Menú equilibrado para llevar

El post de hoy lo quiero dedicar a todas aquellas personas que en muchas ocasiones tenemos que comer en el trabajo... Y quiero demostraros que no es difícil hacerlo, ni mucho menos algo sosoo poco equilibrado.

Así que os propongo lo que hacen en Japón, ese país que tanto me gusta y admiro por su delicadeza y cuidado en hacer las cosas: preparar un Bento, para llevar la comida al trabajo, al parque o donde se os ocurra! Básicamente, es como el "taper" que nosotros utilizamos, pero en el que se pone toda una comida completa, a base de cereal, algo de proteína, verdura dulce y algo de verdura fresca o ensalada prensada, por ejemplo. A mi me encanta acompañarlo de una sopa de miso (donde podéis ver la receta aquí) y de postre, un poco de calabaza o manzana asada, por ejemplo.

Y ya tenéis una comida completa, equilibrada, y que os dará la suficiente energía para continuar con vuestra jornada.

Mi bento de hoy llevaba:

  • ensalada de quinoa, cebolla, shitakes y calabaza.
  • estofado de azukis con tamari.
  • hojas de col rizada escaldadas con pickle rápido de rábano.
  • sopa de miso
  • calabaza asada.

Con esos colores y esa distribución, soy la envidia del trabajo a la hora de comer!

Risotto vegano de shitakes

La entrada de hoy es un pequeño guiño a este país que tanto me gusta. Reconozco que el risotto es un plato delicado y al mismo tiempo muy sabroso, aunque verdaderamente el exceso de queso o mantequilla con el que se suele realizar ya hacía que me tirara para atrás. Después, cuando retiré completamente los lácteos de mi dieta (que buena elección!) automáticamente dejé de pensar en este tipo de arroz y esa textura melosa que lo hace tan especial.

Así quecomo me gusta adaptar recetas, encontré la manera de realizar este arroz sin lácteos de ningún tipo, pero con un sabor especial que le da la seta shitake.

Espero que os guste!

Ingredientes: (para 4 raciones)

- 350 g de arroz integral de grano corto

- leche de avena

- Kuzu, o en su defecto maicena de cultivo biológico. También podéis utilizar una crema de arroz, avena o mijo para cocinar.

- Setas shitakes al gusto (yo suelo poner dos o tres por persona)

- Champiñones, unos pocos nada más.

- Una cebolla bien picada.

- Sal marina sin refinar.

- Aceite de sésamo.

- Pimienta negra recién molida.

- Anacardos remojados unas horas y picados (opcional).

Preparación:

1. Picamos la cebolla y salteamos en una cacerola con una pizca de aceite de sésamo. Cuando esté dorada, añadimos en trocitos las setas shitake y unos pocos champiñones. No hay que hacerlos mucho tiempo, un salteado rápido.

2. Cuando están listas las setas, añadimos el arroz integral y tres medidas más de agua. Salamos al gusto y dejamos cocer durante aproximadamente 30 minutos, hasta que se esté quedando sin caldo.

3. Mientras tanto, diluimos en un vaso pequeño de leche de avena, una cucharada sopera de kuzu o maicena, y cuando veamos que el arroz se ha quedado prácticamente sin líquido, añadimos esta mezcla. Añadimos una pizca de pimienta negra recién molida y si añadís los anacardos para dar un toque más a sabor de queso. Rectificamos de sal.

4. Terminamos de cocinar removiendo poco a poco, hasta que se haya absorbido la crema y el arroz quede meloso.

5. Decoramos con alguna seta entera, y un poco perejil.