Panettone de espelta, sin lácteos y sin azúcares refinados

Hoy quiero compartir con vosotros y vosotras esta receta que preparé para Fin de Año. Lo único que puedo deciros sobre este panettone es que salió espectacular!
 
Me quedo con ganas de repetirlo, porque su sabor ha sido especial. Y la sensación de saber que estás comiéndote un panettone sin lácteos, sin grasas perjudiciales y sin azúcares refinados, es todavía mejor!
 
Pero bueno, ahora no es momento de repetir, ya que en los últimos días de estas fiestas toca ponerse manos a la obra con el Roscón de Reyes. Esta receta es del año pasado, y salió espectacular! Aunque últimamente he notado que no tolero muy bien el gluten, por lo que este año intentaré ponerme con una versión sin gluten.
 
Y bueno, volviendo a la receta de hoy, ya sabéis que el panettone es una especie de bollo italiano, que se come mucho en estas fiestas y en algunas regiones es típico la noche de Fin de Año. Podéis encontrar muchas versiones, pero a mi en particular la que más me gusta es la que va rellena de pepitas de chocolate y pasas. Vosotros podéis probar y experimentar con lo que más os guste: frutos secos, fruta escarchada... aunque ésta sería conveniente que la prepararais vosotros mismos, ya que la que venden está repleta de azúcar blanca (así de paso aprovecháis para decorar vuestro Roscón de Reyes).
 
La receta base, es muy parecida a la que utilizo también en otros bollos, cambiando alguna cantidad y añadiendo algún que otro ingrediente. Esta vez, para el amasado, he utilizado la panificadora, y la verdad es que es comodísimo! En ella se hacen las dos primeras levaduras y la verdad es que el resultado queda súper esponjoso. De todas formas, os dejo en la receta la dos formas de hacerlo, con o son panificadora. Y aquí la tenéis!
 
Ingredientes                                                                                              
  • 150 gr de melaza de arroz.
  • 75 gr de leche de arroz.
  • 50 gr de aceite.
  • Zumo de media naranja.
  • 1 cucharada sopera de agua de azahar.
  • 1 huevo ecológico o sustituto vegano (compota de manzana o una cs de lino molido con agua).
  • 25 gr de levadura fresca de panadería.
  • 425 gr de harina semi-integral de espelta.
  • Vainilla en polvo.
  • Una pizca de sal.
  • Pepitas de chocolate bio.
  • Pasas.
*Opcional: el molde de papel específico para panettone, ya que es mucho mejor para conseguir la forma. El mío lo hice en plan casero!


Coste: 5,50 €
 
 
Elaboración: 20' de cocción, más unas 3 horas entre leudados.
 
 
Con panificadora:
1. Ponemos primero todos los ingredientes sólidos en la cubeta, seguidos de los líquidos a excepción de la levadura y la leche de arroz, que añadiremos al final de la siguiente manera: templar la leche de arroz, pero un poquito sólo! (que no llegue a calentarse demasiado o nos destrozará los fermentos de la levadura), y en ella diluimos la levadura fresca con ayuda de una cucharita. Una vez quede bien diluida, la incorporamos a la cubeta y encendemos la panificadora en un programa de pan de leche o mantequilla. En mi panificadora, este programa consta de un precalentamiento de los ingredientes durante unos 20 minutos, y luego realizada un primer amasado con su primera levadura, un segundo amasado, dónde incluimos las pasas y los chips de chocolate (sin miedo! que luego el panettone crece mucho y nos quedamos cortos!) y que también tiene su segunda levadura. En este momento es cuando yo saco la masa, ya que ahora vendría un leve amasado para sacar el aire y lo preparara ya con una tercera levadura para acabar cociéndolo.
 
2. Yo saco la masa, la preparo en el molde para panettone, y la dejo sobre un lugar caliente (como el radiador) para que haga esa tercera levadura ya fuera de la panificadora y coja la forma típica del panettone. Mientras ir poniendo el horno a 170º con calor arriba y abajo.
 
3. Veréis que en unos 15 o 20 minutos la masa ha crecido un montón, y será el momento de pintarla con un poco huevo batido o concentrado de manzana y hornearla a 170º durante unos 25 minutos. Es bueno que comprobéis la cocción, observando que no se os queme por encima y pinchando para saber cómo va de cocido por dentro. Cuando salga el palo limpio es que estará cocido del todo.
 
4. Inmediatamente después de sacarlo, aprovechando que aún está caliente, lo pintamos con una mezcla de melaza de arroz y un poco de agua templada, para que quede brillante.
 
Y esperar a que se enfríe para hincarle el diente!! Esto puede resultar lo más complicado de la receta! ;)
 
Sin panificadora:
Simplemente, vamos mezclando en un bol los ingredientes líquidos en primer lugar: el huevo, el aceite, el sirope, el zumo y el agua de azahar. Batimos todo bien para que quede bien mezclado. Añadimos la leche de arroz templada con la levadura y volvemos a mezclar.
Ponemos la pizca de sal en la harina, la vainilla, y vamos añadiéndola a la mezcla, primero la mitad y comenzamos a amasar y después añadimos la restante. Se tiene que amasar muy bien y durante un largo rato, ya que es una masa que debe quedar muy sobada. Dejamos reposar durante una hora aproximadamente en un lugar muy cálido.
Cuando dobe o triplique el volumen, amasamos para sacar el aire, añadimos las pasas y chips de chocolate, y dejamos reposar durante una o dos horas, el tiempo que necesite para triplicar su volumen.
Después de este paso, procederemos de la misma forma que en el paso 2 anterior.
 
 
Cómo veís, no es complicada, sólo que si lleva algo de tiempo en su preparación. Pero de verdad, que el resultado merece la pena! Ya me contaréis.
 
Os deseo un feliz fin de fiestas, y que si habéis sido buenos y buenas, los Reyes Magos os traigan toda la magia y deseos que hayáis pedido!
 

 
 
 

Roscón de Reyes

Tal día como hoy, y sin más presentación, os dejo mi receta del roscón de Reyes!. Y como siempre, sin lácteos, sin azúcar, y con opción sin huevo. Esta tarde y mañana me toca disfrutarla. Y si habéis sido buenos... algo encontraréis debajo del árbol! ;)
 
Ingredientes (para un roscón de buenas dimensiones)
  • 80 gr de sirope de ágave o melaza de arroz.
  • Ralladura de un limón y una naranja (ecológicos, que la piel de los cítricos es la que se expone a todos los tóxicos...)
  • 130 gr de leche vegetal (yo utilizo de arroz).
  • 70 gr de aceite de oliva.
  • 2 huevos de gallina feliz o su opción vegana (lino con agua, harina de garbanzo...).
  • 30 gr de levadura fresca.
  • 30 gr de agua de azahar o zumo de naranja.
  • 500 gr de harina, yo pongo mitad de trigo Manitoba (es como harina de fuerza) y mitad de harina semi-integral de espelta.
  • Una pizca de sal.
Preparación:
 
1. Mezclar las ralladuras, el sirope, la leche vegetal y el aceite. Añadir los huevos o el sustituto, el agua de azahar y la levadura diluida en ésta última algo templada. Batir todo bien.
 
2. Echar una pizca de sal en la harina e ir incorporando poco a poco a la mezcla anterior, amasando bien. Veréis que es una masa muy pegajosa, por lo que no tenéis que amasarla mucho, sólo hasta que veáis que adquiere buena consistencia. Dejarla reposar en un bol, en un sitio bastante cálido, cubierto con un par de paños. Hasta que doble su volumen (alrededor de media hora si hace temperatura alta).

3. Preparar una bandeja de horno con papel vegetal. Ahora, antes de sacar la masa, os llenáis las manos de aceite de oliva para que no se os pegue la masa y la sacáis del bol, quitándole el aire y dándole la forma de roscón (recordar que es una masa que no se trabaja muy bien).

4. Decorar el roscón al gusto, yo pongo jengibre confitado, papaya deshidratada y pasas, pero también podéis añadir almendra laminada, sésamo tostado... Lo que se os ocurra! Dejamos reposar de nuevo al calor.

5. Una vez transcurrido el segundo levado, pinceláis con huevo batido o una mezcla de zumo de manzana y melaza de arroz, y horneáis a 180º durante 25 minutos aproximadamente.
 
Que lo disfrutéis! A mi me encanta acompañado de una buena taza de algarroba calentita, como si fuera chocolate. :)

Turrón de algarroba

Bueno, la receta que os propongo hoy es éxito garantizado! Siempre que la hago en casa y tengo invitados, me toca volver a preparar ya que me dejan sin mi "turrón macrobiótico", como solemos llamarlo.
 
Además, este "turrón" viene muy bien para aquellas personas que tienen alergias a frutos secos (como yo) y que por eso no suelen encontrar alternativas a dulces navideños que puedan ser de ingredientes de calidad (todos llevan almendra...). Lo mejor es la facilidad con la que se hace y el poco tiempo que lleva prepararla, lo que sorprende que finalmente tenga ese sabor tan rico. De verdad, animaos a hacer la receta que os va a encantar!


Ingredientes (para una tableta)
  • 1 taza de cereal hinchado (yo suelo utilizar el Kamut de la marca Celnat, que viene endulzado con melaza de arroz, pero también podéis hacerlo con quinoa hinchada, arroz, o cualquier otro cereal que encontréis).
  • 1/4 de taza de sésamo.
  • 1/2 taza de coco rallado (opcional).
  • 4 cucharadas soperas de melaza de arroz.
  • 2 cucharadas soperas de crema de algarroba (si es casera mejor).
  • 1 cucharada sopera de tahini.
 
Preparación:
 
1. Lavar, escurrir y tostar las semillas de sésamo hasta que se hinchen. Mezclar el sésamo, el coco si ponéis y el cereal hinchado.
 
2. Calentar la melaza en una sartén profunda, tipo wok, dejar que hierva un minuto, y a continuación añadir la cucharada de tahini. Ir mezclando bien y, enseguida, añadir la crema de algarroba, removiendo continuamente para que se disuelva todo. Rápidamente, añadir el resto de ingredientes y mezclar bien con el fuego ya apagado.
 
3. Verter la mezcla en un molde rectangular, forrado previamente en papel vegetal para que no cuesta desmoldar después. Aplastar bien la mezcla y repartirla uniformemente por todo el molde, para que quede lo más compacta posible.
 
4. Dejar enfriar para que solidifique.
 
 
Otras ideas para que mezcléis: sustituir la media taza de coco por avellanas o nueces, o poner media taza de cereal hinchado y otra media de alguna semilla como pipas de girasol o calabaza. Os invito a experimentar! y que luego me contéis resultados ;)
 

Galletas de especias

Hola a todo el mundo! ¿qué tal van estas fiestas?. Yo personalmente disfrutando mucho, de amigos, familia, cocina... pero con poco tiempo para compartir por aquí varias cosas que he ido preparando para acompañar estas fechas con algún dulce sin azúcar, lácteos ni huevos.

Así que hoy os quiero dejar una receta muy sencilla, que a mi me encanta preparar en Navidad porque su sabor ayuda a calentar internamente debido a las especias que llevan. Son galletas de jengibre y canela, que es la mezcla que más me gusta a mi, pero también se pueden añadir otras que os gusten. Lo  mejor, es que podéis prepararlas en familia, con niños pequeños si hay en casa, y cortarlas con diversas formas o decorarlas si sois manitas! Al final, conseguiréis un dulce sano, equilibrado, y que podéis tomar en desayunos, meriendas, sobremesas... Pero con moderación ¿eh?, que con esta receta os salen un montón de galletas!

Ingredientes:
- 100 ml de aceite de oliva.
- 100 ml de leche de arroz, o de almendra, o cualquier otra.
- 1 huevo de gallina feliz o su sustituto vegano (1 cs de lino molido mezclado con 2 cs de agua).
- 100 gr de melaza de arroz.
- 400 o 450 gr de harina integral / SIN GLUTEN: mezclar harina de arroz, trigo sarraceno y maicena.
- 1 cucharadita de impulsor o bicarbonato.
- Un pellizco de sal.
- Dos cucharaditas de canela molida y otras dos de jengibre en polvo ( pero también podéis añadir clavo, nuez moscada, pimienta, vainilla... dependerá de si podéis permitiros tomar más especias o no).
- Jengibre confitado* (opcional)

Preparación:


1. Mezclamos por un lado los ingredientes secos: la harina (poner primero 400 gr y reservar algo más por si tenéis que ir añadiendo después al amasar), el impulsor, la sal y las especias; por el otro, los líquidos: aceite, leche vegetal, el huevo y la melaza. Batimos estos últimos bien hasta que quede todo bien mezclado y, a continuación, vamos incorporando los ingredientes secos poco a poco. Mientras vamos amasando (yo primero me ayudo con una cuchara, y continúo luego con las manos). La masa que debe quedar es muy manejable y se obtiene con bastante facilidad. Si lo veis necesario, incorporar algo más de harina para que quede una masa perfecta. Y si la mezcla es sin gluten, ir añadiendo poco a poco hasta que consigáis una mezcla que se pueda estirar sin romperse.


2. Una vez lista, la dejáis reposar unos 10 minutos en un sitio fresco. Al pasar el tiempo, la estiramos con un rodillo en una superficie enharinada para que no se pegue y ya pasamos a cortarla con diversos moldes (yo esta vez he utilizado un montón que tenía por estrenar!). Vamos colocando las figuras en las bandejas del horno, sobre papel vegetal, y horneamos a 180º en modo aire, durante aproximadamente unos 10 minutos, dependiendo del tamaño de las galletas.

3. Cuando estén bien cocidas, dejarlas enfriar en una superficie y guardarlas después en una lata o caja de galletas. Aguantan bastante tiempo!


* Si queréis incorporar jengibre confitado, lo picáis en trocitos pequeños y lo incorporáis a la masa para que se mezcle bien. Recordar que es mejor que utilicéis uno de calidad, ya que la mayoría llevan azúcar. La verdad es que aporta un sabor delicioso a estas galletas.

Si os ha parecido buena la receta, animaos a probarla, darle un me gusta en las redes sociales y compartirla para que la disfrute más gente!! Feliz Navidad!!