Qué es un Health Coach y cómo puede ayudarte con tus molestias digestivas

Este post tenía muchas ganas de compartirlo contigo para que puedas salir de dudas sobre qué es un Health Coach y cómo puede ayudarte a manejar tus molestias digestivas o tu síndrome de intestino irritable.

En primer lugar, empezaré definiendo brevemente qué es el COACHING, esa palabra que se ha puesto tan de moda últimamente pero que, en muchas ocasiones, no sabemos muy bien en qué consiste… El coaching o “entrenamiento” en castellano, es un proceso por el cual un “coach” o “entrenador” te guía y acompaña para que alcances tus objetivos. Te pongo un ejemplo que verás muy claro: en el mundo del deporte, sería el entrenador del deportista, que no sólo enseña las técnicas para poder lograr sus metas deportivas, sino que está también ahí como motivación, apoyo, guía…

Health coach, salud intestinal, SII, FODMAP

Entonces, respecto al Health Coaching, ¿de qué estamos hablando?

Pues igualmente, es un proceso mediante el cual el “Coach de Salud” guía a su cliente para que pueda alcanzar sus metas respecto a salud y bienestar a través de cambios progresivos (paso a paso) en su alimentación y estilo de vida. En este caso, el cliente aprende sobre alimentos nuevos y saludables, y el concepto de alimentación primaria: cómo hay otras áreas de nuestra vida que también nos alimentan, no sólo física, sino también mental y emocionalmente. Y que son igual de importantes o más que la alimentación a la hora de trabajar. Esas áreas son nuestras relaciones, la actividad física, la carrera profesional y nuestra espiritualidad o conexión interna.

Este tipo de “entrenamiento” está completamente enfocado en el cliente: dónde se encuentra en este momento y hasta dónde quiere llegar con respecto a su salud y bienestar.

Ahora que ya tienes un poco más clara cuál es la misión de un Health Coach, te voy a contar cómo trabajamos.

¿Cómo trabaja un Health Coach?

Health coach, Carmen Muñoz, SII, SIBO, salud intestinal, FODMAP, problemas digestivos

En el caso de un Coach enfocado a estos temas, este trabaja con su cliente en establecer las metas que, incorporadas y realizadas gradualmente, mejorarán tanto su alimentación primaria como la secundaria (en este caso, los alimentos que ingerimos cada día y que nos afectan a nivel físico). Actúa como guía y facilitador, ayudando al cliente a tomar el control de sus acciones y a que tome responsabilidad en su bienestar. Al fin y al cabo, el cliente es el protagonista de su propio cambio.

A través de una serie de sesiones, establecidas en un Programa Individualizado de trabajo, se van estableciendo objetivos y metas a alcanzar, y se van dando los pasos para que puedan ir lográndose, mediante un trabajo personal de descubrimiento, dónde el cliente inicia un viaje maravilloso hacia su bienestar y la vida que tanto anhela.

Y no es casualidad que los clientes que pasan por un proceso de coaching, acaben describiéndolo al final como un “proceso de transformación”, y un “antes y un después en sus vidas”.

En realidad, la figura del coach es muy necesaria y gratificante en estos días que vivimos, dónde todo va tan deprisa, dónde nos hemos desconectado de nuestras necesidades más básicas y vitales, dónde el exceso de información nos devora hora tras hora… Por eso, no es de extrañar que, hasta los coaches, también tengan y necesiten de otros coaches, guías o mentores en sus vidas (en mi caso, es un aspecto fundamental y no podría manejarme tan bien sin su ayuda).

¿Cómo puede ayudarte un Coach a recuperar tu bienestar y aprender a gestionar tus molestias digestivas?

Llegados a este punto, hemos de aclarar que un Health Coach no es un profesional sanitario (como pueden ser médicos, nutricionistas…), su labor no consiste en diagnosticar enfermedades o establecer pautas nutricionales como lo haría un dietista. Su trabajo es diferente y va más allá porque, como ya hemos dicho, adquiere una visión global de la persona y trabaja en diversas áreas de su vida, no sólo en paliar síntomas o establecer dietas alimentarias.

Por esto, trabajamos en colaboración estrecha con muchos profesionales sanitarios, y nunca intervenimos en casos que implican problemas de salud graves o con clientes que puedan conllevar riesgos de salud. Por ejemplo, no trabajamos directamente con personas que tienen afecciones médicas continuas graves, como el cáncer, que pueden requerir una terapia nutricional avanzada y tratamientos específicos. o con personas que toman medicamentos recetados que podrían verse afectados por una determinada dieta, como la insulina para la diabetes o anticoagulantes, o con mujeres embarazadas que desean ayuda nutricional prenatal. Si podemos trabajar dando apoyo y guía con ellos en otras áreas de sus vidas (como cultivar sus relaciones, o la importancia de mover su cuerpo…), pero siempre en estrecha relación con el profesional sanitario y bajo sus recomendaciones.

Pero si esto no es tu caso, si que hay muchas cosas que un Health Coach puede ayudarte a conseguir en el área de sentirte mejor y recuperar tu bienestar digestivo. Y trabajar con uno tiene muchas ventajas porque:

Health Coach, IIN, SII, SIBO, FODMAP, salud intestinal, IIN health coach, Carmen Muñoz
  • Proporciona estrategias personalizadas a cada cliente → que incluyen ideas de recetas basadas en tus necesidades únicas (incluidas alergias y sensibilidades que no son FODMAP); o pautas sobre cómo pedir en tus restaurantes favoritos o cuando sales con amigos; o como preparar y planificar tu menú semanal de manera efectiva; o cómo organizar una comida en casa adaptada a tus necesidades pero que guste a todo el mundo...

  • No solo trabaja en el área de la alimentación → sino que se profundizan en otras áreas que también intervienen en gozar de mayor bienestar y sentirse más sanos, por dentro y por fuera (ejercicio, relaciones, autocuidado...)

  • Las sesiones de coaching pueden realizarse en cualquier momento y en cualquier lugar → No es necesario encontrar a alguien que viva en tu mismo lugar. La mayoría de los coaches ven a sus clientes en línea y tienen horarios muy flexibles. ¡Yo tengo clientes que viven al otro lado del charco!

  • Accesibilidad → Un buen “entrenador” está disponible para responder preguntas por correo electrónico a medida que surjan, o ir adaptando tu plan a medida que avances, para que nunca te sientas atascada en el proceso. Se mantiene un contacto periódico entre coach y cliente, que motiva a continuar adelante.

  • Programas y métodos probados → Por ejemplo, mis programas de coaching individuales, o el próximo programa grupal que va a ver la luz dentro de muy poco, están diseñados para proporcionar un resultado específico por un precio fijo. Cuando hayas terminado de trabajar conmigo, sabrás cuáles son tus alimentos desencadenantes de molestias, aprenderás a controlarlos de una manera deliciosa y divertida, y disfrutarás de una vida feliz y maravillosa de nuevo.

  • Aunque los coaches no pueden diagnosticar ningún tipo de enfermedad o condiciones de salud, si podemos ayudarte a lograr un objetivo, una vez tengas un diagnóstico. Por ejemplo: como llevar a cabo la dieta FODMAP si tienes SII u otro problema digestivo relacionado que pueda beneficiarse de ella (SIBO, intolerancias...); ayudarte a sentirte mejor a través de una alimentación limpia y real, sin productos procesados; mostrándote la importancia de darte el cuidado y la atención que también necesitas, escuchando las necesidades de tu cuerpo y descubriendo qué acciones son útiles para ti para alcanzar la vida que deseas...

Con todo esto creo que he podido aclararte cuál es nuestra misión como Health Coaches y en qué podemos ayudarte. Pero en definitiva, lo más importante de todo es que encuentres al profesional adecuado para ti (ya sea coach, dietista o especialista sanitario) que te escuche, te trate como a una persona única, con unas necesidades específicas, y que te ayude a lograr tu objetivo de volver a sentirte bien.

Espero haberte ayudado un poco a que puedas encontrar la ayuda profesional que te mereces. Si no decides trabajar conmigo, ¡está bien también! Lo único que deseo de corazón es que encuentres al profesional adecuado en FODMAP que pueda ayudarte a resolver tus molestias digestivas.

¡Porque te mereces poder comer delicioso, sin sentimientos de frustración o restricción, y empezar a sentirte bien!


Y si al final decides que quieres trabajar con un coach, estás en el lugar correcto.

Mis programas de coaching van desde programas grupales de apoyo y motivación, dónde se crean interacciones y aprendizajes maravillosos entre sus participantes, hasta servicios 1-1 totalmente personalizados. Todos ellos usan mi método para obtener resultados rápidos con el menor estrés y las privaciones posibles.

Haz clic aquí para conocer mis programas de coaching 1:1 o aquí para mi Programa Grupal “Barriga en Calma” (próximamente

¡Así es como regresas de nuevo a una vida social divertida, a sentirte bien contigo misma y a disfrutar de nuevo de la comida, incluso con SII u otro problema digestivo!

TAMBIÉN, PUEDES RESERVAR TU SESIÓN DE DESCUBRIMIENTO GRATUITA CONMIGO

Hablaremos de todo aquello que anhelas conseguir y de cómo puedes ser capaz de lograrlo. Tan sólo responde a las preguntas a continuación y haz clic en "Enviar". para solicitar tu sesión de descubrimiento:

Nombre *
Nombre

La clave para encontrar de una vez tu verdadero proposito

Hola lover,

Como sabrás, últimamente he estado trabajando mucho en ser más suave conmigo misma. en darme más espacio, permitirme ir más lento… ¿Por qué? Pues primero de todo, ¡porque me sienta y me hace tanto bien!, pero también porque a menudo me suelo sentir ansiosa cada comienzo de un nuevo año.

Es posible que te sientas de la misma manera. Hay mucha presión hoy en día para establecer las intenciones correctas, seguir nuestras resoluciones, acabar con el desorden y trazar un nuevo año perfecto. Y no nos olvidemos de la persistente presión de deshacernos de lo viejo, tirar a la basura cosas, poner orden en nuestros armarios, nuestras casas, incluso también ¡es el momento de perder peso! Hay muchísimas personas que, en estos días, escriben soluciones para todos estos problemas. Y aunque yo tengo mis propios consejos, que podría compartir contigo, no vamos a hacer esto hoy. No quiero hablarte sobre estrategias que, posiblemente, lo único que hagan sea saturarte de más información y faenas por hacer. Hoy, sólo quiero plantearte una pregunta más grande, que a menudo nos lleva a la crisis espiritual definitiva:

¿cómo encontrar tu propósito?.

propósito, propósito vital, año nuevo, crecimiento personal

Solo pensar en encontrar tu propósito puede literalmente hacernos sudar y sentirnos ansiosas. Nos guste o no, estamos en un precipicio, en un final de “etapa”. Por todos lados, nos invitan a dar un salto hacia nuevos comienzos y todo ese rollo. Tal vez te encuentras ahora reflexionando sobre los últimos 365 días y diciendo: "Bueno, estoy segura de que hice mucho, pero ¿para qué sirve? ¿Cuál es mi vocación más alta? ¿Cómo dejo de hacer girar mi cabeza y me pongo a trabajar en ello? Y además, te preguntas algo más contundente todavía: ¿¡qué demonios se supone que debo hacer con mi vida !?

Durante toda mi vida, he estado luchando con todo esto también, hasta que finalmente creí que había encontrado mis propósitos: en primer lugar, poder convertirme en madre y traer a este mundo a un niño al que daría todo mi amor, y en segundo lugar, Loving la Vida Sana y todo lo que conlleva para mí. Al principio me sentí muy fuerte y orgullosa de mi misma. Con ganas de comerme el mundo, me sentía muy llena espiritualmente. Ya no iba a tener que preocuparme por seguir pensando en la fastidiosa pregunta que tanto me hacía una y otra vez ("¿cuál es mi propósito?").

Solía decirme a mí misma: "Bueno Carmen, al final, lo bueno de todos estos años de padecer problemas de salud y demás han tenido su lado positivo”. Parecía todo bastante claro: mi propósito era ayudar a las personas a ser más saludables, enseñarles cómo podían curarse a través de la alimentación y crear conciencia sobre la necesidad de todo esto. Todo increíble, ¿verdad?. Pero sobre el papel…

Porque aquí es dónde está el problema: cuando nuestro propósito es externo, es posible que nunca lo encontremos. Si unimos nuestro propósito o significado a nuestra vocación, nuestros objetivos o metas, o nuestra actividad, probablemente nos sentiremos incómodos e incluso con la sensación de haber fracasado.

Tu propósito no tiene nada que ver con lo que haces.

Ahí está, ya lo he dicho. Tu propósito es bastante simple… es DESPERTAR:

  • Para descubrir y nutrir lo que realmente eres.

  • Para conocerte y amarte en el nivel más profundo.

  • Y para guiarte a casa cuando pierdes el rumbo.

Cuanto más hagas todo esto, más consciente y presente te vuelves, lo que automáticamente crea más armonía en tu vida. Todo lo demás son cosas relacionadas con tus pasiones, tu misión o inspiraciones, tu trabajo, tus aficiones alimentadas por el amor, etc. Y si, todas estas cosas son poderosas y muy valiosas, pero no son tu propósito. Tu propósito es mucho, mucho más grande que todo eso.

Mi comprensión más profunda de cuál es mi propósito, la siento mucho más profundamente en mi interior. Se separa de cualquier dolor o malestar que puedo experimentar cuando mi trabajo no es apreciado, o cuando mis esfuerzos son pasados por alto o criticados. A veces las personas atesorarán tu trabajo, pero otras veces no lo harán, incluso serás criticada (como madre, como esposa, como hija, como mujer trabajadora…). A veces obtendrás alago, apoyos y palmaditas en la espalda, pero otras veces no los tendrás. En ocasiones estarás en la cresta de la ola y, en otras, estarás hundida en un pozo. Se te dará las gracias y se te dará por hecho. Darás y no obtendrás nada a cambio. Así es la vida. Pero, entonces, ¿qué? ¿Todo esto quiere decir que tú no tienes ningún propósito o significado? Clara y absolutamente, NO. ¿Puedes ver ahora cómo atar tu valía y propósito a este vaivén de circunstancias solo te hará sentir agotada, deprimida e incluso resentida? Ancla tu propósito dentro de ti querida amiga, de lo contrario, te encontrarás a la deriva en el mar una y otra vez.

Y ahora, yo quiero decirte…

  • ¿Qué pasa si tu propósito es muy diferente de lo que te han enseñado a creer?

  • ¿Qué pasa si tu propósito es construir una relación eterna y valiosa contigo misma? ¿Enamorarte profundamente de ti? Esto no es ser egocéntrico o egoísta, es ser auto expansiva, estar interconectada con quién eres realmente, ser consciente.

  • ¿Qué pasa si tu propósito es perdonarte a ti misma y a los demás? Y al hacerlo, permites además que oleadas cálidas de compasión inunden todo el planeta (incluida tú misma).

  • ¿Qué pasa si su propósito es aprender a curar suavemente todas las autolesiones que llevas tiempo haciéndote? Y al hacerlo, te conviertes en un modelo a seguir para quienes te rodean (incluidos tus hijos, parejas, familia, compañeros de trabajo, amigos…).

  • ¿Qué pasa si tu propósito es liberar toda vergüenza y sentimientos de indignación? ¿Adivinas qué encontrarás detrás de todos esos sentimientos? Vulnerabilidad: donde reside tu verdadera fuerza y gloria.

  • ¿Hablamos de la perfección? Sí, creo que debemos hablar de ella también. ¿Qué pasa si tu propósito es enseñarte a ti misma que no existe la perfección y que tu incesante búsqueda de ella está destruyendo tu vida y tus relaciones? ¡Déjala ir!.

  • ¿Qué pasa si tu propósito es hablar amablemente contigo misma para que eleves tu energía y la del mundo que te rodea?

  • ¿Qué pasa si tu propósito es desarrollar una fe eterna en ti misma y en tu capacidad? Que recuerde que eres un ser divino y así puedas tratarte en consecuencia. Cuanto más profunda es tu fe, más fuerte es tu conexión con un poder superior (llámalo Dios, universo, destino o como quieras hacerlo, pero esa conexión ahí está para que la descubras).

  • ¿Qué pasa si tu propósito es cuidarte de manera impecable para que tengas la energía y la alegría de poder servir y ser útil a los demás?

  • ¿Qué pasa si tu propósito es quedarte quieta y escuchar la voz sabia de tu interior que siempre te habla?

Para mí, plantearme todas estas cuestiones en este año que acaba, son mi verdadera “tarea” para arrancar este nuevo año.

Todas tenemos la opción de sumarnos o no a este loco movimiento de sentar nuevas intenciones y alcanzar nuestros propósitos. metas y objetivos para el 2019. Pero el mejor consejo que puedo dejarte hoy es que te mantengas abierta a tu guía interna y elijas lo que necesitas y lo que tu alma te susurra en cada momento, cuando sea necesario. Cambiar la perspectiva de cómo ves las cosas, y simplemente dejarte más llevar y sentir en este nuevo año.

Con todo mi cariño y mis mejores deseos para ti.

Cómo sobrevivir a las fiestas cuando padeces de SII - Consejos para una celebración navideña con la dieta FODMAP

La Navidad ya está a la vuelta de la esquina. Y eso significa reencuentros, horarios ocupados, viajes, muchas comidas festivas, ilusión, alegría, regalos…

Todo esto es fantástico, pero también puede convertirse en algo negativo para nuestro SII y hacernos más difícil cumplir con nuestra alimentación baja en FODMAP durante estos días…

Y lo que no queremos es estropear todos esos maravillosos momentos porque volvemos a sentirnos mal, con digestiones pesadas y difíciles, nauseas, malestar, y demasiadas (o muy pocas) visitas al baño… No queremos tener que dejar de salir a celebrar con nuestros familiares y amigos porque volvamos a sentirnos mal, debido a malas elecciones en nuestros alimentos o porque el ritmo frenético de estas fechas (aquí llega el “amigo” estrés…) nos haya afectado finalmente.

Afortunadamente, hay una manera de no caer en todo esto y prepararte para el éxito, incluso con una mesa llena de dulces que no paran de llamarte por tu nombre.

Para evitar que el Síndrome de Intestino Irritable (SII) se interponga en la diversión de estos días, sólo necesitas planificarte bien con antelación.

NAVIDAD, FODMAP, SII, CELEBRACIÓN

Hay dos áreas clave en las que tendrás que centrarte si quieres sentirte bien durante las fiestas: la alimentación inteligente y el control del estrés.

Ahora vamos a hablar de esto, pero primero debes saber que no tienes por qué aplicarlos todos. Quédate solo con aquellos que más resuenen contigo, con tu forma de ser y de vivir estas fechas.

Tampoco tienes que invertir mucho tiempo o dinero en lo que te voy a contar, simplemente te recomiendo:

  • Especifica claramente las estrategias que vas a usar, indicando cuándo y cómo las vas a llevar a cabo.

  • Añade cualquier otra estrategia que ya estés llevando a cabo y que te funcione bien a la hora de calmar el estrés.

  • Revisa tu lista de estrategias en los próximos días, especialmente antes de cualquier evento, para que puedas poner en marcha tu planificación.

Por ejemplo, en mi caso, me funciona muy bien pensar con antelación algún plato que poder llevar para compartir en las comidas familiares o con amigos, así como un postre que me encante. Al final, ¡todos quieren probar mi saludable y delicioso postre!

fodmap singluten sinlactosa recetasnavidad saludable

“Si necesitas ayuda con esto no puedes perderte la oferta que te he preparado estas Navidades… Mi último ebook: “RECETAS FESTIVAS PARA TRIUNFAR ESTA NAVIDAD”, con una oferta muy especial… Pincha aquí para saber más

Otra estrategia que me funciona es sentarme a meditar antes de sentarme a la mesa, o de acudir al evento. Me ayuda a conectar con mi cuerpo, a escuchar lo que necesita, a centrarme en el “por qué hago todo esto” (para sentirme bien, para disfrutar de mis relaciones sin darle tanta importancia a la comida, porque me amo y me respeto por encima de todo…).

Pero vamos a lo que vamos, te dejo con los consejos que te traigo hoy.

5 CONSEJOS FABULOSOS PARA COMER EN VACACIONES CON LA DIETA FODMAP

  1. Tómate un respiro: ¡cómo lo oyes!. Si estás en la fase de reintroducción, detén las pruebas de introducir nuevos alimentos durante estas fechas. Si estás en la fase de eliminación, está bien que te tomes un breve descanso para disfrutar de algunos de tus platos favoritos. Recuerda que lo importante es la moderación, y luego volver a comer alimentos bajos en FODMAP.

  2. Sé selectiva: elige uno o dos alimentos altos en FODMAP, que te guste mucho comer durante las fiestas o en ocasiones especiales, y come una porción pequeña, ¡sin sentirte culpable! Muchas veces es peor y nos hace más daño ese sentimiento de culpa y de haber hecho las cosas mal, que comer una cantidad moderada de ese alimento.

  3. Come estratégicamente cuando no estés en un evento: come alimentos bajos en FODMAP durante el día anterior a la comida navideña, ese mismo día en la mañana y durante el día de después. Esto te ayudará a recomponer rápidamente tu sistema digestivo si has seguido con moderación el punto anterior.

  4. Las proteínas son tus amigas: puedes comer cualquier tipo de proteína como plato principal (siempre que sean bajas en FODMAP): las carnes, pescados, huevos y mariscos son elecciones fabulosas; si eres vegetariana, el tofu firme, el tempeh, los huevos o los lácteos (omíte estos dos últimos si eres vegana) también te vendrán genial. Sólo debes prestar atención a si están preparados con alguna salsa, o adobados de alguna forma. En este último caso, come sólo la parte interior, sin tomar los bordes del adobo.

  5. Encárgate tú de llevar el postre: seguro que puedes encontrar diversas opciones que elegir en tu plato principal, pero esto con el tema del postre se complica… Busca opciones de postres bajos en FODMAP o sin gluten que puedan gustarte, y si necesitas más inspiración…

No te pierdas mi otro e-book “DULCES NAVIDEÑOS SIN” que te estoy regalando al comprar el e-book de Recetas Festivas para triunfar esta Navidad (más información aquí)”


LOS 3 MEJORES CONSEJOS PARA MANEJAR EL ESTRÉS EN ESTAS FIESTAS

Consejo nº 1: Recuérdate a cada momento que las personas que te aman (incluida tu misma) quieren que te sientas bien.

Este pequeño cambio de mentalidad se ocupa muy bien del estrés que puede surgir en las reuniones y eventos sociales. Si de repente te encuentras respondiendo preguntas sobre tu elección de determinados alimentos, recuerda que vienen desde un lugar de preocupación e interés por parte de la otra persona, no por desaprobación o molestia.

Pero aún así, ¿todavía te sientes incómoda dando explicaciones? Memoriza una respuesta rápida para explicar por qué sigues FODMAP, por ejemplo: “Hay ciertos carbohidratos que causan problemas a personas sensibles, como es mi caso, por eso los estoy eliminando ahora de mi alimentación”.

Y ten esto en cuenta también si te surgen sentimientos de culpa porque no estás siguiendo una cierta tradición familiar de comida, o temes decepcionar a la gente al tener que cambiar el menú por tu causa. Desde el respeto y el amor, todo se comprende, y has de empezar por respetarte y amarte a ti misma para que los demás también lo hagan.

Consejo nº 2: organiza una actividad que no tenga que ver con una comida para divertiros y pasar tiempo con tus seres queridos.

Por ejemplo, podéis salir a hacer un muñeco de nieve (si vives en algún sitio donde la nieve ya hace acto de presencia en estas fechas), o programar una salida al monte para recoger piñas, hierbas y cosas naturales con las que poder hacer luego la decoración de navideña de casa.

Si la comida juega un papel importante en tus eventos sociales, cambia un poco el enfoque y dirígelo más hacia juegos o proyectos manuales en el que todos podáis participar, o en cantar villancicos, recordar momentos de la infancia examinando viejos álbumes de fotos… ¡hay mil opciones!

Consejo nº 3: apóyate en tus comidas comodín, más que nunca.

Si ya estás muy ocupada y estresada, no permitas que la planificación de comidas sea otro elemento más de tu lista de tareas. En vez de esto, confía en esas comidas que sueles utilizar a menudo, que te sientan bien y son deliciosas, que preparas de manera rápida porque ya sabes cómo hacerlas, y que te ayudan a mantener tu SII bajo control. Da prioridad a comidas que pueden proporcionarte sobras para otros días y así ahorrar tiempo. No es necesario probar nuevas recetas o empezar recetas nuevas cada día.

El -ebook “RECETAS FESTIVAS PARA TRIUNFAR ESTA NAVIDAD” que he preparado puede ayudarte también con esto, porque son recetas sencillas y deliciosas, bajas en FODMAP, y que pueden sacarte de más de un apuro en varias ocasiones.

Bueno, estos son mis consejos principales que he visto que suelen funcionar bien conmigo misma y con mis clientas, a las que estoy acompañando a través de la dieta FODMAP para que no se sientan privadas y se alimenten de manera deliciosa, divertida, y sobre todo, controlando sus síntomas.

Pero estoy segura de que tienes más consejos que puedes poner en práctica, ¡así que úsalos todos!

Al final, las estrategias específicas no importan tanto como mantenerte constante, tomar unos minutos para planificarte bien con antelación y recordar qué es lo que funciona para ti para que puedas repetirlo.

Pero sobre todo, tratarnos con respeto, con cariño y mucho, mucho amor.

Te deseo de corazón unas… ¡muy felices y digestivas fiestas!