Pakoras veganas de trigo sarraceno (sin gluten, sin huevo, sin lácteos)

Hola a todos y todas!!

Ya es viernes, y hoy quiero dejaros una receta muy sencilla con la que podéis sorprender a familia o amigos este fin de semana. Las pakoras, son una especie de tortitas o buñuelos hindúes, que normalmente se hacen con verduras de todo tipo. Es más, para esta receta, podréis utilizar cualquier verdura que tengáis por casa, por lo que no hace falta que tengas que comprar los ingredientes aposta para poder hacerla. Como os decía, además de verduras, la masa se hace con harina de garbanzo. Hasta aquí la pakora tradicional, pero resulta que tenía un estupendo guiso de lentejas para comer y me faltaba el acompañamiento de cereal para hacer mi plato completo, equilibrado, nutritivo y saludable.

Por eso, y porque hace un frío que pela, aproveché que tenía harina de sarraceno para sacar esta receta. Por si no lo sabéis, el trigo sarraceno es un cereal de invierno muy apropiado para tiempo tan frío como el de estos días, ya que calienta internamente más que otros cereales. También podéis utilizar el trigo sarraceno en grano, dejándolo en remojo unas horas antes en el doble de su volumen de agua, al día siguiente lo escurrís bien, añadís agua nueva y trituráis.

En cuanto a las especias, podéis utilizar éstas, otras que os gusten más como curry, nuez moscada... o no utilizar ninguna directamente, aunque yo entonces os recomendaría poner un poco más de sal.

Y ahora si, vamos con la receta!

Ingredientes (para unas 10 pakoras)

  • 1/2 taza de Harina de trigo sarraceno.
  • Sal marina.
  • 1/2 cucharada de café de cúrcuma.
  • 1 cucharada de café de comino.
  • Un poco de pimienta negra molida.
  • Una pizca de bicarbonato.
  • Agua mineral, la que admita.
  • Verduras diversas, cortadas en trocitos pequeños y finos. En mi caso, zanahoria cortada en kimpira, puerro muy picado, y perejil.
  • Aceite de oliva virgen extra de primera prensión en frío.

Elaboración (15 minutos; opción horno 25 minutos)

1. Picamos y troceamos bien la verdura que vayamos a utilizar.

2. Preparamos la masa de pakoras, mezclando bien la harina con las especias, la sal y el bicarbonato. Vamos añadiendo el agua poco a poco hasta conseguir una masa que no sea muy líquida, pero tampoco demasiado espesa. Veréis que no es necesaria demasiada agua. Dejamos reposar unos minutos.

3. Mientras tanto, ponemos a calentar una sartén con el aceite de oliva. Mezclamos las verduras bien dentro de la masa. Cuando el aceite haya alcanzado su punto de calor, que podemos saber tirando una gotita de la masa y viendo que sube rápidamente hacia arriba, vamos cogiendo con una cuchara sopera parte de la mezcla y dejándola caer en la sartén. Al principio no tocarlas ya que se os quedarán pegadas, pero al minuto aproximadamente, se despegarán y las tendréis listas para dar la vuelta y acabar de dorarlas. Dejarlas escurrir sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Hacer este proceso hasta que no quede masa.

Otra opción, para quién no quiere o no puede comer fritos, es hacerlas al horno. Para esto, sólo tendréis que engrasar una fuente o utilizar un papel vegetal de horno para que no se os peguen. Hornearlas a 170º durante aproximadamente 10 o 15 minutos, o hasta que veáis que se están dorando.

Y ahora, a disfrutarlas!! Espero vuestras fotos si os animáis a hacerlas!! Podéis etiquetarme en ellas en instagram (@lovinglavidasana) o colgarlas en la página de Facebook.

 

Pan rápido de semillas - Sin gluten

Hola amigos y amigas!

Como el pan que publiqué ayer en las redes sociales ha gustado tanto me he decidido a colgaros cuál ha sido mi secreto para poder ponerme a hacer un pan a las 10 de la noche, después de un laaaargo día de trabajo y ocupaciones, y poder tenerlo listo y estupendo para la mañana siguiente.

Ya os he dicho que tenía truco... y aquí lo tenéis! Un preparado que compré hecho a base de harina integral de arroz, harina de maíz, fermento de quinoa, sal marina, gasificante natural y este en concreto, con semillas de sésamo, girasol y lino. Aunque hay otro con especias que estoy deseando probar también.. jejeje.

Para hacerlo es tan sencillo como vaciar el contenido, mezclar con 500 ml de agua tibia y poner en una bandeja aceitada para el horno. En las instrucciones del envase viene todo bien indicado. Y ya está! En poco menos de una hora tienes un pan estupendísimo!

Estoy muy contenta con el resultado, es un pan como los de antes, consistente, y con un sabor buenísimo! Mi capricho de vez en cuando, que el pan a veces también se echa de menos.

Cuando pruebe el de especias os cuento!

Besos y Feliz Puente!!

Coca de Gofio canario, sin gluten, sin lácteos, sin azúcares refinados y con opción vegana.

La receta de hoy, para mí, es simplemente deliciosa. El ingrediente base es la harina de gofio, que para quién no la conozca, es una harina que se consume muchísimo en esas maravillosas islas que tenemos el placer de tener en nuestro país: las Canarias. Y ¿por qué es tan deliciosa para mí? Pues porque el olor que simplemente desprende al abrir el paquete, ya me transporta a esos momentos tan buenos que he vivido con mi familia palmera.

Volviendo al gofio, saber que hay distintas variedades, ya que se hace de diferentes cereales (trigo, maíz, espelta, multicereales...) pero con la característica común de que son tostados, lo que hace que

Gofio Eco, marca la Piña

adquiera un sabor fantástico! Se utilizan para diversas recetas, yo incluso alguna mañana que tengo prisa, la utilizo para mi crema de desayuno, por lo que haceros con un paquete que le sacaréis buen provecho! 

Coca en molde redondo

Coca en molde redondo

Concretamente, a mi la variedad que más me gusta es la de maíz, además de que últimamente he tenido que abandonar el gluten, así que me viene estupendo. Por eso, la receta de hoy está hecha con este tipo de harina, con la particularidad de que una de las principales harineras que produce gofio, ahora también lo distribuye ecológico. Ya sabéis, dos veces bueno! 

Sin más, os dejo con la receta, y en esta ocasión se la dedico a Paula, del estupendo blog 

Vayamos al grano, por su infinita paciencia y con la que aprendo y me nutro de tantas recetas y pensamientos. Y por supuesto, a mi familia canaria! Espero que os guste!

 

Ingredientes:

  • 3 vasos o medidas de gofio de maíz.
  • 2 vasos o medidas de melaza de arroz.
  • 1 vaso o medida de aceite de oliva virgen extra.
  • 3 huevos de gallina feliz o equivalente con semillas de lino (3 cucharadas de lino molido + 9 de agua, dejando reposar unos minutos hasta que adquiera la consistencia parecida a la del huevo). Otra opción super interesante es poner plátano triturado, porque además, el sabor del gofio y el plátano es espectacular (los canarios son muy listos!). Con uno o uno y medio para la receta sería suficiente, aunque la coca subirá menos. 
  • Un yogur de soja o de otro tipo, en mi caso, utilicé uno de la marca Vitariz de vainilla, sin azúcar. 
  • Ralladura de limón.
  • 1 sobre y medio de gasificante para repostería. 

Preparación: 10" de elaboración + 30" de cocción

1. Precalentamos el horno a 170º. Preparamos la bandeja para la coca con papel vegetal, y evitar que se nos pegue. No conviene un recipiente muy hondo, ya que es un tipo de harina que no levanta mucho. Tenerlo en cuenta!

2. Ponemos los ingredientes líquidos en un bol (melaza, lino o huevo, aceite y yogur) y vamos batiendo hasta que queden bien mezclados. Añadimos la ralladura de limón. 

3. Mezclamos la levadura de repostería con la harina tamizada y vamos incorporando poco a poco a la mezcla anterior, mientras batimos para que vaya formándose una deliciosa masa (ya veréis lo bien que huele!). Si la mezcla quedara muy espesa, que a veces ocurre con este tipo de harina, podéis añadir un poco de bebida vegetal. La idea es que quede una masa como la de bizcocho. 

4. Volcamos la mezcla en el molde y ponemos al horno durante aproximadamente 30 minutos, echando un vistazo de vez en cuando para que no se queme. 

5. Sacamos, dejamos enfriar y a disfrutar!

A continuación os muestro varias formas de acompañarlo, aunque sólo también queda perfecto.

Un trocito preparado sobre melaza de arroz, al que bañaré por encima con unas natillas veganas. ¡Delicioso!

Un trocito preparado sobre melaza de arroz, al que bañaré por encima con unas natillas veganas. ¡Delicioso!

Hamburguesas de lentejas rojas

Sopa de miso y col, arroz rojo y basmati con

gomashio y hamburguesas de lenteja roja

La lenteja roja, es una variedad de cocción fácil, rápida y muy digeribles, por lo que para personas que no toleren muy bien ciertas legumbres, éstas son ideales. Normalmente se cuecen en unos 10 o 20 minutos, y si las dejas unos 30 minutos quedan como una especie de puré muy rico, que se puede acompañar con verduras para dar más dulzor e incluso con arroz, convirtiéndose en un plato muy completo.

Para la cocción de estas lentejas si tenemos que tener en cuenta que absorben mucha agua, por lo que para una cocción normal suelen utilizarse una parte de lentejas por tres de agua.

Con esta variedad podemos realizar numerosas recetas, así que en este post de hoy os propongo una sencilla y original manera de cocinarlas. Espero que os gusten!

Hamburguesas de lentejas rojas

Ingredientes: (para unas 6 hamburguesas)

- Unas pocas algas hiziki.

- 125 g de lentejas rojas.

- Media cebolla y medio calabacín (aunque podéis utilizar cualquier verdura que os guste).

- Ajo (opcional).

- Sal de hierbas.

- Una cucharadita de jengibre en polvo.

- Harina integral de espelta o de arroz, o también podéis utilizar copos de avena o pan rallado.

- Aceite de oliva o sésamo.

Preparación:

Hamburguesa al horno

1. Hidratamos las algas durante unos minutos para luego picarlas con un cuchillo.

2. Picamos la cebolla, el calabacín y el ajo (si ponéis) muy finamente, en trocitos muy pequeños.

3. Lavamos bien las lentejas, y las ponemos en un cazo con el doble de volumen de agua, las verduras picadas y las algas. Cocemos al mínimo tapadas durante unos 15 minutos, hasta que estén tiernas y vigilando que no se peguen, ya que se irán quedando sin agua y es necesario para poder luego formar las hamburguesas.

4. Cuando esté acabando el tiempo de cocción, añadimos el jengibre, la sal y una de las cucharadas de harina. Removemos un par de minutos y retiramos ya del fuego. Dejamos enfriar para poder trabajar la masa después. Si vemos que queda la masa muy líquida, podemos añadir un poco más de harina o copos de avena, hasta que se pueda dar forma.

5. Una vez fría, hacemos las hamburguesas. Tenéis varias opciones: las rebozáis en harina o pan rallado y las pasáis por la sartén con un poco de aceite de oliva o sésamo hasta que se doren, o hacerlas directamente en la sartén sin rebozado, o también al horno a 180º durante unos 10 minutos, para que no se resequen mucho.

Hamburguesas a la plancha