Panettone de espelta, sin lácteos y sin azúcares refinados

Hoy quiero compartir con vosotros y vosotras esta receta que preparé para Fin de Año. Lo único que puedo deciros sobre este panettone es que salió espectacular!
 
Me quedo con ganas de repetirlo, porque su sabor ha sido especial. Y la sensación de saber que estás comiéndote un panettone sin lácteos, sin grasas perjudiciales y sin azúcares refinados, es todavía mejor!
 
Pero bueno, ahora no es momento de repetir, ya que en los últimos días de estas fiestas toca ponerse manos a la obra con el Roscón de Reyes. Esta receta es del año pasado, y salió espectacular! Aunque últimamente he notado que no tolero muy bien el gluten, por lo que este año intentaré ponerme con una versión sin gluten.
 
Y bueno, volviendo a la receta de hoy, ya sabéis que el panettone es una especie de bollo italiano, que se come mucho en estas fiestas y en algunas regiones es típico la noche de Fin de Año. Podéis encontrar muchas versiones, pero a mi en particular la que más me gusta es la que va rellena de pepitas de chocolate y pasas. Vosotros podéis probar y experimentar con lo que más os guste: frutos secos, fruta escarchada... aunque ésta sería conveniente que la prepararais vosotros mismos, ya que la que venden está repleta de azúcar blanca (así de paso aprovecháis para decorar vuestro Roscón de Reyes).
 
La receta base, es muy parecida a la que utilizo también en otros bollos, cambiando alguna cantidad y añadiendo algún que otro ingrediente. Esta vez, para el amasado, he utilizado la panificadora, y la verdad es que es comodísimo! En ella se hacen las dos primeras levaduras y la verdad es que el resultado queda súper esponjoso. De todas formas, os dejo en la receta la dos formas de hacerlo, con o son panificadora. Y aquí la tenéis!
 
Ingredientes                                                                                              
  • 150 gr de melaza de arroz.
  • 75 gr de leche de arroz.
  • 50 gr de aceite.
  • Zumo de media naranja.
  • 1 cucharada sopera de agua de azahar.
  • 1 huevo ecológico o sustituto vegano (compota de manzana o una cs de lino molido con agua).
  • 25 gr de levadura fresca de panadería.
  • 425 gr de harina semi-integral de espelta.
  • Vainilla en polvo.
  • Una pizca de sal.
  • Pepitas de chocolate bio.
  • Pasas.
*Opcional: el molde de papel específico para panettone, ya que es mucho mejor para conseguir la forma. El mío lo hice en plan casero!


Coste: 5,50 €
 
 
Elaboración: 20' de cocción, más unas 3 horas entre leudados.
 
 
Con panificadora:
1. Ponemos primero todos los ingredientes sólidos en la cubeta, seguidos de los líquidos a excepción de la levadura y la leche de arroz, que añadiremos al final de la siguiente manera: templar la leche de arroz, pero un poquito sólo! (que no llegue a calentarse demasiado o nos destrozará los fermentos de la levadura), y en ella diluimos la levadura fresca con ayuda de una cucharita. Una vez quede bien diluida, la incorporamos a la cubeta y encendemos la panificadora en un programa de pan de leche o mantequilla. En mi panificadora, este programa consta de un precalentamiento de los ingredientes durante unos 20 minutos, y luego realizada un primer amasado con su primera levadura, un segundo amasado, dónde incluimos las pasas y los chips de chocolate (sin miedo! que luego el panettone crece mucho y nos quedamos cortos!) y que también tiene su segunda levadura. En este momento es cuando yo saco la masa, ya que ahora vendría un leve amasado para sacar el aire y lo preparara ya con una tercera levadura para acabar cociéndolo.
 
2. Yo saco la masa, la preparo en el molde para panettone, y la dejo sobre un lugar caliente (como el radiador) para que haga esa tercera levadura ya fuera de la panificadora y coja la forma típica del panettone. Mientras ir poniendo el horno a 170º con calor arriba y abajo.
 
3. Veréis que en unos 15 o 20 minutos la masa ha crecido un montón, y será el momento de pintarla con un poco huevo batido o concentrado de manzana y hornearla a 170º durante unos 25 minutos. Es bueno que comprobéis la cocción, observando que no se os queme por encima y pinchando para saber cómo va de cocido por dentro. Cuando salga el palo limpio es que estará cocido del todo.
 
4. Inmediatamente después de sacarlo, aprovechando que aún está caliente, lo pintamos con una mezcla de melaza de arroz y un poco de agua templada, para que quede brillante.
 
Y esperar a que se enfríe para hincarle el diente!! Esto puede resultar lo más complicado de la receta! ;)
 
Sin panificadora:
Simplemente, vamos mezclando en un bol los ingredientes líquidos en primer lugar: el huevo, el aceite, el sirope, el zumo y el agua de azahar. Batimos todo bien para que quede bien mezclado. Añadimos la leche de arroz templada con la levadura y volvemos a mezclar.
Ponemos la pizca de sal en la harina, la vainilla, y vamos añadiéndola a la mezcla, primero la mitad y comenzamos a amasar y después añadimos la restante. Se tiene que amasar muy bien y durante un largo rato, ya que es una masa que debe quedar muy sobada. Dejamos reposar durante una hora aproximadamente en un lugar muy cálido.
Cuando dobe o triplique el volumen, amasamos para sacar el aire, añadimos las pasas y chips de chocolate, y dejamos reposar durante una o dos horas, el tiempo que necesite para triplicar su volumen.
Después de este paso, procederemos de la misma forma que en el paso 2 anterior.
 
 
Cómo veís, no es complicada, sólo que si lleva algo de tiempo en su preparación. Pero de verdad, que el resultado merece la pena! Ya me contaréis.
 
Os deseo un feliz fin de fiestas, y que si habéis sido buenos y buenas, los Reyes Magos os traigan toda la magia y deseos que hayáis pedido!