Natillas de dos sabores

La idea de esta receta tengo que agradecérsela a una persona, que fue la que me inspiró a realizarla, adaptándola de una de sus deliciosas recetas de dulces. Es una gran madre y cocinera, pero sobre todo una gran mujer! Muchas gracias Vicenta!
Y ¿qué os voy a decir de este dulce? Pues que es estupendo para quedar bien en cualquier celebración. Gusta a todo el mundo y además es muy ligero. Y lo mejor, sencillísimo de preparar. Aquí os dejo la receta!
 
Ingredientes:
- 500 ml de leche de arroz.
- Una o dos cucharadas soperas de algarroba en polvo.
- Agar agar rápido (yo utilizo Pronagar).
- Tres cucharadas de postre de arruruz o un poco más de cantidad de maicena (para espesar).
- Vainilla en polvo.
- Una ramita de canela (opcional).
- Galletas de espelta sin azúcar, lácteos, ni grasas trans (en esta otra receta podéis ver la marca que suelo utilizar).
- Melaza de arroz al gusto.
 
 
Elaboración:
 
Primero, vamos a preparar la natilla de vainilla.
1. Ponemos la mitad de la leche de arroz, reservando una poca, junto con la vainilla en polvo y la canela, calentamos. Dejamos que la leche se vaya impregnando del aroma y sabor.
2. Mientras tanto, en la poca leche que hemos reservado, diluimos bien el arruruz o la maicena, pero siempre en frio para que no forme grumos. Una vez bien disuelto, añadimos la mitad de una cucharadita de café del agar agar en polvo (si se quiere con una consistencia más dura, añadir un poco más, pero a mi me gusta que quede blandito). Mezclamos bien. Sacamos la rama de canela de la leche que tenemos al fuego, y añadimos la mezcla removiendo constantemente para que no forme grumos. En poco tiempo verás que empieza a espesar, y cuando quiera la consistencia deseada retiramos del fuego. Añadir melaza de arroz si se desea más dulce en este momento.
3. Preparamos un molde con una base de galletas (yo aquí lo hice de manera individual pero también puedes hacerlo en uno gande, aumentando las cantidades de los ingredientes), y volcamos la natilla encima de las galletas, con cuidado para que no se despeguen del fondo.
4. Dejamos enfriar para que cuaje del todo (unos 30" será suficiente).
 
Para la natilla de algarroba:
1. Procedemos igual que con la natilla de vainilla. Mezclamos en parte de la leche restante (250 ml) y en frio, la algarroba en polvo, algo de canela en polvo si os gusta la mezcla con la algarroba (yo la prefiero sola, es un sabor más intenso), el arruruz y el agar agar. Ponemos a hervir removiendo constantemente. En un par de minutos empezará a espesar, mantenemos un minuto más. Retiramos del fuego, añadimos más melaza si queremos, aunque la algarroba ya es bastante dulce de por si, por lo que no sería necesario. Además, queda muy bien el contraste de la algarroba fuerte con la natilla dulce y suave de vainilla.
2. Volcamos sobre el molde, formando las dos capas, y dejamos enfriar.

Un delicioso placer para degustar como postre o merienda!