Gazpacho de pepino con cremoso de tofu y albahaca

Receta muy apropiada para el verano, que a la vez que enfría profundamente nos ayuda a relajar el hígado. Es muy sencilla, y la combinación entre el estilo de cocción y la naturaleza energética más yin de los alimentos que se utilizan, la hacen perfecta para tomar como entrante en la comida principal o para un plato ligero en la cena. 


Ingredientes para 4 personas
Para la crema: 
  • 4 pepinos
  • 2 cebollas medianas
  • Una cucharada de shiro miso o miso blanco
  • Sal marina
  • Aceite de sésamo 
  • Un vasito de caldo de verdura que tengáis
Para el cremoso de tofu:
  • Un bloque de tofu (hervido previamente en agua durante unos 10 minutos)
  • Aceite de oliva virgen extra primera prensión en frío
  • Zumo de limón, para dar un toque ácido
  • Albahaca fresca 
  • Pimienta
  • Sal marina 

Elaboración: 5" para el cremoso y 15" el gazpacho. Total 20" 

Comenzaremos primero con el cremoso de tofu para qué pueda ir cogiendo el sabor de la albahaca. Podéis hacerla incluso el día de antes y aprovechar una poca para untarla como si fuera un queso cremoso en tortitas, pan de calidad...
Simplemente desmigamos bien el bloque de tofu, picamos la albahaca, ponemos un chorrito de aceite para que puedan unirse correctamente, el zumo de limón al gusto (recordar que es para dar un toque ácido), y batimos manualmente para que coja esa textura cremosa.Podéis  añadir un poquito de agua también si lo consideráis necesario. Si lo hacemos con la batidora puede quedar demasiado líquido. Cuando quiera la consistencia deseada, salpimentamos al gusto y dejamos reposar. 

Para la crema, cortamos las cebollas a medias lunas y las ponemos a saltear en una sartén caliente con una pizca de aceite de sésamo y sal marina, para que suelten toda su agua y queden dulces. Las dejamos a fuego suave, removiendo de vez en cuando, hasta que queden transparentes. Mientras, picamos los pepinos en trozos y cuando las cebollas estén listas, los añadimos a la sartén. Si, si! Lo que oís! No os asustéis que quedan deliciosos, ya veréis. 
Damos un par de vueltas para que se cocinen un poquito y ya retiramos del fuego. Los ponemos en un recipiente junto al caldo de verdura (o en su defecto agua), que habremos calentado para diluir en él el shiro miso. Trituramos bien con la batidora. 

Dejamos enfriar para tomar a temperatura ambiente, y lo servimos junto al cremoso que podremos poner por encima de la crema. 

Sencillo, sano y equilibrado. 

Desayuno energético

Hoy el día ha comenzado algo revuelto en Valencia: mucho viento y muchísima lluvia en un momento! Así que he decidido preparar un desayuno muy energético y que ayude a templar el cuerpo para tener un buen comienzo de jornada. Y además, siendo un desayuno, que es el comienzo de nuestro día, pues aprovecho la ocasión para dejaros las recetas que he utilizado y poner así mi primera entrada. Espero que lo disfrutéis!
Yummy yummy!

Sopa de miso y crema de arroz dulce
SOPA DE MISO BÁSICA                         Ingredientes: 1 litro y 1/2 de agua mineral, un nabo daikon (dos si son pequeños), una zanahoria o dos, una cebolla mediana, un poco de apio (opcional), dos setas shitakes, alga wakame, miso (yo utilizo el de arroz integral de la marca Mitoku, que os pongo en una foto más abajo).            

Elaboración: se hace un caldo con todos los ingredientes, excepto el miso. Yo suelo cocerlo durante 20 minutos. Una vez hecho, se pone una cucharadita de miso en una taza o bol y se añade el caldo caliente, poco a poco, para ir deshaciendo el miso. Se deje que actúe durante un par de minutos y ya se puede tomar. A mi me gusta añadirle además alga wakame rehidratada, aunque también se pueden añadir trozos de setas, dados de tofu, cebollino, para que sea una sopa de miso completa. El caldo lo puedes guardar en la nevera para ir sacando tazas, sólo habrá que calentarlo y después añadirle el miso. Recuerda que el miso nunca se debe hervir.  

Miso de arroz integral - Mitoku
        CREMA DE ARROZ DULCE     
Ingredientes: una parte de arroz dulce, cinco partes de agua mineral, una pizca de sal, copos de avena, leche de arroz, ralladura de limón, canela, pasas.

Elaboración:
Primero, preparamos el cereal. Lo ponemos a hervir con la pizca de sal, y una vez hierva bien, bajamos el fuego y cocinamos durante un par de horas o hasta que se consuma el líquido. Una vez cocido, se puede triturar, aunque yo personalmente prefiero no hacerlo, ya que me gusta encontrar parte del grano en mi crema. Reservamos. Podemos guardar la parte que sobre para otro día, e ir sacandola para los desayunos.
Con el arroz listo, y para preparar esta crema, lo pondremos en un cazo, junto con la leche de arroz (que le aportará ya dulzor), unos pocos de copos de avena, y la ralladura de limón. Lo ponemos a calentar para que poco a poco vaya espesando y quede como una especie de gacha (puedes dejarlo más líquido o más espeso, según tu gusto).
Una vez hecho, ponemos en un plato o bol, esparcimos las pasas y espolvoreamos canela por encima. Y listo!
También pueden añadirse otros ingredientes, como sésamo, frutos secos, etc. Todo es cuestión de gustos!
Que lo disfrutéis!

 
Crema de arroz dulce