DIETA MEDITERRÁNEA, UN TESORO QUE HAY QUE RE-DESCUBRIR

¡Hola lover! 
¿Sabías que la dieta mediterránea está considerada como una de las más saludables del planeta? Seguro que ya lo habías oído, pero esto tiene un por qué. 
 

dieta mediterránea

En la dieta mediterránea consumimos gran variedad de alimentos, lo que nos ayuda a poder conseguir los nutrientes muy variadas formas.

dieta mediterránea

🌾 Consumimos hidratos de carbono, poniendo hincapié en que sean integrales y consumir sobre todo el grano entero. Así, la base de muchos de nuestros platos son el arroz, el trigo, la avena, panes de calidad, pastas... y siempre puedes optar por la opción integral de ellos, buscar panes de masa madre y con cereales ecológicos... 

🍳Otra importante fuente de nutrientes son las proteínas, que obtenemos del consumo de legumbres (2-3 veces a la semana), pescados, huevos, lácteos y en menos cantidad, la carne. En este caso, si consumes productos de origen animal, hazlo de la mejor calidad posible, asegurándote que sean de pasto y de ganadería ecológica (carne y lácteos), de pesca salvaje (no pescado de piscifactoría), o huevos ecológicos de gallinas criadas en Libertad. 

🌰 Otro aporte muy necesario serían las grasas saludables, ricas en Omegas, que nos aportan el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos y semillas, o el pescado azul, tan consumido en nuestra zona.

🥦🥒🍆🍇🍎🍊🍋 Por último, pero muy importantes también, son las vitaminas y minerales que obtenemos de la grandísima variedad de frutas y verduras que tenemos, y que para mí, constituyen la base de nuestros platos. Además de las ricas hierbas aromáticas y especias, que nos aportan delicados sabores y múltiples propiedades.

Será por todo esto y por ser sabores que he tenido desde mi niñez, que me encanta volver a lo sencillo y alimentarme de esta forma.

Y te quiero dejar un ejemplo de un plato vegano - vegetariano dónde se combinan alimentos nutritivos de esta fabulosa dieta: 

dieta mediterránea budha bowl

.
Así que, ¿por qué no volver a nuestras raíces? ¿A las comidas de nuestras abuelas, de nuestro Mediterráneo?
.
¿Me cuentas cuál es tu comida favorita de la dieta mediterránea? ☺️🙏🏼❤

Pizza de quinoa, sin gluten

¡Hola lover!

Hoy te traigo una receta que me encanta. Como fan de las pizzas que soy, y mi problema con la intolerancia al gluten, he encontrado una opción fantástica para seguir disfrutando de ellas sin problema.

pizza de quinoa sin gluten

Es muy rápida y fácil de preparar, sólo has de tener en cuenta que tienes que planificarte porque la quinoa tiene que estar unas horas en remojo. Yo la pongo por la mañana si quiero la pizza para comer al mediodía, o la dejo después de comer para tenerla lista para la cena. 

Con la receta que te enseño, podrás preparar la base. El resto de la receta la dejo a tu elección para que puedas prepararla como a tí más te guste. Pero por si no estás muy inspirada, te dejo algunas de mis opciones favoritas: 

  • Pizza de hummus de remolacha y aguacate
  • Verduras asadas
  • Calabacín, ajo en polvo y huevo
  • Champiñones, alcachofas y rúcula fresca
  • Espinacas y queso bio de cabra o queso vegano

Y ahora sí, te dejo la receta. Espero que me cuentes qué te parece y te animes a compartir tu foto conmigo en las redes sociales, con el hashtag #lovinglavidasana 

pizza de quinoa sin gluten

Ingredientes:

  • 100 grs de quinoa en grano
  • 30 ml de agua
  • Orégano y pimienta negra (aunque puedes utilizar otras hierbas a tu gusto)
  • Sal 
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración:

  1. Pon la quinoa en un colador y lávala muy bien bajo el grifo para eliminar bien todas las saponinas que contiene (le dan un sabor algo amargo y además, influyen en la absorción de nutrientes).
  2. Pon la quinoa lavada y escurrida en un bol, cúbrela bien de agua filtrada, y déjala reposar un mínimo de 3 horas.
  3. Una vez pasado el tiempo, colamos y enjuagamos la quinoa, y la ponemos en nuestro procesador de alimentos, junto al resto de ingredientes excepto el aceite. Tritura hasta tener una textura consistente y uniforme. El resultado es una masa líquida, no como la de pizza normal, por lo que no podrás manejarla con las manos.
  4. Coloca un papel vegetal sobre la bandeja del horno, pincélalo con aceite de oliva, y vierte la masa encima. Con ayuda de una cuchara, ves extendiéndola bien y dándole forma redonda (o cuadrada si te gusta más así la pizza). Tiene que quedar lo más fina que puedas, pero no dejando que se formen agujeros o huecos en la masa.
  5. Una vez extendida, hornea en el horno a 180º durante unos 10 minutos aproximadamente. Sabrás que está lista cuando la masa se despegue fácilmente del papel.
  6. Deja enfriar unos minutos y con ayuda de unas espátulas o de un plato llano, dale la vuelta a la base y colócala de nuevo en la bandeja.
  7. Añade los ingredientes a tu pizza, y hornea de nuevo durante unos 10 o 15 minutos más, hasta que los bordes estén dorados.
  8. Acompaña de una buena ración de hojas verdes, ¡y disfruta!

Para la pizza de hummus:

sólo tienes que poner en la base bien extendido el hummus rosa de remolacha que tienes la receta aquí, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y hornear durante unos 10 minutos, hasta que veas que los bordes se doran. Saca del horno, añade por encima hojas de espinacas o rúcula frescas, aceitunas negras partidas, tomates cherries y aguacate a rodajas.  

* Procura no añadir ingredientes muy líquidos a la masa, ya que si no el resultado final no será tan crujiente. 

FALAFELS SIN GLUTEN

¡Hola lover!

Hoy te traigo esta receta que tanto éxito tuvo en las redes sociales el otro día. 

falafel sin gluten vegano

Los falafels, son una especie de croquetas que se hacen de garbanzos. Son muy típicas de países mediterráneos y orientales, y es un plato que gusta a todo el mundo. Una excelente forma de dar a comer legumbres a los más pequeños de la casa (y algunas veces, a los no "tan pequeños" pero que se resisten a comerlas...).

Es una receta sencilla, pero tienes que ser previsora ya que necesitarás dejar en remojo los garbanzos durante al menos unas 8 horas. Yo suelo dejarlos toda la noche y parte de la mañana, así quedan más jugosos después.

La forma tradicional de prepararlos es friéndolos, pero si te apetece una versión más saludable, prepara una bandeja de horno con papel de hornear, pincela los falafels con un poco de aceite de oliva virgen extra y hornea a 180º durante unos 10 - 15 minutos por cada lado, hasta que se doren.

¡Aquí te dejo con la receta! No olvides compartirla y si te animas a prepararla, ¡enséñame cómo te queda por las redes sociales! Me hace súper feliz ver vuestras fotos y compartirlas con el resto de lovers de esta maravillosa comunidad que hemos creado. 

Ingredientes: 

  • 250 gr de garbanzos secos (puestos en remojo mínimo unas 8 horas)
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • 75 gr de cebolleta 
  • 3 ramitas de hojas de perejil fresco 
  • 3 ramitas de hojas de cilantro frescas 
  • 1/2 cucharadita de levadura química en polvo 
  • 1/2 cucharadita de curry en polvo 
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo 
  • 1 cucharadita de sal marina
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Harina sin gluten (arroz, avena...) o pan rallado sin gluten 

Elaboración:

Falafel sin gluten
  1. Poner los garbanzos en remojo con bastante agua filtrada, al menos durante 8 horas. Cuanto más tiempo estén más hidratados estarán y quedarán más jugosos los falafels
  2. Pica la cebolleta, el ajo, el perejil y el cilantro, lo más picado que puedas en el procesador de alimentos o batidora. 
  3. Incorpora al procesador de alimentos los garbanzos escurridos, el curry, el comino, la levadura química y la sal. Tritura hasta conseguir una masa densa pero sin importar que quede algún grumo.
  4. Colócala en un bol, tápala con film y deja reposar unos 30 minutos en el frigorífico. 
  5. Si la masa está un poco blanda, añade un par de cucharadas de harina y mezcla bien. 
  6. Forma bolitas con la masa y ves dándoles forma de medallón. Si quieres, pásalas por harina o pan rallado. 
  7. Pon a calentar el aceite en una sartén y fríe los falafels hasta que se doren. También puedes hacerlos en el horno, pincelándolos con aceite de oliva y horneando sobre papel de hornear, a 180 grados durante unos 10 - 15 minutos por un lado, y otros 10 por otro, hasta q se vean dorados. Al horno quedarán un poco más secos pero igualmente de deliciosos.