con papel vegetal. Antes de hornear, podéis decorarlos con sésamo, la almendra troceada o laminada, o cualquier cosa que se os ocurra.

4. Ponemos en el horno precalentado previamente, a 180º, durante unos 10 - 15 minutos. No los horneéis demasiado que se pueden quedar con una textura un poco más crujiente al llevar la melaza.

5. Sacar y dejar enfriar antes de moverlos porque se pueden romper.

Podéis degustarlos con otro de nuestros dulces típicos, los Libricos, que son unas obleas con miel, así de simples pero deliciosas. Mi próxima idea es hacerlos con melaza... ;)

Tarta de la abuela - Chocolate y galletas

Hace poquitos días que inicié una nueva etapa en mi vida, la treintena! Y cómo a nadie le amarga un dulce, decidí preparar una tarta especial para poder soplar mis 30 velas. No pude evitar acordarme de esa rica tarta que muchas veces comí en mi niñez, y preparé (no siendo tan niña...) junto a mi prima Rocío. De los olores que inundaban la cocina mientras se preparaba y que hoy todavía siguen grabados en mi mente. O de tantos momentos magníficos que compartí con gente maravillosa mientras repartíamos los últimos trozos de esta tarta.

Así que, sin más preámbulos, os dejo la receta adaptada a una alimentación consciente y saludable. Espero que la disfrutéis tanto como yo lo he hecho (puedo confirmaros que no he dejado ni las migajas!).

Ingredientes:

  • Un paquete de galletas integrales de espelta, de maíz o cualquier otro cereal (yo utilizo las de la Finestra, que no llevan azúcares, ni grasas trans, ni huevos, ni lácteos o derivados).

  • Café de cereales.

  • 1 litro de leche de arroz o avena.

  • 3 cucharadas soperas de cacao en polvo ecológico o de algarroba en polvo.

  • Canela (opcional).

  • 3 o 4 cucharadas soperas de melaza de arroz (al gusto).

  • 1 cucharada sopera de agar en polvo.

  • 2 cucharadas soperas de arruruz o kuzu.

tarta vegana

Preparación: (la mayoría ya lo sabréis!)

1. Preparamos el café de cereales, aproximadamente una taza grande. Dejamos que enfríe un poco ya que así las galletas no se nos deshacen.

2. Mientras, preparamos el chocolate, mezclando todos los ingredientes excepto el kuzu. Ponemos a calentar en un cazo y hervimos durante aproximadamente unos 8 o 10 minutos para que el agar se disuelva bien.

3. Diluimos el kuzu en un poco de leche de arroz fría y añadimos al chocolate para que espese. Vamos removiendo constantemente para que no se formen grumos. Reservamos.

4. Y lo más divertido, a montar la tarta. Seleccionamos un molde que nos guste, y vamos empapando bien las galletas en el café de cereales y colocándolas en la base del molde, que quede todo bien cubierto por las galletas. Podemos partirlas por la mitad si fuera necesario ya que luego quedan todas unidas.

5. Una vez hecha la capa de galletas, ponemos una capa de chocolate, que extenderemos bien. El grosor va en gustos!. Iremos repitiendo el proceso, alternando capa de galletas remojadas en café y capa de chocolate, tantos pisos como queráis! (yo en esta hice tres capas de galletas). La última capa será de chocolate, la cubrís bien y la dejáis enfriar.

6. Una vez fría podéis decorarla con coco rallado, almendras, o lo que se os ocurra.

Esta tarta encanta a los niños, y al no llevar el café normal pueden consumirla sin problemas.

Otra versión es hacerla con una moka, que se preparará de la misma forma que el chocolate pero cambiando el cacao por café de cereales (unas 5 cucharadas soperas si os gusta con bastante sabor a café) y mojando las galletas en leche. En esta versión, a mi me gusta acabar la última capa de arriba con chocolate también, la combinación de moka y chocolate es irresistible para mi!