OVERNIGHTS OATS DE TÉ MATCHA

Si nunca antes has oído hablar de los “overnights oats” o lo que en castellano sería “avena durante la noche”, déjame contarte rápidamente. La “avena durante la noche” es un método sin cocción para preparar la avena. En lugar de cocinarla con líquido en un cazo para hacer el típico porridge, se mezcla la avena en copos con el líquido y otros ingredientes, dejándola reposar en la nevera durante toda la noche.

overnight oats te matcha

A la mañana siguiente, tienes como una papilla con sabor a pudín que es perfecta para desayunos rápidos, fáciles de tomar y de llevar. No tiene la misma textura que el porridge. Es más cremoso, más denso y, en mi opinión, mucho más sabroso. ¡Y ahora que llega el buen tiempo es ideal!

Hay un montón de recetas y métodos para hacerla. Pero yo voy a enseñarte cómo preparar una de mis recetas favoritas. Y como no podía ser de otra forma, en ella mezclo cuatro de mis ingredientes estrella: avena 🥣 cacao🍫 coco 🥥 y té matcha 🍵

Ingredientes

  • 1/3 taza de yogur de coco o de tu gusto 
  • 1/2 taza (colmada) de avena
  • 2/3 taza de leche de coco entera en grasa (en lata)
  • 1 cucharada de semillas de chia o harina de lino molido
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • Pizca de sal
  • 1 o 2 cucharadas de miel o jarabe de arce (opcional)
  • 1 cucharadita de té matcha en polvo
  • 1/4 taza de chocolate puro troceado 


Elaboración: 
1. Mezcla bien todos los ingredientes en un recipiente mediano con tapa. 
2. Cierra y refrigera durante al menos 4 horas, pero preferiblemente durante toda la noche. 

¡Cuéntame qué te parece y anímate a compartir tu foto con el hashtag #lovinglavidasana

Tarta de cumpleaños Loving. Vegana, sin gluten y sin azúcares refinados.

¡Hola lovers!

Mi cara de felicidad lo dice todo

Mi cara de felicidad lo dice todo

El pasado domingo 5 de marzo ¡fue mi cumpleaños!. Y he de decir que fue uno de los más especiales que he vivido.. Supongo que el nuevo miembro de la familia ha tenido mucho que ver en esto, pero también, porque me sentí muy acompañada por personas importantes y muy queridas. Además, tenía la sensación de que no necesitaba nada más en mi vida. Que todo lo que podía querer o desear ya lo tenía conmigo. Fue una sensación que me llenó el alma y que hizo que abriera más los ojos a lo importante que son los pequeños detalles en nuestras vidas y estar rodeado de las personas a las que queremos.

Muchas veces, nos preocupamos por tener y tener y tener (ropa nueva, el último móvil, un coche mejor, más trabajo, más comida...) cuando en realidad, con muy poco seríamos felices. Si lo pensamos, esto provoca en nosotros un sentimiento de escasez, ya que nos parece que nunca tenemos suficientes cosas. Pero si nos paramos a observar con unas "gafas de abundancia", nos daremos cuenta que somos afortunados por lo que tenemos y que cuanto menos atados estemos a las cosas, menos necesitaremos para ser felices. 

Pero bueno, a lo que iba. Os lanzaba en redes sociales un pequeño reto: si adivinabais dos de los ingredientes especiales que llevaba mi tarta de cumpleaños, compartía la receta. Y como era de esperar, ¡hicisteis muy bien los deberes! Esos ingredientes eran:

  • El aguacate, con el que hice una rica mousse para el interior de la tarta.
  • El té verde matcha, del que si me sigues desde hace tiempo, sabes que soy muy fan, tanto por sus propiedades, como por su delicioso sabor. Si me sigues en instagram o facebook podrás ver muchas recetas que comparto con este rico ingrediente. 

Y ahora si, ¡vamos con la receta!

Tarta de cumpleaños vegana

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 100 gr de harina de arroz.
  • 100 gr de maicena.
  • 50 gr de harina de coco (puedes utilizar almendra también).
  • 3 o 4 cucharadas de té matcha
  • Aceite de coco para engrasar el molde.
  • 1/2 sobre de levadura química en polvo.
  • 4 cucharadas soperas de chía molida en 12 cucharadas soperas de agua o 4 huevos de gallinas felices.
  • 150 gr de melaza de arroz o azúcar de coco o panela.
  • Vainilla (opcional)
  • Almíbar: melaza de arroz o sirope de ágave + agua mineral caliente. 

Para la mousse de chocolate:

  • 1/2 aguacate maduro.
  • 2 cucharadas soperas de cacao en polvo, sin azúcares añadidos.
  • Melaza de arroz o sirope de ágave al gusto (ir probando hasta conseguir el sabor dulce que te guste)

Para la cobertura de chocolate:

  • Una tableta de chocolate puro, endulzado con azúcar de coco, o sirope, o estevia...

ELABORACIÓN:

1º. El bizcocho. Lo elaboramos con antelación para que pueda enfriarse bien antes de montar la tarta. Yo lo preparé la tarde de antes. 

  • Precalentamos el horno a 180º y engrasamos el molde redondo desmontable con el aceite de coco. 
  • Preparamos el "huevo" vegano, triturando las semillas de chía y mezclándolas con el agua. Las dejamos reposar para que adquieran la consistencia de huevo. 
  • Mezclamos los ingredientes secos (harinas, maicena, levadura química y té matcha). Reservamos.
  • Ponemos en un bol el azúcar de coco o el endulzante elegido, añadimos el huevo, la vainilla si la utilizamos, y batimos bien. Añadimos la mezcla anterior de harinas, poco a poco, y vamos mezclando hasta obtener una masa como la de bizcocho. Si dejamos reposar esta masa en el frigorífico, durante al menos 30 minutos, mejor.
  • Añadimos al molde y horneamos durante aproximadamente unos 25 o 30 minutos.
  • Sabremos que está hecha al pincharla y que salga el palo limpio. 
  • Dejamos enfriar y desmoldamos. 

2º: La mousse de chocolate:

Mezclamos todos los ingredientes en una batidora, hasta que adquiera consistencia de mousse. Vamos rectificando de dulce hasta que tengamos el sabor que nos guste. Reservamos.

3º. El almíbar:

Ponemos en un bol una taza de melaza de arroz o sirope de ágave y vamos añadiendo el agua caliente para hacer un almíbar ligero. 

Tarta de cumpleaños vegana

4º. El montaje de la tarta:

  • Cogemos el bizcocho, y con cuidado de hacerlo simétrico y sin romper, vamos cortándolo por la mitad. 
  • Empapamos cada mitad del bizcocho con el almíbar.
  • En la parte de bizcocho que queda como base, vamos poniendo nuestra mousse de chocolate. Repartimos una buena cantidad para que quede jugosa (como de un dedo de grosor).
  • Ponemos la parte de arriba del bizcocho.
  • Por último, ponemos a derretir la tableta de chocolate al baño maría, con fuego suave y removiendo bien para que no se pegue. Lleva cuidado de que no le salpique agua o se estropeará.
  • Una vez bien deshecho, volcamos con cuidado sobre la tarta y vamos aplanando con un cuchillo o paleta de cocina. 
  • Dejamos enfriar y listo.

¡En casa fue todo un éxito!

Así que, si te animas a probarla, estaré encantada de que me cuentes si te ha gustado y me la enseñes en redes sociales con el hashtag #lovinglavidasana

Y si me ayudas a compartir la receta, me harás un gran regalo de cumpleaños a mí y a la gente que le llegue y pueda tener su tarta saludable para celebrar sin culpa y de una manera sana. 

 

Flan de Té Verde Matcha

Como sabéis, en una alimentación consciente o macrobiótica, tenemos que poner consciencia en lo que ingerimos, su calidad, o cómo lo preparamos, entre otras cosas. Pero eso no significa que no podamos permitirnos caprichos dulces! Es más, es necesario introducir este sabor también en nuestras comidas para mantener un equilibrio y no empezar a tener carencias y ansiedad por comer un determinado alimento.

A mi a veces me gusta preparar un buen postre para acompañar una comida especial o algo para tomar como merienda. Y este flan de hoy se convierte en una receta ideal por lo sencillo, rápido y delicioso que queda. Eso si, será apto sólo para los amantes del té, ya que el té matcha es de un fuerte sabor.

Este tipo de té proviene de Japón y en él podemos encontrar numerosos beneficios. Para empezar, con este té ingerimos las hojas enteras del té, ya que se encuentra en polvo, y no en hojas como acostumbramos a ver y las que desechamos después de haber preparado la infusión. Por esto, la bebida que surge es 10 veces más potente que un té verde normal. Es rico en antioxidantes y betacarotenos, precursores de la vitamina A y que nos protegen del cáncer, enfermedades del corazón, favorecen la circulación sanguínea y aumenta el número de linfocitos para ayudar a nuestro sistema inmunitario, además de luchar contra el envejecimiento.

Eso sí, aseguraos de que es té matcha orgánico de calidad.

Otra cosa que llama la atención de este té es su intenso color verde. Todas las recetas que preparéis con este ingrediente adquieren un fuerte color que queda muy original y diferente.

Ahora, vamos con la receta!

Té matcha Orgánico

Ingredientes:

  • 500 ml de leche de arroz, avena o almendra

  • 2 cucharadas de postre de té match

  • 2 cuharadas de postre de Agar Agar rápido (yo utilizo el de Pronagar, que en un minuto está listo).

  • Melaza de arroz al gusto (recordad que el té matcha tiene un sabor muy intenso, por lo que a la gente que le guste más el dulce que añada más melaza!).

  • Crema de chocolate o algarroba: podéis comprarla o prepararla vosotros mismos. Más abajo os indico como la preparo yo.

Elaboración:

ahora veréis que difícil!!

1. Disolvemos el agar agar en un poco de la leche y el té matcha en la leche restante (que este fría o a temperatura ambiente).

2. Añadir la melaza en la mezcla de leche y té y probar para encontrar nuestro punto de dulzor.

3. Añadimos la mezcla de agar agar, removemos para que se mezcle bien.

4. Lo ponemos en un cazo y al fuego, para que cuaje. Lo tendremos un minuto desde que empiece a hervir ya que este agar agar no necesita más (por eso es rápido!), pero removiéndo constantemente para que quede bien repartido.

5. Repartimos en moldes individuales o en un bol, como queramos, aunque si es de cristal siempre queda más vistoso por lo que decía del color verde intenso que tiene.

6. Dejamos enfriar un rato y luego lo terminamos de enfriar en el frigorifico (unas 2 horas estaría bien).

7. Una vez cuajado, añadimos por encima la crema de chocolate o algarroba, o incluso un poco más de melaza de arroz. Y a disfrutar!

Para la crema de algarroba:

un vaso de leche de arroz, una cucharada sopera de algarroba (así sale fuertecito) y una cucharada sopera de kuzu. Diluímos el kuzu en un poco de leche (siempre en frío) y mezclamos la algarroba con el resto de leche (como si fuera cacao). Ponemos a calentar el "chocolate" a fuego medio, añadimos el kuzu y vamos removiendo constantemente hasta que espese. Esta receta se puede utilizar para múltiples recetas: para cubrir bizcochos, galletas...