Galletas de especias

Hola a todo el mundo! ¿qué tal van estas fiestas?. Yo personalmente disfrutando mucho, de amigos, familia, cocina... pero con poco tiempo para compartir por aquí varias cosas que he ido preparando para acompañar estas fechas con algún dulce sin azúcar, lácteos ni huevos.

Así que hoy os quiero dejar una receta muy sencilla, que a mi me encanta preparar en Navidad porque su sabor ayuda a calentar internamente debido a las especias que llevan. Son galletas de jengibre y canela, que es la mezcla que más me gusta a mi, pero también se pueden añadir otras que os gusten. Lo  mejor, es que podéis prepararlas en familia, con niños pequeños si hay en casa, y cortarlas con diversas formas o decorarlas si sois manitas! Al final, conseguiréis un dulce sano, equilibrado, y que podéis tomar en desayunos, meriendas, sobremesas... Pero con moderación ¿eh?, que con esta receta os salen un montón de galletas!

Ingredientes:
- 100 ml de aceite de oliva.
- 100 ml de leche de arroz, o de almendra, o cualquier otra.
- 1 huevo de gallina feliz o su sustituto vegano (1 cs de lino molido mezclado con 2 cs de agua).
- 100 gr de melaza de arroz.
- 400 o 450 gr de harina integral / SIN GLUTEN: mezclar harina de arroz, trigo sarraceno y maicena.
- 1 cucharadita de impulsor o bicarbonato.
- Un pellizco de sal.
- Dos cucharaditas de canela molida y otras dos de jengibre en polvo ( pero también podéis añadir clavo, nuez moscada, pimienta, vainilla... dependerá de si podéis permitiros tomar más especias o no).
- Jengibre confitado* (opcional)

Preparación:


1. Mezclamos por un lado los ingredientes secos: la harina (poner primero 400 gr y reservar algo más por si tenéis que ir añadiendo después al amasar), el impulsor, la sal y las especias; por el otro, los líquidos: aceite, leche vegetal, el huevo y la melaza. Batimos estos últimos bien hasta que quede todo bien mezclado y, a continuación, vamos incorporando los ingredientes secos poco a poco. Mientras vamos amasando (yo primero me ayudo con una cuchara, y continúo luego con las manos). La masa que debe quedar es muy manejable y se obtiene con bastante facilidad. Si lo veis necesario, incorporar algo más de harina para que quede una masa perfecta. Y si la mezcla es sin gluten, ir añadiendo poco a poco hasta que consigáis una mezcla que se pueda estirar sin romperse.


2. Una vez lista, la dejáis reposar unos 10 minutos en un sitio fresco. Al pasar el tiempo, la estiramos con un rodillo en una superficie enharinada para que no se pegue y ya pasamos a cortarla con diversos moldes (yo esta vez he utilizado un montón que tenía por estrenar!). Vamos colocando las figuras en las bandejas del horno, sobre papel vegetal, y horneamos a 180º en modo aire, durante aproximadamente unos 10 minutos, dependiendo del tamaño de las galletas.

3. Cuando estén bien cocidas, dejarlas enfriar en una superficie y guardarlas después en una lata o caja de galletas. Aguantan bastante tiempo!


* Si queréis incorporar jengibre confitado, lo picáis en trocitos pequeños y lo incorporáis a la masa para que se mezcle bien. Recordar que es mejor que utilicéis uno de calidad, ya que la mayoría llevan azúcar. La verdad es que aporta un sabor delicioso a estas galletas.

Si os ha parecido buena la receta, animaos a probarla, darle un me gusta en las redes sociales y compartirla para que la disfrute más gente!! Feliz Navidad!!