HUMMUS DE REMOLACHA

¡Hola lover!

Si me sigues por las redes sociales, sabrás que soy muy fan de tener cosas preparadas en la nevera. Si cuando cocinas determinados alimentos haces más cantidad (como legumbres, cereales...) o aprovechas que enciendes el horno para preparar varias cosas a la vez, ocurre esto: que te montas una deliciosa comida o cena al más puro estilo healthy fast food.

Seguro que ya has oído hablar de esta técnica que se conoce como Batchcooking o Meal Prep, pero por si es la primera vez que la oyes, te dejo una muestra de cómo la pongo en practica. 

En este caso, he preparado un bol con:

Batchcooking hummus remolacha
  • canónigos con levadura nutricional y semillas de cáñamo
  • 1/2 aguacate con chile
  • boniatos y coliflor horneados con especias (los tenía previamente horneados y guardados en la nevera en un recipiente de vidrio)
  • chips de boniato morado y naranja (también los hice aprovechando el horno)
  • bastoncitos de zanahoria para mojar y
  • hummus de remolacha con tostas sin gluten (suelo preparar gran cantidad y así puedo ir haciendo elaboraciones durante toda la semana, como esta maravillosa pizza sin gluten)

Así que además de contarte algo sobre este método de planificación que me encanta, aprovecho y te dejo la receta del hummus para que la pruebes, ¡estoy segura que te va a encantar! 👏🏼😋 Y a los peques de la casa también, les llama mucho la atención su color, es una fuente importante de proteínas vegetales y grasas saludables y les gusta mucho en el pan o mojado en crackers.  

Ingredientes:

  • 400 grs de garbanzos cocidos
  • 30 grs de zumo de limón (aproximadamente uno entero)
  • 25 grs de agua
  • 30 grs de tahini tostado
  • 45 grs de aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 o 2 dientes de ajo, sin la simiente de dentro para que siente mejor
  • 1 trozo de remolacha cruda del tamaño de tu dedo gordo
  • una pizca de curry en polvo (opcional) 

Elaboración:

  1. Pon todos los ingredientes en una batidora potente o procesador de alimentos. Tritura bien hasta conseguir una textura cremosa y sin grumos. 
  2. Puedes servir con un chorlito de aceite de oliva por encima y sésamo negro 😋


Cuéntame si te animas a probarla y enséñame una foto por redes sociales etiquetándome o con el hashtag #lovinglavidasana 

FALAFELS SIN GLUTEN

¡Hola lover!

Hoy te traigo esta receta que tanto éxito tuvo en las redes sociales el otro día. 

falafel sin gluten vegano

Los falafels, son una especie de croquetas que se hacen de garbanzos. Son muy típicas de países mediterráneos y orientales, y es un plato que gusta a todo el mundo. Una excelente forma de dar a comer legumbres a los más pequeños de la casa (y algunas veces, a los no "tan pequeños" pero que se resisten a comerlas...).

Es una receta sencilla, pero tienes que ser previsora ya que necesitarás dejar en remojo los garbanzos durante al menos unas 8 horas. Yo suelo dejarlos toda la noche y parte de la mañana, así quedan más jugosos después.

La forma tradicional de prepararlos es friéndolos, pero si te apetece una versión más saludable, prepara una bandeja de horno con papel de hornear, pincela los falafels con un poco de aceite de oliva virgen extra y hornea a 180º durante unos 10 - 15 minutos por cada lado, hasta que se doren.

¡Aquí te dejo con la receta! No olvides compartirla y si te animas a prepararla, ¡enséñame cómo te queda por las redes sociales! Me hace súper feliz ver vuestras fotos y compartirlas con el resto de lovers de esta maravillosa comunidad que hemos creado. 

Ingredientes: 

  • 250 gr de garbanzos secos (puestos en remojo mínimo unas 8 horas)
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • 75 gr de cebolleta 
  • 3 ramitas de hojas de perejil fresco 
  • 3 ramitas de hojas de cilantro frescas 
  • 1/2 cucharadita de levadura química en polvo 
  • 1/2 cucharadita de curry en polvo 
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo 
  • 1 cucharadita de sal marina
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Harina sin gluten (arroz, avena...) o pan rallado sin gluten 

Elaboración:

Falafel sin gluten
  1. Poner los garbanzos en remojo con bastante agua filtrada, al menos durante 8 horas. Cuanto más tiempo estén más hidratados estarán y quedarán más jugosos los falafels
  2. Pica la cebolleta, el ajo, el perejil y el cilantro, lo más picado que puedas en el procesador de alimentos o batidora. 
  3. Incorpora al procesador de alimentos los garbanzos escurridos, el curry, el comino, la levadura química y la sal. Tritura hasta conseguir una masa densa pero sin importar que quede algún grumo.
  4. Colócala en un bol, tápala con film y deja reposar unos 30 minutos en el frigorífico. 
  5. Si la masa está un poco blanda, añade un par de cucharadas de harina y mezcla bien. 
  6. Forma bolitas con la masa y ves dándoles forma de medallón. Si quieres, pásalas por harina o pan rallado. 
  7. Pon a calentar el aceite en una sartén y fríe los falafels hasta que se doren. También puedes hacerlos en el horno, pincelándolos con aceite de oliva y horneando sobre papel de hornear, a 180 grados durante unos 10 - 15 minutos por un lado, y otros 10 por otro, hasta q se vean dorados. Al horno quedarán un poco más secos pero igualmente de deliciosos. 

Potaje dulce de garbanzos

El otoño comienza a marcar un cambio en los alimentos y en la forma en los que los cocinamos. Las cocciones cortas y frescas dan paso a otras más largas, que nos aportan más calor, concentración y nos refuerzan. De esta forma, podemos empezar ese recogimiento interior que nos prepara para afrontar el invierno.  Así, podemos utilizar salteados largos, estofados, potajes, cocina a presión, brasas y horno, sin abusar mucho de este último en la preparación de productos horneados como galletas o panes muy secos. 

El otoño se relaciona en medicina oriental con el elemento metal, el cual queda representado en nuestro cuerpo por pulmones e intestino grueso. Es importante nutrirlos adecuadamente a través del alimento para mantenerlos estables y fuertes, permitiéndonos por tanto afrontar las situaciones de frío de la próxima estación.

Los alimentos más adecuados para esta época serían cereales integrales, sobre todo arroz integral de grano corto, legumbres como lentejas o garbanzos (verano tardío), sopas, miso, verdura verde e incluso algo picante (rábanos, berros...) y sobre todo dar mucha importancia al dulzor tan delicioso que nos aportan las verduras redondas y de raíz de esta temporada: calabaza, col, cebolla, zanahoria, chirivía...). Con todos estos productos podemos elaborar comidas deliciosas y nutritivas que nos reconforten, nos den centro y estabilidad, y nos refuercen.

La receta que os propongo hoy es tan sencilla de hacer pero a la vez tan dulce y reconstituyente que seguro la incorporaréis a vuestras recetas para utilizar de forma ocasional. Ya me diréis! Espero que os guste y os endulce

Ingredientes (para 4 personas):

  • 250 gr de garbanzos puestos a remojo la noche anterior con un trozo de alga kombu, o un bote de garbanzos cocidos asegurándonos que sean ecológicos y no lleven en su preparación conservantes.
  • Verduras redondas y de raíz: yo he puesto zanahoria, cebolla, calabaza, y también un poco de calabacín.
  • Aceite de oliva virgen extra de 1ª prensión en frío.
  • Sal marina herbamar o añadir hierbas a tu gusto, como cebollino, perejil...
  • Laurel.
  • Comino (si no hay limitaciones de utilizar especias).

Elaboración

1. Preparamos en una olla exprés los garbanzos de la siguiente forma: tiramos el agua de remojo, ponemos el alga kombu en la base de la olla, añadimos los garbanzos y cocinamos hasta que queden tiernos (el tiempo dependerá del tipo de olla que utilices). Reservamos. Podemos cocerlos por la noche y así tenerlos listos para al mediodía poder ir más rápido. Si utilizamos garbanzos de bote sólo habrá que abrir, enjuagar bien y reservar.

2.Partimos las verduras en trozos grandes. Salteamos una cebolla en un poco de aceite, a fuego suave y tapada, y con una pizca de sal marina para que ayude a sacar su dulzor natural. Para restricciones en uso de aceite se pondrá en crudo junto con las otras verduras. Una vez esté bien cocinada, añadiremos el resto de verduras, el laurel, un poco de camino, y las hierbas. Mezclaremos bien y pondremos agua que no llegue a cubrir las verduras. Cocinaremos a fuego suave durante aproximadamente 25 o 30 minutos. En los últimos diez minutos de cocción añadiremos los garbanzos, rectificaremos de sal al gusto, y dejaremos finalizar la cocción. Debemos estar pendiente de que no queden sin agua y se cocinen muy lentamente.

3. Servir caliente y disfrutar.