Merienda de domingo: horchata y fartons caseros (Sin azúcar, sin lácteos)

Este post de hoy quiero dedicárselo a la ciudad que me tiene en acogida durante este curso escolar por motivos de trabajo, Valencia. Una ciudad estupenda, con gente más estupenda todavía! He tenido la suerte de conocer muchas personas, siempre amables y dispuestas a ayudarte, entregadas, simpáticas, y que me han enseñado muchas cosas.
Y si además, hablamos de cocina macrobiótica, he podido aprender muchísimo aquí, no sólo por la diversidad de centros especializados o la gran cantidad de cursos que se imparten con grandes profesionales dedicados a la macro, sino sobre todo por haber tenido la suerte de haberme encontrado con personas maravillosas: como Sonia Gramaje, que tan buenos consejos me da siempre; Fani (del Bio Restaurante Tarta de Zanahoria) que también me cuida cada vez que voy a verla y me siento como en casa; mi compañera del grupo de facebook del Templo de las Luciérnagas Remei, que tuvimos la suerte de poder conocernos en persona hace muy poquito, y otras compañeras de cursos, como Mª José, Begoña, y muchas otras más!. Además de mis alumnos y compañeros de trabajo que son todos estupendos!!
Y bueno, que como el fin de curso ya se acerca, y estoy parece que va sonando a despedida, después de estar todo el año viendo en las pastelerías este típico dulce valenciano, aquí os dejo mi receta de los fartons, acompañados de una deliciosa horchata ecológica y casera.
Que más se puede pedir para merendar un domingo por la tarde!

HORCHATA ECOLÓGICA CASERA

Ingredientes: (para 1 litro, aproximadamente)

1 litro de agua.
250 gr de chufas ecológicas.
Melaza y ralladura de limón (opcional)

Elaboración:

Primero de todo, debemos poner las chufas en remojo con agua mineral para que se hidraten. Durante unas 24 o 36 horas. Es bueno que durante este tiempo vayáis cambiando el agua de vez en cuando para retirar las impurezas.

Una vez hidratadas, las pasamos a un cuenco para batir, y añadimos un poco del litro de agua que vamos a utilizar. Trituramos bien con la batidora. Poco a poco veréis que comienza a tomar más consistencia. Cuando esté bien triturada, pasamos a la fase más costosa, la de colar la mezcla. Lo mejor es que utilicéis un chino o colador de hierro, ya que así cuando vayáis apretando con una maza os costará menos el proceso. Debemos de escurrir bien la mezcla triturada para conseguir sacar la mayor cantidad de horchata posible.

Una vez acabado este proceso, añadimos el agua restante, y si queréis la melaza y/o la ralladura de limón (yo no pongo más dulzor porque me encanta el sabor que tiene sola). Mezclamos todo muy bien, pasamos a un recipiente de vidrio y dejamos reposar o enfriar una hora antes de consumirla, para que tome buena consistencia y sabor. Eso si, agítala antes de servir!



FARTONS CASEROS (SIN AZÚCAR NI LÁCTEOS)

Ingredientes: (para unos 24 fartons)

30 ml de agua tibia
30 ml de leche de arroz
50 ml de aceite de oliva virgen extra
25 g de levadura fresca
300 gr de harina integral de espelta
1 huevo de gallina "feliz" o el sustituto hecho con lino triturado y agua
90 gr de sirope de ágave o melaza de arroz
Una pizca de sal
Un poco más de melaza y agua para el almíbar

Preparación:


Ponemos en un bol la harina, hacemos un hueco en el medio y añadimos la pizca de sal, el huevo, la leche de arroz, la melaza y el agua templada con la levadura deshecha. Vamos mezclando e incorporando el aceite. Amasamos hasta que tengamos una bola de masa que no se peque y se pueda trabajar bien. La dejamos reposar cubierta con un paño en un lugar caliente unos 30 minutos o hasta que doble su tamaño.
 
Cuando esté bien subida la masa, hacemos porciones de similar tamaño. Las vamos cogiendo y con un rodillo las aplanamos, para después, enrollarlas a lo largo. Las colocamos sobre papel vegetal y las dejamos crecer de nuevo, en un lugar cálido y tapadas con un paño, durante aproximadamente una hora.
 
Una vez transcurrido el tiempo, las pintamos con un poco huevo batido o sin nada, y las metemos en el horno a 180º durante unos 10 o 15 minutos (yo los he tenido 15 minutos exactos).
 
Mientras tanto, preparamos un almíbar con una cucharada de melaza y un poco de agua tibia, para que se disuelva bien. En cuánto los fartons estén horneados, sacamos del horno y pincelamos el almíbar por encima cuando todavía están calientes.

Dejamos reposar sobre la rejilla del horno para que se enfríen, y ya los podemos disfrutar con esa buena horchata casera.





 P.D.: Esos rollos que veis en la foto son los típicos Kanelbullar suecos, unos rollitos de canela que son una delicia. Los he hecho aprovechando parte de la masa de los fartons.
En un próximo post os dejaré también la receta.